Portada / Democracia / ¿De donde viene el dinero?

¿De donde viene el dinero?

desahucios

 

Francisco Garrido.07/10/2011.El NEF (the new economics foundation)  ha editado un libro con este sugerente título : “La banca: un nuevo paradigma”.  En el miso y con motivo de la respuesta crítica a  un informe británico sobre el futuro de la banca, tratan de responder  a esta  pregunta que tantas personas se hacen hoy en plena crisis: ¿De dónde viene el dinero?

Las respuestas  que este libro ofrece  son tan inquietantes y certeras como incompletas. Veamos alguna de ellas

  • El dinero es creado por bancos comerciales (o sea especuladores)  por medio de la  ampliación o creación de crédito.
  • Este sistema expande la oferta de dinero durante las épocas de  crecimiento y provoca burbujas crediticias lo cual  refuerza la contracción monetaria  del crédito,  durante la crisis, provocando la recesión y convirtiéndola en  más  larga y profunda
  • No existe una  legislación que oriente estratégicamente el crédito bancario comercial con el fin de que vaya destinado a  la inversión productiva en lugar de la especulación.

Estas conclusiones que el libro aplica al  sistema financiero británico son aplicables al sistema financiero español, europeo y mundial.

El libro identifica también varias implicaciones del poder de los bancos para crear dinero nuevo:

  • El sistema es intrínsecamente inestable porque depende de la confianza de los bancos privados en  sí mismos, y no en las tasas de interés .
  • El gobierno no tiene participación directa en la creación de dinero ni en el proceso de reasignación, a través de la política fiscal y de otros medios
  • Los bancos  comerciales  tienen atribuida de facto ( y per vacatio lege)  la toma  de  decisión en la asignación de crédito en la economía, pero sín incentivos para canalizar el dinero nuevo no hacia  la especulación financiera sino hacia las pequeñas empresas y la industria.
  • La actual legislación  que establece los  requisitos normativos para la creación de  capital no limita la creación de dinero, y son por tanto  incapaces de evitar los aumentos  especulativos  de crédito.
  • Los bancos tiene un papel macroeconómico central que es ignorado tanto por políticos como por economistas. Ellos no sólo guardan y  canalizan eficientemente la inversión  de  los depósitos sino que crean dinero por la vía del crédito.

Todo esto explica por qué hay en la actualidad el desacople brutal entre el  dinero circulante y el PIB mundial  (1 dólar de PIB mundial por cada 3 o 4 dólares circulante en dinero) y  la impotencia política de los gobiernos que ya no controlan la creación de dinero y la reasignación de los  rentas por medio del fisco.

Una economía más fiduciaria que nunca avanza enloquecidamente de burbuja en burbuja y de crisis  en crisis hasta la recesión final. ¿Pero qué es lo que ha impulsado a los gobiernos a ejecutar tal tipo de  auto castración política? ¿La avaricia de los banqueros? ¿La astucia de los especuladores? ¿La corrupción de los políticos? ¿La debilidad de la democracia?. Sin lugar  a duda que todos estos factores y conductas son causas  promotoras inmediatas de esta situación pero  estas no son las causas finales .Decir tal cosa seria incurrir en un tautología en la cual hay robos por que hay ladrones y hay ladrones porque hay robos. ¿Hay ladrones? Si. ¿Hay robos?. Si.  Todo esto es tan cierto como que  el hecho de que no puede haber ladrones sin robos, ni robos sin ladrones. Pero esto  explica muy poco sobre el origen de por qué hay individuos que roban.

La hipótesis ecológica y metabólica explicativa  de este crecimiento desmesurado de la burbuja financiera  y su hundimiento  remiten a dos causas estructurales del actual sistema  económico que conducen implacable  e irreversiblemente a este tipo de   conductas especulativas:

–        Las tendencia  decreciente marginal de los beneficios del capital.

–        La finitud de los recursos naturales y de la capida de asimilación del planeta.

Estas dos causas  están,  también, íntimamente  entrelazadas, como el ladrón y el robo. La tendencia decreciente marginal de los beneficios  supone que cada vez es necesario invertir más para obtener menos beneficios. Esta tendencia decreciente impulsa al capital a una  permanente expansión de mercados y productos y a la necesidad imperiosa del crecimiento  permanente. Esta tendencia explica el proceso de globalización. La permanente expansión implica un incremento  de consumo y extracción de recursos  naturales y de generación de  residuos  es incompatible con los límites ecológicos y metabólicos del planeta.

Esta contradicción entre la causa (tendencia decreciente) y la segunda (límites metabólicos), que   presupone la confrontación irresoluble entre una demanda infinita y unos recursos finitos; impulsa un modelo teórico y normativo (un diseño institucional sobrevenidó) que ha de ser necesariamente ficticio y extremadamente abstracto (en el sentido hegeliano de “separación idealista”). El desacoplamiento entre economía financiera, economía industrial y economía de los recurso naturales es inevitable si se quiere que el modelo teórico tenga un mínimo de consistencia como para ganar la confianza institucional necesaria para su funcionamiento. Aquí ocurre  como al  discurso religioso que necesita suspender la percepción y el sentido común para poder ser creíble. La vacuidad abstracta  del sistema económico no es un error accidental, ni una falla por ausencia de regulación sino una condición necesaria para su  propia coherencia interna.  

Es por eso  que cuando estos límites físicos, bien por agotamiento (cenit del petróleo), bien  por saturación (cambio climático) producen escenarios de escases y de degradación estos  son rápidamente reapropiados por los mercados especulativos. Nunca hay que olvidar que los especuladores se comportan como enfermedades oportunistas que actúan solo si hay una patología mayor de fondo. He aquí  la crisis metabólica actual.

La paradoja reside en que la burbuja especulativa que ha sido creada para eludir la naturaleza finita de los recursos acaba siendo víctima de su insaciable voracidad y  generando  las condiciones de posibilidad, por medio del aumento del precio de las materias primas, las de su propia autodestrucción.

¿De dónde bien el dinero pues? De nada, de nadie o mejor de un fantasma, de una ilusión que en forma de juego de suma cero estimula  a los jugadores a competir hasta la extenuación por algo cuyo valor real, físico, es menos que cero. Ese menos que cero es la cifra negativa de un déficit ecológico que cada  día crece más y más. Es la hora de la política, que no de los políticos, sino de las instituciones y de los  ciudadanos y ciudadanas de una democracia que ha der ser reinventada para que le ponga bridas la  dinero fiduciario y al consumo  derrochador.  

NEF : http://www.neweconomics.org/

3 Comentarios

  1. Rafa este marco de análisis es el que hemos mantenido en P36, al principio en soledad excesiva, creo que el trabajo el NEF confirma parte de este marco aunque creio que el de P36 es mucho más completo.

  2. Este es uno de los marcos más importante que hemos defendido en p36 desde el principio. me alegro que se vea corroborado por el NEF. Muy buena la actualización que realizas, Paco.

  3. ANDALUSI LIBERTARIO

    Resulta sumamente aleccionadora la respuesta al interrogante acerca de donde viene el dinero; pero la pregunta del millón es: ¿ADÓNDE CARAJO VA? (¡pásalo!!)

    http://www.youtube.com/watch?v=PdgPjKycCYo

    http://www.youtube.com/watch?v=4SEZ2bHM7L4

    http://www.youtube.com/watch?v=_b46FzNgDuI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *