Portada / Democracia / Contra el futbol de Estado

Contra el futbol de Estado

futbol femenino

Cuando escribo este post, no se ha jugado todavía la final de ese extraño trofeo   (Confederaciones) entre un equipo casi perfecto (España) y otro que  nunca es perfecto (ni con Pele, ni con Garrincha) pero siempre es maravilloso (Brasil).El partido será en Maracaná, que  es el  otro nombre (el fabuloso) del futbol. Allí ocurrió hace mucho años una tragedia deportiva colosal; el maracanazo. Uruguay derroto, de manera inopinada,  a Brasil en la final. Hubo suicidios, millones de lagrimas, Galeano ha escrito cosas preciosas sobre aquella tragedia. Barbosa, el portero negro de Brasil, fue injustamente culpado de aquella derrota. La condena  de Maracaná le  persiguió todo la vida,  murió no hace mucho  pobre  y triste en Copacabana.

Ahora en los aledaños de Maracaná miles de personas se manifiestan  contra esta  copa confederación, contra el Mundial 14, contra las Olimpiadas; en fin   contra el despilfarro y la corrupción. La historia se repite el uso del futbol o del deporte para  el uso de grandes  concentraciones  de  despilfarro del dinero público y  donde la corrupción gana y gana. ¡Qué locura¡  que un país como Brasil dedique miles de  millones a copas de futbol y olimpiadas y no a cubrir necesidades básicas en salud o educación. Aquí ya lo vivimos Mundial del 82, Expo 92, Olimpiadas, todo era, recuerdan,  “de cara a…”. Madrid vuelve a las andadas  con las olimpiadas. En Sevilla se perdieron miles de millones  en una estúpida candidatura olímpica  de   la  que queda, cual monumento funerario, un estadio olímpico vacío y las cuentas corrientes de algunos llenas.

En Brasil son miles, aquí fuimos muy pocos los que nos opusimos a todas estas locuras faraónicas. Como seguimos siendo pocos los que nos gusta el futbol y el deporte pero nos da asco este futbol de Estado, estas olimpiadas de la corrupción. Los grande eventos deportivos entre Estados, son  la locomotora de la especulación urbanística  y la corrupción política, Hoy el maracanazo no lo dará Uruguay sino las multitudes que rodean el estadio. Si Dilma no sabe leer esta derrota puede que acabe como Barbosa, aun que en esta caso no sería injusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *