Portada / Andalucismo / El Borbón sigue fiel a su estirpe

El Borbón sigue fiel a su estirpe

rey toro

 

Francisco Garrido.

Fué Fernando VII, ese rey que no solo era imbécil sino que lo parecía, el que  cerro universidades, como la de Barcelona y abrió, por vez primera, escuelas taurinas. Antes había clausurado la libertad y la justicia de la constitución de Cádiz  y  abierto , de nuevo,  las  puertas a la  ignominia del antiguo régimen, a  los privilegios, al despotismo más cerril y menos ilustrado. Los borbones, esos bobos  coronados, han  defendido y representado  siempre en la historia de los pueblos de España la más negra de las tradiciones . Hoy fiel a su estirpe  Juan Carlos I sale, en Sevilla, en defensa de la cruel tradición de matar  y torturar toros.

Y esta declaración del Borbón ha sido hecha  en el marco  de unos premios universitarios-taurinos  que organiza  una institución  que es todo  un modelo de “modernidad  y  tolerancia”:  la Real Maestranza de Caballería. ¿Quiénes  son los maestrantes?  Aristócratas   terratenientes y ganaderos  que  organizaron y financiaron el golpe fascista del  18 de julio y la dictadura franquista resultante.  Pertenecientes  a una clase social que  fueron los  beneficiarios  directos  de los campos de concentración  fascista como el del “canal la de los presos” en Sevilla (construyeron el canal de riego  del  bajo Guadalquivir) y en el  trabajaron  y murieron miles de presos políticos  en régimen de esclavitud .   

El acto en cuestión es un disparate académico  donde se reparten premios , a partes iguales, a los mejores proyectos de investigación  de la universidad de Sevilla y a las mejores faenas taurinas de la última feria.  Es decir, escuchen bien,  en estos premios se equipara, por ejemplo,  la  última investigación sobre el  cáncer de colon con las mejores estocadas o banderillas en el dolorido lomo de ese mamífero superior que es el toro. Enorme mensaje para la juventud andaluza, hay dos caminos para la excelencia  (que diría el cursi de Griñan) :  banderillero o neurobiológico, matador de toros  o  especialista  en termodinámica.  Tanto monta, monta tanto…

En la entrega   de los esperpénticos galardones  también estuvo   Griñán  y  la ministra de igualdad  Aido. La relación entre la igualdad , los maestrantes  y  la tauromaquia  es  para mí tan misteriosa  que no  descarto alguna  interpretación  fascinante, de esas  que hace Gómez Pin . Lo que no tiene nada de fascínante es Griñán que cometió  la tropelía de vincular los toros  a la cultura emprendedora  y creativa de los  andaluces.  La foto final  de familia quedo bonita: el Borbón, los maestrantes, los toreros ,  los investigadores,  el rector,  Griñan  ,Aido…¿será esta la tercera modernización?

9 Comentarios

  1. Si tienes razón, no era un Borbón. Y como bien dices, da igual unos que otros.
    Pero lo que no da igual es lo de españoles islámicos.
    Pues no eran ni españoles, ni catalanes, ni portugueses, ni británicos (también fueron expulsados del peñón), sino andaluces.
    Pero bueno, esta no era cuestión de fondo del post, ¿o tal vez en gran parte si?

  2. Juan, perdona, pero el Decreto de Expulsión de los españoles islámicos, lo firmó Felipe III, que era un Austria, no un Borbón. Tanto da para la barbarie cometida contra sus súbditos y contra los intereses económicos, culturales y sociales del país que estaban gobernando. Desde entonces no levantamos cabeza en esta Piel de Toro, que las crisis, todas, hasta las actuales nos vienen de entonces. Lo que deseo hacer notar que tanto los austrias como los borbones son disnatías foráneas, que más bien fueron “puestas” para empobrecer y destruir este país.

  3. Adios Eladio, te sugiero algunas alternativas de lectura muy amena como LibertadDigital , el ABC, La Razón todos tienen edición electrónica.

  4. La realidad andaluza es mucho más exagerada que cualquier calificativo. Cuando en las universidades de Europa ,Canada o Estados Unidos se restringe hasta el borde de la prohibición la experimentación con animales,incluida la clínica; aqui les dan premios académicos a toreros y banderilleros equiparándolos con los investigadores. Los hechos aqui son mucho más excesivos que las palabras.

  5. Demasiado para mi cuerpo serrano, Curro Andrade. Agur.

  6. Se me ocurre que en ocasiones Paco Garrido exagera un poco en el uso de los calificativos, quizas con fines un tanto provocadores, pero esta bien, incita al sano y necesario debate y posicionamiento ante lo que plantea, que nos demos por enterados de lo mal que casa la modernidad y la investigación con la fiesta de los toros y el extraño papel que ha jugado en esa entrega de premios la Junta de Andalucía y su Presidente sr. Griñan. Efectivamente, se lo podian haber ahorrado. Ahora bien la denuncia de quienes son, o a que clase social pertenecen los llamados “maestrantes” es quizas más importante todavía ¿es acaso la Maestranza una organización democratica? ¿ha pedido perdón por haber sido complice en el golpe de Estado de 1936 y del papel que jugarón en el régimen dictatorial? Ahí la presencia de esa institución en esos premios chirria descaradamente, por eso y por todo lo que sigue representando. Desgraciadamente en nuestra ciudad determinadas instituciones como la Maestranza de Caballería,la mayoría de las Cofradias de Semana Santa -ver la actitud reaccionaria ante la aprobación de la nueva ley de interrupción del embarazo- y muchas de las organizaciones “culturales y recreativas” de nuestra Feria de Abril, siguen siendo rancias, reaccionarias y muy de derechas.

  7. Estoy muy de acuerdo con el comentario anterior de Juan, aunque ya he firmado el apoyo a la causa morisca. Lo que no tengo muy claro es el comentario del Sr. Rafa Rodriguez.
    Saludos

  8. Desde mi modesto punto de vista, el proyecto de P36 es un proyecto andalucista, ecologista, de izquierda y feminista pero sobre todo democrático. Esto significa que somos leales con las instituciones democráticas aunque criticamos lo que no nos gusta. Por lo tanto consideremos que España es un Estado constitucional y democrático, aunque luchamos para que evolucione hacia un contenido federal, republicano y de democracia participativa (en lo político), en coherencia con su carácter multinacional y con nuestra concepción “fuerte” de la democracia.

  9. Que el rey de España venga a Andalucía a poner medallas a toreros nos parece una ridiculez, pura estrategia mediática para bobos que intenta poner al mismo nivel a investigadores y a toreros.
    ¿Pero no os parece tambien ridículo pedir el reconocimiento de los moriscos, andaluces, ante otro Borbón? Los andaluces de ambas orillas del Mediterráneo no necesitamos medallas de estos reyes. No necesitamos fuegos artificiales ni extrañas maniobras para que ellos se limpien su sucia cara. El reconocimiento de los moriscos-andalusies tiene que venir del pueblo andaluz y no de la corte que los exterminó.

    Salú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *