Portada / Democracia / El copago y los talleres de reparación de pobres

El copago y los talleres de reparación de pobres

Anatomical_Studies

Francisco Garrido.

Los costes de transacción ( es decir lo que cuesta implantar, fiscalizar y recaudar)  el nuevo copago farmacéutico, propuesto por el gobierno del PP,  podrían ser superiores a los ingresos esperados por su  cobro (Informe Bernat Soria 2011).Ademas  el aumento del coste de los medicamentos, tendrá como efecto , especialmente en los  pacientes crónicos,   una actitud de  reserva y retraimiento  en el consumo de fármacos.  Esta actitud hará disminuir la eficiencia clínica de los tratamientos  y por tanto incrementará  las hospitalizaciones y el agravamiento de las dolencias. Los costes sanitarios de este efecto  de retracción del consumo, serán muy superiores a los ingresos por la aplicación del mismo (El copago sanitario y la desigualdad).

La cantidad que el gobierno  espera recaudar con el nuevo copago farmacéutico  oscila entre los 1500 y los 1900 millones de Euros. La cantidad que se ahorría  si  se estableciese el sistema de subasta pública entre las farmacéuticas, que ha establecido la Junta de Andalucía,  para todo el Estado; ascendería  a una cifra muy similar (entre 14000 y 1600 millones de euros) a aquella que se quiere recaudar con el nuevo copago. Con tres diferencias notables: primero los costes de transacción de la subasta son mínimos, el efecto de retracción en el consumo cero y los costes derivados de la medida se trasladarían directamente a las plusvalías  de la industria farmacéutica (por disminución de los precios) y no  al bolsillo de los pacientes (por aumento del precio de la receta).  Paradójicamente  el gobierno del PP, apoyado por la patronal farmacéutica, ha recurrido  ante el TC la norma andaluza  de subasta de medicamentos por supuesta violación de competencias del Estado central.

El Consejo interterritorial del 18 de marzo de 2010, ya desarrolló iniciativas de control del gasto sanitario que, sin dañr la salud ,ni recortar derechos , permitieron ahorros en los presupuestos sanitarios de las Comunidades Autónomas que superaron los 5.000 millones de euros. Los Reales Decreto Ley 4/2010, 8/2010 y 9/2011 rebajaron el gasto farmacéutico en un -8,6% interanual en toda España.  

Todo esto demuestra que el fin del copago no es disminuir el gasto farmacéutico, ni hacer más eficiente nuestro sistema de salud sino ir minando  la naturaleza pública del sistema sanitario. De esta forma se le va abriendo  las puertas  a una progresiva privatización. Esquilmando a los pobres (recortes sanitarios) y presionando a las clases medias (copago) , la tentación de las mayorías sociales de volver su cara hacia la sanidad privada es algo más que una posibilidad. De esta manera  el sistema de salud público quedaría reducido , al modo de la antigua beneficencia ,  a un taller de reparación de pobres en buen estado.

Un comentario

  1. estoy totalmente de acuerdo con todo, pero que pena que el P.S.O.E. que aprobo con toda la derecha la ley 15/97 que ha permitido la gestión privada de los hospitales , durante los ocho años de gobierno no diera marcha atras con esa ley empezo la primera fase de la privatización y ademas se cedió la titularidad del suelo de los hospitales a las comunidades automomas.
    Esta la segunda fase en la que el P.P. ENTRA A SACO EN EL DESMANTELAMIENTO DE LA SANIDAD PUBLICA pero me preguntó si el P.S.O.E. esta realmente en contra ¿ porque durante los años que gobernó hizo los contrario?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *