imagesnale

Las mujeres primero

imagesnale

Fuimos las primeras en muchas luchas de las que nuestros nombres han sido borrados. Las dos revoluciones más importantes que se han producido en el mundo, la revolución de 1789 de Francia, que dio lugar a la República Francesa, y la Revolución rusa de 1917, que dio lugar al sistema comunista, han tenido como primeras protagonistas a las mujeres.

El papel de las mujeres es innegable, así como debería ser imborrable. Pero, la Historia es engañosa y se empeña en empañar nuestro papel hasta invisibilizarnos. Nuestros nombres, nuestros actos, son sistemáticamente despojados de la realidad, por lo que no se nos hizo, ni se nos hace justicia.

Y hemos vuelto a hacerlo, o vamos camino de hacerlo.

Frente a todas las barbaridades que el flamante nuevo Presidente de Estados Unidos, el Sr. Donald Trump, ha dicho, y ha comenzado a hacer en la única primera semana de su gobierno, las mujeres han sido las primeras en marchar y protestar frente a la Casa Blanca. No llevaba ni dos días en el sillón cuando de sus manos han salido dos de los decretos que más beneficiaban a las mujeres. Uno, por el que deja sin sustento económico al programa de pago de abortos. Otro, el que deja sin efecto la tardía Ley de la Protección de Pacientes y Asistencia Asequible , conocida como Obamacare, una Ley que ha beneficiado a 44 millones de americanos que no disponían de cobertura sanitaria, de los que una gran mayoría serían mujeres.

Así que, la evidente misoginia y el evidente machismo de Trump han provocado la mayor movilización de mujeres que se conoce en los Estados Unidos. Hemos sido las primeras en marchar, lo cual puede significar un antes y un después en el feminismo mundial. La gran marcha anti Trump ha sufrido réplicas en muchos otros países del mundo, desde América a Europa. Mujeres de todo el mundo, unidas cada día más, contra el sistema patriarcal y machista globalizado. El llamado Efecto Streisand suele ser algo con lo que los gobiernos no cuentan: la respuesta opuesta a la que les inspira su propia gestión. Y, aunque en este sentido no ha existido censura alguna, el mero hecho de intentar normalizar las injusticias contra las mujeres puede haber ocasionado el efecto contrario

Pero, lo que está pasando en Estados Unidos no es sino algo más que se suma a lo que ya viene pasando en resto del mundo desde hace algunos años. Sin embargo, los últimos hechos acontecidos en países como India, o Argentina, han ocasionado la explosión natural de las mujeres, que estamos cansadas y hartas de sufrir las consecuencias de la desigualdad manifiesta de este capitalismo feroz.

Por ese motivo, en Argentina la organización Ni una menos, ha lanzado un llamamiento para el próximo día 8 de Marzo, día Internacional de la Mujer, para provocar un “Paro Internacional de la Mujer”, un paro que proteste por cuestiones como las Violencias Machistas, la desigualdad salarial, el Derecho al Aborto o visibilizar los cuidados. De llevarse a cabo, sería la secuela del Paro de dos horas que ya se realizó en argentina en Octubre, y que fue seguido por una marcha que acogió a cientos de miles de mujeres.

No puede ser casualidad que al movimiento reformista de América latina de los años 2000 le esté siguiendo un movimiento trasnacional neo conservador, donde los derechos conquistados por y para las mujeres, esté siendo revisionado, a golpe de nuevo gobierno. Los derechos salariales, de trabajo y de los cuidados feministas suelen ser los primeros en verse reducidos (incluso desaparecidos) cuando se da un nuevo cambio de orientación de los gobiernos. Los Derechos de los trabajadores del mundo, en general, están siendo esquilmados. Pero, es curioso que los que conciernen más a las mujeres, sean los primeros en desaparecer o cambiar. Derechos como el Aborto, y mucho más en los supuestos aconsejados por la ONU, deberían ser derechos considerados como fundamentales, y deberían estar blindados en todas las legislaciones, de América latina y los demás países del Mundo.

Por lo tanto, si las mujeres estamos sufriendo las mismas injusticias de forma generalizada, las respuestas en este nuevo siglo XXI han de ser respuestas globalizadas. Es el mismo sistema neoliberal y austericida el que amenaza a las mujeres con mayor intensidad. Entonces, si las mujeres somos las últimas del Sistema, seremos las Primeras. Las primeras en luchar contra este dragón que amenaza con destruir nuestras vidas, nuestras economías, nuestras ciudades, nuestros países y nuestro planeta.

El próximo 8 de Marzo, las Mujeres, primero.

Nale Ontiveros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *