Portada / Andalucismo / 12 de octubre , día de la raza
hispanidad

12 de octubre , día de la raza

Francisco Garrido. Podían haber elegido el seis de diciembre, la constitución, o incluso el 2 de mayo, la revuelta contra la ocupación francesa, cuando a juicio de la historiografía más rigurosa nace la identidad nacional española, pero no…tuvieron que elegir el 12 de octubre imperial, el día de la raza. como el día de la fiesta nacional . Se dejo claro así que España no era el producto del acuerdo libre entre ciudadanos y ciudadanas sino una entidad política mítica y racial que algunos  han inventado, en el siglo XX, al servicio de sus intereses.

A la España popular, 2 de mayo, y a la España democrática, seis de diciembre,   se antepuso la España imperial y racista. Una vez más. como a lo largo de todo el siglo XIX y XX, las elites dominantes prefirieron asentar la identidad nacional española en un genocidio , la conquista y colonización de américa, que en un ejercicio de soberanía popular. Entre el nacionalismo racista y conservador que sustenta a  la nación en la  historia, y el nacionalismo republicano y democrático que se sustenta la identidad nacional  en la libre voluntad de la ciudadanía; optamos por el primero. Entre la raza y la ciudadanía , elegimos a la raza; entre la historia, mas bien el mito,   y la democracia eligieron la historia.

España no conquistó ni colonizo América nunca , por la sencilla razón de que España en 1492 ni existía, ni se le esperaba. Nada tiene que ver este asunto con  la historia son puros relatos míticos fundacionales construidos para la utilidad política inmediata. Entrar en debates históricos sobre el 12 de octubre es como admitir el “diluvio universal” como un fenómeno meteorológico. La fecha de la  fiesta nacional estaba ya anticipando que el “problema de España“ del regeneracionismo, seguiría, más de un siglo después, siendo un problema. Entre España como “un ilusionante proyecto de vida en común” y la “unidad de destino universal” franquista, el régimen del 78 opto por la continuidad, opto por el delirio imperial. Hoy, España, consecuencia de ello,  no es más sino menos, ni siquiera, una nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *