Portada / Democracia / Contra el anarcocapitalismo

Contra el anarcocapitalismo

Nozick

Francisco Garrido.Todo el que dice que es el 99%, ufff. Todo el que afirma que es el pueblo, sospechoso. Todo el que pretende que su voz no sea una voz sino todas las voces, peligroso. Todo el que reniega de la complejidad de la política y se emborracha con el simplismo de la demagogia, malo. Todos los que no quieren ser parte por qué quieren ser todo, peor. El pluralismo, la diversidad, el conflicto, la contradicción, las instituciones forman parte de la esencia de la democracia. Quién los ataca no ama a las libertades. Quién no los comprende no entiende la democracia La extrema derecha y la derecha extrema están difundiendo por la red una campaña cuyo eje central es la destrucción de la política.. Lo lastimoso es que miles de “almas bellas” estén haciendo de extras virtuales y gratuitos en esta superproducción fascista.
El ataque histérico o teledirigido a la política se concreta en dos instituciones centrales, y a mi juicio, insuperables; la representación y la forma partido. Diputados y partidos políticos son el blanco de los dardos envenenados de la crítica razonable y de la demagogia más obscena. La campaña antipolítica no persigue mejorar la calidad democrática de la representación política sino acabar con la representación. Y no hay otra forma de acabar con la representación que por medio de una forma de poder político (autocracia) que ya no es delegado o representativo sino potestativo. En el poder político no representativo ya no hay ni separación (delegación), ni división (partidos) , ni ficciones jurídica como la de la soberanía popular. El soberano es el autor de su propia soberanía. El soberano absoluto es el soberano no una representación de la soberanía. Lena a K,Schmitt y sus principios de teología política y lo entenderán mejor. Las ficciones jurídicas contrafacticas como el “contrato social” o “la soberanía popular” son las formas cognitivas de resolución y control de la enorme y compleja entropía social de la coordinación de una especie como la humana. Pero ojo, en enro eslcla se dan también en otros homínidos y mamíferos y en muchos insectos sociales como ha demostrado reiteradamente la etología.
El autócrata nunca miente por la sencilla razón de que no necesita mentir: la verdad es aquello que emana de du verbo (dictum). Cuando Maquiavelo enseña a mentir y a fingir está inaugurando las condiciones de la libertad política, donde el poder necesita contar con el consentimiento de los que no tienen poder. La verdad solo cobra sentido político si es posible la mentira y el engaño. Los dictadores no necesitan de ese juego de polos dialécticos, no dudan; actúan y sus actos y decisiones se autofundamentan. ¿Para qué mentir? ¿Para qué engañar?. Durante siglos los pobres de occidente soñaron con un poder sin contenido, un poder formal, un fatasma que vedria a rescatar la justicia, un poder irreal: se le llamó sebastianismo ( en memoria del Sebastian de Portugal desaparecido en la batalla de Alcazarquibir) la democracia es el verdadero rey Sebastian, tan fantasmal y tan irreal como aquel. La representación puede ser complementada (mecanismos directos de decisión) o mejorada (cambios en los sistema electorales y de gestión de la representación como los propuestos al comienzo del 15M) pero nunca sustituida sino es por la dictadura totalitaria. No podemos pensar una democracia sin representación. Representación o dictadura, no hay más alternativa. El dogma anarcocapitalista de la ”inmaculada decisión” es tan falso como el de la “inmaculada concepción”.
El otro objeto de furia incontenible del anarcocapitalismo, a lo Nozick, Von Hayek o Friedman, son los partidos políticos. Pero la forma partido es la condición de posibilidad del pluralismo y de la deliberación y decisión colectiva. Sin partidos políticos, llámense como se llamen y organícense como se organicen, no hay libertades sino totalitarismo. Fascismo y stalinismo padecieron una intensa fobia a los partidos. El anarquismo también, aunque fueron meno menos destructivo debido a su congénita inutilidad política. Se confunde determinadas formas de partido, como las que hay hoy, con la forma partido como tal. Superar las formas actuales de partido no significa superar la forma partido. Pretender superar esa forma implica caer en el “partido único” lo cual constituye una contradictio in terminis.La vida y la biosfera son complejas y nos la estamos cargando por no querer reconocer esa complejidad. La democracia también es compleja y la destruiremos si queremos analizarla con la simplicidad engañosa y cruel del totalitarismo.

7 Comentarios

  1. El garbanzo negro

    Por un garbanzo negro no vamos a tirar un puchero, todo lo que nos haga reflexionar es bueno, como es el caso de esta entrada. Las frases lapidarias -en muchos casos- por la limitación de su razonamiento pueden llegar a ser tremendamente simples, este es el caso de la expresada sobre la congénita inutilidad política del anarquismo, sobre la que previamente habría que saber qué entiende el autor por política y, sobre todo, a que anarquismo hace referencia.

    Montar editoriales, revistas, periódicos obreros, ateneos culturales, crear escuelas para los hijos de los trabajadores/as, sociedades obreras, etc. ¿Se puede valorar como una inutilidad política? ¿O es que acaso esto no es una forma de hacer política?

    El posicionamiento anarquista en relación a las formas de representación política, llamemos institucionales, habría que situarlo en cada contexto histórico ¿podríamos hablar de democracia representativa en la España del siglo XIX para las clases trabajadoras? Para determinadas corrientes anarquistas, su apoliticismo no significaba indiferencia hacia las formas de representación política, ni que no impulsaran mediaciones políticas institucionales, como es el caso de una Republica Federal, donde coincidieron con el Andalucismo histórico.

    Pero es más, la reflexión sobre las formas democráticas de representación política llevada a cabo por los anarquistas les llevó algunos a la creación del Partido Sindicalista de A. Pestaña y, en plena guerra incivil, a la creación de un sui generis Partido Libertario.

    Si en el marxismo originario podemos encontrar ya las bases para el posterior desarrollo del marxismo-leninismo, que llevado hasta sus últimas consecuencias autoritarias, dogmáticas y centralistas, llevarían al stalinismo, también es cierto –como muy bien sabe el autor de la entrada- que hay corrientes marxistas muy próximas al anarquismo, como es el caso del consejismo, que en relación a política institucional representativa y lo que ellos entendieron como procesos de transformación social, consideraban que esta no se realizaría solo mediante una larga marcha en los parlamentos, defendiendo paralelamente, formas radicales de representación política democrática que, desde una perspectiva histórica, me parece tremendamente injusto calificarlas como de inutilidad política.

  2. Bravo morisco indignao, comparto al 100% tus comentarios. Creo que andalusi libertario tambié, jaja.

  3. Desde luego que sí. Y contra el narcocapiltalismo también.

  4. me gusta el primer parrafo, el resto del articulo es para demostrar que lo que decias en el primer parrafo podias perfectamente achacartelo a ti mismo. Verdades absolutas sin posibilidades de discusión. Jo

  5. morisko indignao

    El vano intento de demonizar el anarquismo proviene ya de desde los tiempos de uno de sus máximos fundadores, Mijail Bakunin, donde sus discrepancias con Marx provocarían durante la I Internacional, la expulsión de esta corriente, tan fecunda en nuestra tierra, del movimiento obrero, la rama más poderosa del Movimiento Libertario. Aunque antes de endosar al anarquismo novedosas filosofías o tendencias, como gustan de hacer los “ideo-locos” de la extrema derecha con el objeto de satanizar o dividir la espontánea rebeldía de las masas ante la injusticia, no olvidemos con el pensador Faure la descripción del anarquista: “Cualquiera que niegue la autoridad y luche contra ella es un anarquista”. Cosa que saben tan bien los beneficiados o sicarios de regímenes de tendencia totalitaria, como el que nos ha tocado por desgracia a los andaluces.

    Así la supuesta adscripción a una funesta corriente “anarcocapitalista”, condenada con idéntico furor al de Trotsky cuando acusaba a los anarquistas de “radicalburgueses”, aprovechando el generalizado descrédito del capitalismo hoy, como ayer el de la burguesíasolo consigue despistar a los poco advertidos. De esa forma grosera, se trataría de soslayar la decisiva importancia en nuestra historia del Movimiento Libertario. Según José Aumente, no se puede explicar la historia de Andalucía desde mediados del s. XIX hasta el advenimiento de Blas Infante, sin las luchas encabezadas por andaluces anarquistas y de otros Pueblos, por solidaridad revolucionaria.

    Lejos de globos sonda o jueguecitos dialécticos para diletantes, como casi todos sabemos, una de las corrientes principales del anarquismo es el ANARCOCOMUNISMO o comunismo libertario, con pensadores que la han suscrito y miles defensores que han empeñado su vida y dado su sangre en esa lid.

    ¿Y qué decir del ANARCOSINDICALISMO? La importancia histórica y política de organizaciones como CNT, FAI y otras en todo el mundo, sólo pueden minusvalorarlas o los ignorantes o los que sirven espurios intereses. Precisamente un heterodoxo cenetista, el Dr. Vallina, sería capital en el desenvolvimiento intelectual y activista del padre de la Patria Andaluza.

    Del mismo modo el MUTUALISMO, la corriente organizada de solidaridad o apoyo activo entre los trabajadores, forma parte de otro de los rasgos definitorios del Movimiento Libertario, que algunos han querido confundir con el simple “colectivismo” obligado por burócratas o desde un partido.

    Y no menos importante que las anteriores es al ANARCOINDIVIDUALISMO, alguno de cuyos fundadores como Thoreau (ver “Desobediencia Civil”) influiría en el Mahatma Gandhi

    En fin , por no aburriros, otras corrientes como la fecunda del ANARCOECOLOGISMO, EL ANARCOFEMINISMO, el ANARCOINSURRECCIONALISMO o el ANARCOPOSIZQUIERDISMO, este último con pensadores contemporáneos tan influyentes como Foucault, Lyotard, Deleuze, Guatari, Amorós, García Calvo, etc., algunos de estos últimos tan apreciados por Curro y por mí.

    Hemos de tener presente que el denominado “anarcocapitalismo”, convergente con la “nueva derecha”, ha sido omitido por completo por parte del ideario anarquista, por parte de investigadores e incluso académicos, del mismo modo que otros tratan de meterlo hasta con calzador para desprestigiar TODO el Moviminento Anarquista. Lo que no es ni siquiera digno de consideración en el colosal árbol ideológico del Movimiento Libertario, es utilizar una de sus presuntas corrientes, para descalificar a todas las demás. Algo tan pretencioso como si porque el pensador marxista Althusser estranguló a su mujer, eso nos sirviera de excusa para liquidar todo el fértil pensamiento de Karl Marx y sus seguidores, cepillándonos de paso sin vergüenza torera a su predecesor Hegel si el tendido invita. Baste destacar para terminar que uno de los seguidores del autodenominado “anarcocapitalismo”, Walter Block, en su apología encendida de la libertad contractual llega a defender la esclavitud voluntaria. O que el instituto ESPAÑOL Juan de Mariana -escritor jesuita y consultor de la Inquisición- se postula como uno de sus partidarios.

    http://www.youtube.com/watch?v=RpwQm6qNHtg

  6. CONTRA EL FASCIO CAÑí ROJIPARDO!!! BASTA DE TOTALITARISMO CLERICALFASCISTA SOLAPADO!!! POR UNA VERDADERA DEMOCRACIA Y JUSTICIA YA!!! VIVA AL-ANDALUSIA LIBRE!!!

    http://www.youtube.com/watch?v=4jNvn2Ab_sg&feature=related

  7. Hoy, en el Diario de Cádiz, hay un articulo de opinión interesante sobre este tema.Lo he colgado en mi muro..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *