Portada / Democracia / El día que S&P cruzo la raya: ping-pong y deuda.
Todo empezó con el ping-pong. Nixon en China. Kissinger abriendo inmensos mercados orientales. La diplomacia del ping.-pong se le llamo, allá por los años setenta. Los equipos nacionales de USA y China celebraron una serie de partidos que sirvieron para iniciar el comienzo de “una larga amistad”, que ahora parece dar signos de agotamiento.

El día que S&P cruzo la raya: ping-pong y deuda.

ping pong

 

 Francisco Garrido.09/08/2011.

“Nuestra civilización se caracteriza por la palabra ‘progreso’. El progreso es su forma, no una de sus cualidades, el progresar”. L. Wittgenstein.

Todo empezó con el ping-pong. Nixon en China. Kissinger abriendo inmensos mercados orientales. La diplomacia del ping.-pong se le llamo, allá por los años setenta. Los equipos nacionales de USA y  China  celebraron una serie de partidos  que sirvieron para  iniciar el comienzo de “una larga amistad”, que ahora parece dar signos de agotamiento. Clinton  al introducir a China en los acuerdos  comerciales mundiales, dio el salto definitivo. Desde  allí hasta las tiendas de los chinos de cada esquina  y el omnipresente  “rollito de primavera” ¿hay algo más que una supuesta invasión amarilla? Pues si se siguen algunos relatos sobre el endeudamiento de occidente y la deslocalización industrial parecería que todo ha sido  debido al error de alguien que se dejo abierta la puerta…y se colaron los chinos.

Cuando se inicia la diplomacia del ping-pong  el modelo capitalista fordista está ya en un callejón sin salida en cuanto a los dos factores que seguirán siendo sus pesadillas infranqueables: la caída de los beneficios del capital   (debido   a los costes del “Estado de bienestar” y la caída tendencial de la productividad) y la aparición de escenarios de agotamiento de los recursos naturales (en especial del petróleo). Oriente  (Japón primero y China después) eran las nuevas fronteras de la expansión capitalistas. El toyotismo japonés solo sirvió para sustituir  al fordismo en las cadenas de montaje industriales pero Japón incurrió en los mismos errores especulativos y de endeudamiento de occidente y ha sufrido ya varias explosiones de burbuja inmobiliarias y de endeudamiento desde los años ochenta. China, y la India en otro sentido también, era el horizonte ideal para el nuevo salto globalizador del capital internacional.

Los fenómenos de deslocalización industrial (la producción industrial se desplaza a países del tercer mundo) y de apertura al comercio chino en occidente; han ideo reduciendo progresivamente   los ingresos fiscales del Estado  y el peso de los salarios nominales de las clases trabajadoras occidentales (la disminuir su capacidad de negociación). Esta reducción de los ingresos fiscales se ha visto incrementada  por dos factores más: la implantación del mito neoliberal  de la reducción de impuestos y la  aparición  de los paraísos fiscales   que ha favorecido la evasión  y la deslocalización fiscal. A la par que esto ocurría  los gastos del “Estado del bienestar” no disminuían  en la misma proporción  y el consumo privado se ha disparaba.

¿Cómo se consigue que la bajada de los salarios nominales no implique  una bajada traumática de los salarios reales? Por medio del crédito y de la especulación inmobiliaria que genera el denominado “efecto riqueza”. ¿Como se consigue  que unos Estados que cada vez recaudan menos sigan gastando más,  y avalando el endeudamiento privado? Emitiendo de deuda pública. ¿Quien ha comprado esa deuda pública y  sostenido así lo insostenible?: China.¿Por que China ha comprado esa deuda? Por que era la forma más segura  de garantizar que los mercados  de exportación de sus productos (base de su espectacular  crecimiento)  pudieran seguir comprado.

Es por esto que China debe estar muy preocupada con la decisión de la agencia de calificación S&P de rebajar el valor de la deuda norteamericana; son ellos los propietarios  mayoritarios, es como si usted es  dueño de centenares de pisos y de buenas a primeras se entera que ha bajado su precio en el mercado.Pero al mismo tiempo Estados Unidos ya no puede seguir ocultdao us debilidad, y su deuda, bajo la cobretura de ser el Estado emisor de la moneda-patrón. La relación entre el dolar y China adquiere asi tonos de tragedia clásica sobre un escenario más propio de Blade Runner. 

 ¿Por qué se rompen las burbujas especulativas y aparece la  sombría realidad de la deuda?.¿Cuales son las causas  de que todo este juego del  “te doy y me das” entre occidente y China se empiece  a venir abajo? De nuevo los mismos dos  viejos fantasmas de los años setenta:  la caída de los beneficios del capital  y los límites físicos del planeta. La alianza diabólica entre esos dos factores provoca un encarecimiento progresivo, tendencialmente irreversible del precio de las materias primas (en especial de la energía) que hace estallar la ficción. La forma  en que  el incremento  por agotamiento del precio de las materias primas pinchar las burbujas es  doble: en occidente  convierte en insostenible el endeudamiento privado (la gente no puede pagar y se deshace el “efecto riqueza”) y en China (y en las potencias emergentes)  dificulta el crecimiento al encarecer las materias primas y ralentizar las exportaciones  hacia el occidente  moroso.  Esperemos  que lo que comenzó con el ping-pong no termine con el pin, pan, pun …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *