Portada / Democracia / Diez retos políticos para una religión del futuro razonable

Diez retos políticos para una religión del futuro razonable

calavera

 

Francisco Garrido
.
El debate sobre la asignatura de “Educación para la Ciudadanía”, ha vuelto a poner, ante nuestros ojos, la existencia de un discurso religioso que pretende competir con la democracia. La emergencia del fundamentalismo islámico y el resurgir del integrismo católico y cristiano han puesto de nuevo, en el debate político, el sentido y el futuro de la religión.
No me cabe la menor duda de que la religión tiene futuro. Y tal futuro está garantizado por la persistencia del misterio. La religión es una respuesta imaginativa ante preguntas sin respuestas empíricamente comprobables. Lo misterioso no es el ámbito de lo desconocido, sino del conocimiento de lo desconocido. El misterio no es la ausencia de conocimiento, sino la conciencia de esa ausencia. En definitiva, es aquello de “saber que no se sabe”.Pero este acercamiento a lo misterioso se realiza por medio de lo social, por ello existen distintas religiones; y religión y poder han estado – y están aún – tan unidos. El misterio está siempre trufado de una economía moral y emocional poderosa.Nos agrupamos ante el misterio por simple aversión al riesgo: por eso la religión es básicamente “sentimiento de pertenencia”. Misterio y pertenencia forman el binomio conceptual de lo religioso.Es el miedo y la impotencia ante la incertidumbre la que motiva el afán religioso. Por eso la religión nunca es individual, sino colectiva. Como muy bien describió Durkheim, las religiones personifican (hipóstasis) el “poder social”, frente al misterio y el azar, en una figura que es “Dios”. Este no es, sino, la forma de reconocimiento mitificado y deificado de lo social. En unos primeros momentos tuvo formas simples, totémicas, zoomórficas… Y fue humanizándose y haciéndose más abstracto en las religiones monoteístas, que son la únicas de las que se puede decir, propiamente, que creen y tienen “Dios”.El ámbito y el poder de las religiones se ha ido reduciendo y transformando, en virtud del grado de misterio que contienen las distintas formas sociales. El éxito del Islam, como doctrina explicativa del mundo, es hoy mucho menor que hace cien o cincuenta años. Otra cuestión es el movimiento político islámico, que usa el Islam como podría haber usado la nación o la clase.Los dos condicionantes históricos de la religión son las dimensiones del misterio (es decir las formas y extensión del conocimiento) y los modos de la asociación (la organización social). En virtud de la evolución de estos dos condicionantes, la religiones han ocupado un lugar y una función u otra.Esta asociación entre conocimiento y formaciones sociales hace que el revival de las religiones esté vinculado con el intento – reacción – político de reconstrucción de antiguas formas de dominación: patriarcado, tribalismo, teocracia, autoritarismo clerical, etc.¿Por qué les preocupa tanto, por ejemplo, a las religiones monoteístas, el matrimonio homosexual? ¿Por qué son tan misóginas y tan homófonas? Es mucho más probable que alguien sea condenado moralmente por las iglesias, por cuestionar las posiciones en que debe realizarse la penetración, que por poner en duda el argumento ontológico de San Anselmo.Pero tanto el misterio como la necesidad de pertenencia, por muy primitivo que parezcan, van a seguir estando presentes en nuestro futuro. La realidad, como el conocimiento, son performativamente abiertas, inacabadas: las preguntas fundamentales generan preguntas y las respuestas aún más. Y de momento no se adivina, en el horizonte, la desaparición de la “necesidad social religiosa”. Seguirá habiendo personas que necesitan agruparse y blindarse frente al misterio.Podemos, incluso, preguntarnos legítimamente si ese reconocimiento del carácter ontológico del misterio, si esa epifanía de lo desconocido que es la “imaginación religiosa”, no forma parte de todas las formas de conocimiento humano. Heidegger creía que la ciencia no era sino la realización última de la ontoteología occidental (y no le faltaba razón, si a la genealogía conceptual de la misma nos atenemos). Así pues, la pregunta política no es si aspiramos a la superación de la religión, sino cuál puede ser la forma futura que nos permita una religión que ayude a la supervivencia, la libertad y la felicidad de nuestra especie. Esbozo aquí diez retos que debe superar la religión del futuro, para ser razonable:
1. El ecumenismo.Es necesaria una teología ecuménica que, sin perder las variedades religiosas de cada iglesia o credo, permita integrar y armonizar, en una misma teogonía y teología, las distintas formas religiosas. Cada una de las religiones existentes deberán autorepresentarse como una, entre otras, experiencias legítimas, e igualmente verdaderas, de lo sagrado. Necesitamos un cosmopolitismo religioso. Algo así como una mínima y básica religión común y universal.
2. El diálogo con la ciencia:La gran competidora, con la religión, en la explicación del misterio, es la ciencia. O la religión es capaz de armonizar e iniciar un diálogo constructivo con la ciencia o no tendrá futuro (salvo como reacción contra la misma ciencia). La religión del futuro ha de ser una metafísica de la ciencia.
3. El pluralismo moral.Sobre la base de una mínima ética universal y común, las religiones han de permitir integrar formas de vida y códigos de moralidad íntima, abiertos y plurales.
4. Una religión democrática.Las formas sociales asociadas a la religión han de ser democráticas. Es decir, respetuosas con las libertades individuales y con la legitimación democrática de cualquier forma de poder. Esto implica el abandono de las formas autoritarias, que han estado asociadas a muchas religiones.
5. El género.Las mujeres han sido las grandes sacrificadas en las religiones monoteístas. Su marginación ha constituido un fundamento del mismo discurso religioso. La eliminación de cualquier forma de desigualdad, dominación o discriminación de género de la ideología, pero también de las estructuras religiosas, ha de ser uno de los retos más relevantes y difíciles de la religión del futuro.
6. La renuncia a la política, en favor de la cultura.La religión ha de abdicar de cualquier aspiración a organizar la vida pública. La religión del futuro deberá auto-limitarse a ser una fuerza de producción de sentido (cultural).
7. La gestión del misterio.Este ha de ser el espacio de actuación de la religión. Dar sentido allí donde ni el sentido común ni la ciencia son capaces de ofrecer una explicación útil y gratificante.
8. La ruptura con el antropocentrismo.Una religión de la naturaleza que sea capaz de sacralizar y reconocer los profundos vínculos entre humanidad y animalidad, entre cultura y natura. Una religión comprometida con la salvación del planeta.
9. El ateismo.El reconocimiento de la positividad ontológica del ateismo.
10. Una religión materialista que suprima el dualismo espíritu/materia.Un religión monista, más cercana a Aristóteles y más lejana de Platón.
Una religión capaz de abordar estos diez retos será una religión útil. Y quizás se podría decir que hasta necesaria, para el apasionante y difícil futuro del planeta.

Un comentario

  1. Ibn Jaldún al-andalusí

    De cualquier forma, querido Curro, existen especificidades en la realidad empírica, por nuestro propio devenir histórico, en Andalucía. Meter a andalusíes y españoles, o israelíes y palestinos, en el mismo saco porque en apariencia sus “religiones son monoteístas”, solapando quien ha sido la víctima y quien el verdugo, quien el que ha pasado el rodillo por la creencia del contrario y quien el que ha padecido un genocidio, me parecería un ejercicio de cinismo intolerable y no creo que quieras ir por ahí.

    Partiendo de que la “religión” supone la “alienación de la trascendencia”, como señalaba Kierkegaard (por tanto para algunas cosmovisiones resulta un concepto tergiversador), de la raíz “re-ligare”, volver a atar, no puede articularse este término para reflejar la experiencia del Budismo o del Islam, para los que el ateísmo o el panteísmo no implican visiones ajenas a su propia concepción del mundo, sino facetas de un mismo poliedro vertebrador de una experiencia vital.

    Del mismo modo que no puede articularse un nuevo partido o movimiento político, con ingredientes ideológicos en el caletre de calenturientas o pretenciosas seseras, ya que tocamos la fibra sensible del Pueblo y los misteriosos, en grado sumo, “vientos de la historia”; sin embargo sí se antoja muy fácil articular una “religión” a la carta. Ésta última aberración, alienante y castradora, precisa no sólo del dogma sino de la relajación violenta a un brazo secular para infundir terror, sórdidos ambientes donde lo irracional se impone.

    ¿Qué tiene eso que ver con la experiencia budista de sus iluminados nirvanas o con el Din (no “religión”) de la Naturaleza musulmán? Obviamente nada salvo lo que quieran ciertas mentalidades jesuíticas que primero necesitan fabricarse el constructo mental a su arbitrio, para pasar acto seguido a montarse su patético auto de fe, como puede verificar cualquiera leyendo el clásico de Asín Palacios “El Islam cristianizado, donde habla de significantes válidos para el creyente católico, del tipo: “pascua”, “pecado” o “expiación” queriéndoselo endosar al musulmán.

    Por otro lado, no sólo se intenta machacar lo que no se entiende -ni se aspira a entender, únicamente a asimilar- con el puño derecho, también se arremete con la mano izquierda para liquidar toda oposición a la única realidad verdadera concebible y “mejor de los mundos posibles”: el etnocentrismo imperial occidentalista. Así, Curro, en tus “diez diferentes retos de la religión para ser razonable”, como el que baja del Sinaí con diez mandamientos -en este caso “laicos”-, nos estamos olvidando que para que puedan producir sus frutos todas las ideas, hemos de partir de un hecho fundamental: la Libertad. Sino se vive en una Democracia verdadera de ciudadanos (con su separación de poderes formal), si alguién por ejercer la libertad de expresión puede perder o ver amaenazado su puesto de trabajo, si la apisonadora del Partido se ha convertido en un nuevo leviatán ansioso de fagocitar todo atisbo de disidencia o minoría articulada, etc; el que pintemos un cuadro supestamente al natural, frente a un erial de la cultura y el arte, con sus frutos y flores imaginados, puede resultar una ensoñación hermosa, pero NO ES REAL.

    Cuando Marx reconocía humildemente que había aprendido la metodología científica en la Historia del nieto de sevillanos, exiliados en Túnez, Ibn Jaldún, en su Muqaddimat o introducción a la Historia Universal, estamos muy lejos de que un musulmán, por el hecho de afirmarse como tal, debe considerarse refractario a la ciencia. Por supuesto, como nuestro maestro de Sevilla citado, que tenemos que expresarnos políticamente; porque todavía el Legado andalusí se desprecia como si hubiese sido culminado un exterminio de siglos. Sin voluntad política, por ejemplo, para dar la importancia debida a la lengua árabe, ¿como esperas que nuestros vecinos de Granada, Córdoba o Sevilla, conozcan con objetividad nuestra Civilización milenaria? ¿Por ciencia infusa, una especie de milagro de pentecostés…? Seamos serios Paco, gran parte de la semi-ilustrada “progresía” -así se ve-, le ha estado haciendo el trabajo sucio al partido sin máscara de la iglesia, el PP y ahora teme un tsunami clerical-fascista. Y resulta triste que después de tres décadas en el poder de los sociatas, la mayor empresa de divulgación de nuestra Cultura, haya sido la Ed. Almuzara, obra de un ex-ministro del PP y si ya nos remontamos más atrás aún, los monumentos que recuerdan los grandes sabios, poetas y gobernantes de Al-Andalus se erigieron… ¡a finales del franquismo! Un día de estos puedes darte un paseo al casco histórico de Córdoba, por ejemplo, y comprobarlo por ti mismo. Mientras otras “islas mágicas” de la cultura divertida frivolona aburren ya hasta al municipal de la Campana y se caen a pedazos, allí siguen estatuas de Averroes y de Maimónides, de bronce o de mármol, monumentos a los poetas amantes Ibn Zaidún y Wallada o el busto de algún califa entre naranjos.

    Verás, mi viejo compañero, no nos pueden pedir que “gestionemos el misterio” cuando algo que no hace daño a nadie, postrarse en antiguas mezquitas, como la Aljama de Occidente frente al Guadalquivir (otro nombre “misterioso”), es un delito. Del mismo modo que no nos pueden pedir que nos hagamos una tortilla, pero llevarnos detenidos si batimos los huevos. Verás, lo nuestro no consiste en soñar implantar el shintoísmo en Triana, somos un Pueblo con un Legado islámico sin el cual se atropella, depurando, nuestra propia alma. El mismo Blas Infante, Padre de los andaluces según todas la fuerzas políticas, así lo consideraba.

    Con la “izquierda” o la “derecha” al Pueblo andaluz se le sigue machacando en su dignidad. Por ello nosotros deberemos ser cual Ave Fénix y remontar el vuelo con las dos alas, hasta que alcancemos a ver la Aurora…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *