Portada / Democracia / ¡Por dios, que salga álguien en defensa de los filólogos epicenos¡

¡Por dios, que salga álguien en defensa de los filólogos epicenos¡

RAE 2Francisco Garrido.

 Yo no soy filólogo, y como decía  la “niña” de la canción del barquero; ni lo quiero ser.  Menos aún si veo el ridículo que ¿algunos? (más de quinientos en el último manifiesto), están haciendo al negar la conexión  entre ideología, poder y lenguaje. Es tan cretina la afirmación de la supuesta asepsia lingüística que alguien tendrá que salvar el honor de la disciplina. ¡Filólogos¡ ¡Filólogas¡ un esfuerzo más, como pidió Sade a los republicanos franceses. Si nadie contesta pensaremos mal o incluso peor.

Una prueba inapelable de la relación entre poder político y lengua es la existencia misma  de esa “policía del la lengua” que es la RAE. ¿Hay alguien más empeñado en decirle a la gente como tiene que hablar que ellos? ¿Existe una institución más reacia a la vitalidad  social del lenguaje que la dichosa RAE? Ellos, porque son ellos, en sus sillones y  en sus letras, dictando a la luz mortecina del flexo ateneísta, lo que está bien o mal dicho. Ahora resulta que según la RAE y los quinientos filólogos la forma más primigenia, y al mismo tiempo persistente,  de dominación, como  es la patriarcal no tiene nada que ver con el lenguaje. ¡Qué risa María Luisa¡

Alguien dijo que el encuentro en la RAE de filólogos policías y de novelistas de aeropuerto, no podía conducir a nada bueno. Ya se sabe los filólogos policías son  gentes que no saben escribir, y los novelistas de aeropuerto  son gentes que no saben cómo se escribe. De una patada se han cargado siglos de  exégesis, etimologías, hermenéutica,  semiótica, sociolingüística, filosofías del lenguaje, giros lingüísticos etc. En su tumba se remueven desde San Isidoro de Sevilla a Ricardo de San Víctor, desde Wittgenstein hasta Foucault (las palabras y las cosas, las palabras  y las cosas…. cien, quinientas veces; las palabras y las cosas…). Decía Lewis Carroll en Alicia: ”No te preguntes que significan las palabras,  pregúntate quién manda”. Pues eso, que alguien salga en defensa de los filólogos epicenos.

Un comentario

  1. andalusí libertario

    ¡No podemos salir en su defensa, Curro, no nos dejan desbrozar antes el camino, LOS EPIFENOMENOS DEL TARDOFRANQUISMO (disfrazados de “izquierdista epañó”) nos lo impiden! Sí, se han aprendido muy bien la lección dada a Alicia: ”No te preguntes que significan las palabras, pregúntate quién manda”; por eso, en cuanto tienen una parcelita de poder, ya sea académica o de una simple pág. web se dedican a hacer lo mismo que sus padres y tantos de sus antepasados han sufrido, empezando por LA CENSURA.

    Pues nada, que se dediquen a hacer lo mismo que los otros cuando alcancen el mando, que será cuando las ranas críen pelo. Pero, por favor, que luego encima no se quejen de que no hay espíritu crítico, amor a la verdad o anhelos de libertad, lo único que sucede es que hay págs. webs o foritos, contagiados por la espiral autoritaria creciente, que no saben ser más que una POBRE PISTOLITA:

    http://www.youtube.com/watch?v=2jswg1lAAa8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *