Portada / Está Pasando / El derecho a morir

El derecho a morir

Solidaridad_Aminetu_Haidar

 Ya lo  dijo Hume,  ningún derecho es real  si no se reconoce el derecho a morir. Negar este derecho como se hace con la prohibición  de la eutanasia , o como se hizo con los  presos del GRAPO o como se le quiere hacer ahora  a la activista  saharaui ; es un crimen de igual  magnitud que el asesinato o la pena de muerte. Negar el derecho a morir es afirmar  la obligación de vivir. Dejar de sentir, que en estos cosiste el ser, por la decisión siempre cruel de otro ( asesinato , pena de muerte, homicidio) es terrible. Pero que otros te obliguen a sentir, a seguir sintiendo, cuando  has decidido dejar de sentir es cuanto menos  igual de terrible.

Haidar ha elegido que o vive libre, en su patria y con los suyos o no quiere vivir.  Haría bien el gobierno en dedicar sus esfuerzos en que las legítimas aspiraciones se cumplan y no en tratar de burlar  la ley y los derechos,  obligándola a una alimentación forzosa claramente delictiva. Y que no venga nadie  ahora, como el Tribunal Constitucional  cuando las huelga de hambre de los presos del GRAPOA, a decir  “que no existe ningún derecho constitucional a morir”.  Claro que no hay ningún derecho constitucional a morir, el derecho constitucional  es  a la vida y a la libertad, a la dignidad  y del ejercicio de estos derechos se deriva el   derecho  a morir.

4 Comentarios

  1. Esto de hacer de adalid de la autodeterminación de los pueblos de los demás, mientras a vascos o a catalanes que les zurzan, debería considerarse ya una forma de enriquecimiento del arte dramático: un género intermedio entre el vodevil y la opera bufa, sólo apto para dementes y borrachos, por supuesto. ¿No os parece?

  2. Resulta repugnante el tétrico rostro inquisitorial que esta ofreciendo el estado español en este caso. Saben que el estado del dictador alauita perdería la mínima legitimidad internacional que le queda con una mártir. Si la dejan morir serán cómplices del genocidio y si no, unos torturadores criminales. Y encima el adiposo moratinos con cara de un torquemada que no sabe si cortar venas o dejarlas largas en el potro de tormento. Lo peor es que mientras pasan los días, las secuelas pueden condenarla, sino lo han hecho ya, a una silla de ruedas de por vida. Felices fiestas navideñas y del cordero, hipócritas!

  3. Estoy contigo Paco.
    Viva el Sahara, Viva Aminatu Viva.

  4. Hemos de recordar que la alimentación forzosa ha sido catalogada como una forma de tortura por la Organización Mundial de la Salud en la Declaración de Tokio.Una tortura que el Estado Español, en sucesivos gobiernos del PSOE, ha utilizado en diversas ocasiones contra presos políticos en huelga de hambre. El imperialismo español sigue estando dispuesto a hacer uso de la tortura y la imposición como forma de resolver sus problemas externos o “internos”, mostrando así su descarnada faz autoritaria. Impidamos por todos los medios su propósito. Nuestro silencio será cómplice. No hay otro “humanitarismo” ni más “solución” justa que el retorno a su país como mujer libre.

    Hoy como ayer, los gobiernos españolistas siguen colaborando de facto en la opresión tiránica que Marruecos impone al pueblo saharaui. El Estado Español es una cárcel de pueblos, y como estado opresor pretende ejercer la solidaridad con otros estados igualmente opresores como el marroquí. Ambos casos muestran que el imperialismo es el enemigo común de toda la humanidad. Sólo cabe una respuesta. El apoyo mutuo entre los imperialistas debe ser contrarrestado por el internacionalismo revolucionario entre los pueblos negados, oprimidos y expoliados, a ambas orillas del Estrecho.

    Desde Nación Andaluza queremos manifestar nuestra incondicional solidaridad con Aminatu Haidar y nuestro apoyo inquebrantable al pueblo saharaui. Combatir por la libertad de un pueblo es combatir por la libertad de todos. Para los andaluces y andaluzas, reivindicar la libertad del pueblo saharaui es reivindicar nuestra propia libertad y luchando por la liberación andaluza luchamos por la liberación saharaui.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *