Portada / Andalucismo / Paralelo 36 hace un llamamiento para restaurar la imagen progresista de Andalucía frente a la imagen que está dando Susana Díaz y el impulso de un proyecto con vocación de ser apoyado por la gran mayoría del pueblo andaluz
unidade-popular

Paralelo 36 hace un llamamiento para restaurar la imagen progresista de Andalucía frente a la imagen que está dando Susana Díaz y el impulso de un proyecto con vocación de ser apoyado por la gran mayoría del pueblo andaluz

unidade-popularEditorial de Paralelo 36 (aprobado en la asamblea celebrada en Málaga el 1 de octubre)

1.     Introducción

 

Ante la crisis de estado que padecemos, agravada por el golpe de mano que las élites del PSOE han dado contra la dirección de ese partido, Paralelo 36 hace un llamamiento a la unidad de la democracia para regenerar la política, poner los problemas de la ciudadanía en el centro de la agenda política, hacer que se asuman responsabilidades políticas por la corrupción, democratizar la vida de los partidos y restaurar la imagen progresista de Andalucía frente a la imagen que está dando Susana Díaz.

Para ello necesitamos que la ciudadanía se empodere y que se expanda la alternativa mayoritaria de izquierda frente a los intentos de la oligarquía económica de seguir controlando el poder a costa de lo que sea. Apoyamos los proyectos de impedir gobiernos del PP y de sus aliados, la articulación de una marea andaluza y la urgente creación de una fuerza de obediencia andaluza que aporte el factor específico y diferencial para ir en Andalucía más allá de una coalición de partidos estatales con delegaciones.

 

2.     Crisis de estado

El golpe de estado en el PSOE dirigido por Felipe González y ejecutado por Susana Díaz frente al intento de Pedro Sánchez de lograr la investidura y formar un gobierno alternativo al de Mariano Rajoy ha roto en dos al PSOE, lo que implica un salto cualitativo en la crisis del estado. En efecto, la tremenda crisis de este partido, que ha articulado realmente los distintos subsistemas políticos desde la transición, profundiza en el deterioro social que vivimos: a los niveles insoportables de desigualdad y al empobrecimiento de amplias capas sociales, se suma la situación económica de las cuentas públicas (100% de deuda, imposibilidad de aprobar los presupuestos para 2.017) y el agravamiento de la situación política (gobierno provisional durante cerca de un año, anuncio por la Generalitat de Cataluña de celebrar unilateralmente un referéndum por la independencia; casos de corrupción que afectan a las cúpulas del poder político y económico, etc.).

 

3.     La situación política y social en Andalucía

El modelo económico especulativo y subsidiario y la incapacidad de las élites para emprender cualquier reforma en profundidad tanto en España como en Andalucía ha provocado, sobre todo a partir de la crisis, que estemos viviendo un empeoramiento de nuestras condiciones de vida por el paro crónico (en Andalucía el paro juvenil supera la tasa del 50%), los bajos salarios y, para muchas personas, los desahucios y la imposibilidad incluso de pagar la luz y el agua.

El protagonismo de la presidenta de la Junta de Andalucía en el motín de las élites contra el Secretario General del PSOE (que se suma a sus pasadas actuaciones como la ruptura del pacto con IU o el acuerdo parlamentario con Ciudadanos) lejos de dar respuesta a la grave situación social que padece la mayoría de las clases populares y de las clases medias, está llevando al pueblo andaluz a un callejón sin salida por la derechización de las escasas políticas sectoriales que desarrolla la Junta de Andalucía en un entorno de parálisis administrativa y de ausencia de un proyecto político de cambio.

 

4.     Un proyecto para la mayoría

La visibilidad de la derechización de la mayoría de los dirigentes del PSOE andaluz y la las artimañas antidemocráticas utilizadas con el objetivo de descabalgar a su Secretado General, abren un gran espacio para la izquierda democrática y alternativa andaluza, y la oportunidad de abrir puentes de diálogo con los sectores no susanistas o felipistas del socialismo andaluz.

Desde Paralelo 36 apoyaremos el impulso de un proyecto para la gran mayoría del pueblo andaluz, lo que implica el relanzamiento de Andalucía como sujeto político. Un proyecto claro con capacidad de decisión para promover un modelo propio de transformación endógena y de reforma del Estado basado en nuestras potencialidades sociales, económicas, políticas, ambientales, geográficas y territoriales y en nuestra cultura e identidad.

Hoy mas que nunca necesitamos que Andalucía vuelva a tener el prestigio que se ganó en España durante la transición y primeros años de la democracia sobre ahora que la actuación de Susana Díaz está provocando que el imaginario colectivo perciba a Andalucía y el sur en general como una rémora para el proceso de cambio.

 

5.     El andalucismo republicano como transversalidad

Necesitamos articular un nuevo impulso desde la pasión y desde la razón, con objetivos compartidos por la mayoría, a partir de un nuevo andalucismo inequívocamente democrático y de izquierda, de valores cívicos universales, que ponga su principal meta en la igualdad en Andalucía y para Andalucía.

Un andalucismo que sea la síntesis para un proyecto de igualdad social, en especial de para la plena igualdad de la mujer; para la transformación del sistema productivo, en el marco una economía verde y digital, con el objetivo imprescindible de acabar con el paro, la pobreza y el empleo precario; para la justicia fiscal y la garantía de los derechos sociales; para la generación de valores comunitarios basado en elementos educativos y culturales que nos haga reconocibles como pueblo acogedor, solidario y universal; para la profundización en la democracia y para alcanzar las cuotas de autogobierno suficientes para hacer viable un cambio, en especial una soberanía básica que implique la autonomía energética, alimentaria y financiera. Queremos poner en la conciencia del pueblo andaluz una agenda andaluza con proyección en todo el estado y en la UE.

 

6.     Solución federal y plurinacional

La pluralidad nacional en el estado español lejos de ser un problema es una oportunidad para liderar este proceso de transformación que pivota sobre la conexión democrática entre república y federalismo y hacer frente a los desafíos del siglo XXI y en particular a la crisis del capitalismo globalizado con todas sus secuelas de desigualdad y destrucción social y ambiental. Por eso decimos que plurinacionalidad se conjuga en andaluz: que sin Andalucía no hay alternativa al conflicto territorial.

 

7.     Gobierno de izquierda

Ante la gravedad de la crisis del estado, el objetivo es ganar en Andalucía y ganar en el estado para consensuar un orden alternativo y democrático frente al desorden y al monopolio del poder que ha provocado la oligarquía española. Es imprescindible desalojar del gobierno del estado al PP y a sus aliados y lograr una alternativa progresista en la Junta de Andalucía frente a la actual mayoría de la derecha del PSOE apoyada en Ciudadanos.

 

8.     Por una marea andaluza

Apoyamos la unidad electoral de la izquierda andaluza que demuestre que puede convertirse en una alternativa útil y posible frente a la derecha y sus aliados: para la gobernabilidad en el estado, en la junta y en los ayuntamientos y diputaciones.

Unidos Podemos para (de) Andalucía necesita convertirse en una Marea Andaluza que actúe con autonomía y criterios propios y que arrebate la mayoría al PSOE y al PP. Para ello hacen falta tres recursos: a) Una fuerza andaluza que le imprima carácter diferencial; b) Conectores, personas, organizaciones y líderes inclusivos que realicen una tarea de mediación, de diálogo para la unidad y de representación social de las mayorías y c) una dinámica democrática en la toma de decisiones y, desde luego, la elección de dirigentes y candidaturas a través de primarias en común.

Para construir una organización amable, basada en el consenso y la cooperación como cultura política, hace falta autonomía, liderazgos inclusivos y colectivos y funcionamiento democrático.

9.     Necesidad de una fuerza andaluza como factor diferencial

Desde Paralelo 36 hacemos un llamamiento a la agrupación de todos los partidos democráticos de la izquierda andaluza para la formación de una fuerza andaluza que impulse la y cooperación unidad de la izquierda alternativa desde la autonomía territorial y desde su conexión con la realidad y la problemática de Andalucía.

 

Un comentario

  1. José María Temprano

    Lamento tener que decirlo, pero este manifiesto rebosa retórica. Huele a mohoso. Dice grandes verdades y expone auténticos anhelos que comparto con tod@s vosotr@s. Sin embargo, me temo que tiene las alas muy cortas. Es posible que os satisfaga, a vosotros mismos, una vez más. Pero dudo que llegue mucho más allá: hay que compartir esa misma retórica para no dejar de leer el manifiesto al segundo párrafo. Difícilmente se conseguirá articular una MAYORÍA SOCIAL, sea del color que sea, incluso progresista, con un discurso así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *