Portada / Andalucismo / El cuento de las balanzas fiscales

El cuento de las balanzas fiscales

Puicerco

 

Francisco Garrido.

Ahora que Puigcercos dice mentiras que quieren hacer daño. Ahora que Griñan dice que vivimos de las subvenciones para justificar  la inutilidad  de su gobierno. Ahora debemos ser radicales y dirigir nuestra mirada hacia  la raíz política e ideológica  de estos “cuentos para  la injusticia” en que se ha convertido el debate fiscal español. Las balanzas fiscales están  detrás  de  este cumulo de mentiras. Pero sin la legitimación histórico identitaria   sería mas difícil   colar  el discurso de la legitimación de la desigualdad al que sirve  el constructo, más ideológico que técnico, de las balanzas fiscales . ¿Pues por que no hacer las balanzas fiscales  entre provincias o entre ciudades? Y si hacemos el cálculo individualmente o por clases sociales o por etnias…

Las balanzas fiscales  ha  abierto  la puerta a una ecuación de  etica fiscal muy peligrosa para los derechos sociales:  debemos recibir del Estado  el equivalente de aquello que pagamos fiscalmente.  Si aplicamos este criterio esta claro que el señor Botin tiene un déficit fiscal brutal, ¿ Han de recibir un catedrático el mismo servicio de salud publica que el bedel de la facultad?  ¿ Por que  si el catedrático contribuye mas fiscalmente  que el bedel?. El peligro de este virus es que por mucho que el manto identitario  pretenda  recluirlo m en el estrecho ámbito autonómico; el virus se replicará fuera de eses espacios hacia la vida social misma. Y entonces vendrá el rechinar de dientes…

Les dejo con un magnifico estudio del Economistas del CSIC Angel Fuentes que desmonta  el cuento de las balanzas fiscales: BalanzasFiscales_Publicacion_BF_15_07_08_vf

4 Comentarios

  1. Bla, bla, bla y más de lo mismo.
    Nos hemos de tragar de la izquierda el pensamiento y la sumisión, más los insultos. De la derecha la explotación, la miseria y la indignidad humana.
    Como parto de la premisa de que no existe el pueblo andaluz, existe la clase obrera andaluza y otros, y nos vemos sumergidos en un manejo ideológico constante. Por parte de ambos y la realidad es otra.
    Andalucía fue sometida al catolicismo, a sangre y fuego y en ello participaron todos los llamados pueblos de españa y a posteriori han seguido la misma conducta, incluidos los liberales, los socialdemócratas, los de izquierdas, los de derechas, etc y digo !basta ya!, de mentiras, porqué la clase obrera andaluza tiene que pagar un coste fiscal altísimo, por su marginación, explotación y miseria.
    Fuimos llevados a cataluña en trenes, como los borregos, cuando el pueblo catalán concertó con Franco un desmantelamiento de Andalucía y la clase obrera andaluza, desapareció en masa de Andalucía, para darle mano de obra barata a cataluña en detrimento de Andalucía. Fuimos hacinados en barrios, maltratados por nuestra cultura y lengua y lo más importante, nos robaron nuestra dignidad y nuestra identidad de seres humanos y nos convirtieron entre la izquierda y la derecha en algo que solamente sirve para el voto.
    ¿Donde esta la diferencia entre la fiscalidad de la clase obrera andaluza y la plusvalía que se ha embolsado en pueblo catalán, con los acuerdos que llevaron a cabo para privilegiar a cataluña¿
    Yo lo he sentido en mis carnes, la clase obrera andaluza no existe ni en cataluña, ni en Andalucía, nos habéis metido a todos en el mismo bote, de una españa inútil, que inventaron todos ellos menos los andaluces.
    Por nuestra dignidad andaluza, saquemos nuestro tigre del alma y dejemos de ser corderos de unos y otros y que los impuestos los paguen quién se lleva la plusvalía de nuestro trabajo.

  2. Si señor, bien dicho

  3. Parece ser que el tópico es un producto perfecto de los prejuicios, y que estos son un recurso fácil para los estúpidos y para los demagogos.Cada cierto tiempo tenemos que aguantar insultos de políticos catalanes, no sólo de los nacionalistas, también del PP y del PSC, a las hemerotecas me remito.El pim pam pum al andaluz parece que es su deporte favorito lo cual representa un nivel de simpleza impresionante, el fascismo está lleno de estos reduccionismos. Parece que la cultura del”quejío”, otro tópico, la han adoptado de pleno.
    Si Cataluña quiere su independencia están en su derecho, pero mientras seamos pueblos que convivimos en el mismo Estado, las normas deben ser las mismas para todos. Como nacionalista andaluz porfío por un Estado Federal sin asimetrías, con hechos diferenciales de ámbito cultural pero no en cuanto a niveles competenciales.
    Bien harían los catalanes en centrarse en resolver sus problemas y en dejar de echarnos la culpa a los andaluces. Precisamente a la parte más débil del eslavón.´
    No tenemos que pedir respeto, tenemos que “exigir” respeto

  4. Lo has clavao Curro. :))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *