Portada / Democracia / Brasil y la globalización del Tercer Mundo

Brasil y la globalización del Tercer Mundo

Brasil

 

A  los países pobres se les solía llamar en los años sesenta   con el siguiente eufemismo;  “países en vías de desarrollo”. Todavía no habían llegado pero debían de llegar. El modelo  bienestarista y democrático occidental era la estación terminal .Bueno, pues está ocurriendo justo lo contrario: Son los países occidentales los que están ahora en “vías de subdesarrollo”.  Al final el modelo no era Nueva York sino Pekín. Lo que se está repartiendo no es la riqueza, ni siquiera la pobreza sino la esclavitud. Ningún Banco Mundial ni FMI  presiona al gobierno chino o de angoleño para que introduzca derechos laborales o sociales pero sí que presiona  a los gobiernos de la Unión Europea para que elimine o minimice estos derechos. El tercer mundo, como el desierto,  crece  y  ya lo podemos ver a las puertas de Atenas o de Lisboa. El atractor  simbólico de la excelencia ya no es el bienestar, ni la democracia sino la competitividad y la productividad.

En este cuento de cenicienta invertido  la democracia sobra. Incluso esa mínima democracia que  ahora tenemos es ya mucha democracia. Ojo,  no sobra el Estado, a pesar de la soflamas de los anarcocapitalistas, sobra la democracia (el Estado social y democrático de derecho). Nadie es tan tonto como para pensar que  la gente va decidir una y otras vez, libremente  vivir en la indigencia. Pero esta democracia mínima que tenemos a nosotros  y nosotras no nos vale para resistir la ofensiva que hay en curso.  En Brasil o en España, en Italia o en USA millones de personas  se alzan contra una democracia mínima que es cada vez se muestra más sumisa  e impotente ante un capitalismo máximo. La mejor forma de  defensa de la democracia mínima  que tenemos es luchar por su ampliación  y radicalización, convertirla  en una democracia máxima. La democracia como la ciencia o el capitalismo son modelos de organización imperialistas no pueden coexistir con otros sin vencer  o morir. Ahora, quien esta venciendo  es el capitalismo y quien está muriendo es la democracia. Por ello esta otra democracia máxima ha de ser una democracia anticapitalista

Pero que ha ocurrido para que esto ocurra. ¿Por qué la derecha ya no le importa  la tercermundialización  de parte de sus mercados interiores?   Ya lo dijimos, se ha producido un achique de espacios en el terreno de juego  de la división internacional del trabajo.  La combinación de la crisis ecológica con la globalización capitalista , ha reducido el peso de la plusvalía relativa en el peso total de las plusvalía. Si antes  la división consistía en plusvalías relativas en occidente y plusvalías absolutas en el resto del mundo. Ahora la plusvalía absoluta gana territorio y está ya en  el corazón de las grandes  ciudades europeas. Cuando el margen de beneficio se acorta el objetivo  de ganar mucho más consiste en los de abajo ganen mucho menos.  Todo esto ocurre porque la globalización capitalista está agotando los recursos naturales, el límite físico del crecimiento es  infranqueable.  El fantasma de la pobreza severa ya no es residual en Europa. El ecosocialismo  democrático es el único horizonte de la Europa que hemos soñado y que en parte hemos vivido.

Los chinos, ni los brasileños, ni los hindúes tendrán nunca  la misma tasa de consumo de calorías que ha habido en Francia durante la segunda mitad del siglo XX pero los franceses  si pueden acercarse peligrosamente  a la tasa de consumo de los chinos. Quizás  esta percepción de que el desarrollismo es una utopía, también para los que vienen de abajo, es lo que impulsa a millones de  personas en Brasil ha salir a la calle, aunque el PIB no ande mal. Tal vez  se han dado cuenta que aquel viejo chiste cruel tenía razón: “Brasil es el país del futuro y siempre lo será”. Brasil, India, China. El proyecto del neoliberalismo es que el futuro de todos sea el pasado de la mayoría: La globalización del tercer mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *