Portada / Democracia / El papa, el cirujano loco y la joven impura

El papa, el cirujano loco y la joven impura

papa 2

 

Francisco Garrido.16/08/2011.La iglesia llama persecución a que se le impida a ella perseguir, libertad a la prohibición de la libertad, derecho a la supresión de los derechos, verdad  a  creer cosas tales como   que una mujer pueda tener un hijo  sin contacto con varón alguno (no había inseminación artificial) y manteniendo intacto y rígido  el himen ( y  que el marido se lo crea,¡San José bendito¡) , y amor,¡ay  amor¡, al fuego eterno sobre los desnudos cuerpos de  desgraciados pecadores que olvidaron, por ejemplo,  ir a misa el último domingo de su vida. Aunque Chesterton  tenía razón cuando dijo que “la gente cree en cosas muy raras cuando no cree en Dios” se olvido de que la “creencia en Dios” es también un  cosa rara, rara…tela de rara. Y la creencia en el Dios católico el acabose de la razón. Misterio lo llaman ellos (y aquí no se puede  decir nunca eso de “ellos y ellas”). ¡Misterio¡, bonito truco para explicar que algo no tiene explicación, o que la explicación no tiene  ni pies ni cabeza.

Los católicos no sólo creen cosas muy raras sino que también hacen cosas no menos extrañas: se comen a su Dios (dogma eucarístico).O mejor dicho, se comen  a una de las tres personas (el hijo)  en que su Dios se desdobla, según exigencias del guión, sin por ello dejar de ser uno (dogma trinitario).La teofagia eucarística (que tiene una parte de antropofagia pues el “hijo “es al mismo tiempo, y sin inmutarse, Dios y hombre verdadero”) está precedida de uno de los relatos fantásticos más descomunales que hayamos conocido: la transubstanciación. Definida dogmáticamente en el concilio de Trento (1535-1543) como : “la consagración del pan y del vino que se opera en el cambio de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo y de toda la substancia del vino en la substancia de su Sangre”([( las mayúsculas son del concilio, no mías).Según este dogma la eucaristía no es un ritual simbólico o meramente conmemorativo sino un acto efectivo donde por obra de un ritual mágico, digno de la bruja Lola, el vino de rioja  y el pan de Alfacar se convierten, un poné, sustancialmente, en la sangre y el cuerpo de uno que murió ( y resucitó) hace veinte siglos después de haber nacido de una virgen. Es cierto que el susodicho antes de  emprender la compleja operación de la  transustanciación ya había jugueteado con el vino, convirtió el agua en Vega Sicilia de la época (Boda de Canaan) .   

Si la transubstanciación fuera cierta un simple análisis químico tendría que encontrar glóbulos rojos en el vino y neuronas en el pan consagrado. Y eso mantuvieron los teólogos hasta que aparecieron, fastidiando el divino truco,  la bioquímica y la biología molecular, y los microscopios claro. Entonces dijeron que el pan y el vino consagrado no solo seguía, a pesar de la transubstanciación,  manteniendo las formas sensibles externas del pan y del vino (olor, sabor, textura, volumen, figura) sin también las formas intelectivas ( la composición química y molecular).O sea que el pan y el vino consagrado siguen sabiendo, oliendo, y pareciendo pan y vino; y teniendo la composición química del pan y del vino pero no son sustancialmente pan y vino sino sangre y cuerpo del que “padeció  y murió en tiempo de Poncio Pilatos”.Luego dirá, esa “iglesia perseguida por la burla” según Benedicto, que ridiculizamos. No, no, describimos, sólo describimos. A los católicos les pasa como aquel que se cabrea con el fotógrafo por sacarlo feo cuando el tío es horroroso. Lo ridículo no es  la descripción sino la creencia en si.

Pero lo peor de todo esto no  es la extravagancia de las creencias, que pueden resultar hasta entretenidas y en algunos casos intelectualmente bellas y estimulantes; sino el hecho histórico de que  hayan masacrado a millones de personas para imponer que sean creíbles, o mejor dicho, creídas. ¿Cuanta  sangre derramada para hacer creer que el vino no es vino sino sangre?. Ellos si que han convertido la sangre de millones de seres humaos en el vino que les emborrachaba de poder y de dinero. Por que esto son de los que no dan ninguna “puntada sin hilo”.¿Para que han  servido  todas estas tonterías sino para legitimar la desigualdad, la explotación , la miseria de unos muchos en beneficio del derroche y la opulencia de unos pocos?.

Pues el jefe de todo este tinglado llega a Madrid. Un jefe que es infalible, es decir  que no se puede, aunque quiera, equivocar. Un jefe que es Jefe de un  Estado dictatorial, misógino y homófono. Y llega no sólo para seguir contando estos cuentecillos de vírgenes que son madre y de vinos que sin dejar de ser vinos son sangre; sino para hablar, y pontificar , sobre los derechos, las leyes, los gobiernos, las costumbres.¡Que miedo¡.Se imaginan ustedes que están en una sala de operaciones y que el cirujano que les va a operar, les cuenta que acaba de llegar de Marte, por medio de un viaje astral, y que trae en una botella de Agua de Lanjaron un liquido sideral que le sanará inmediatamente, mientras muestra amenazante  una  enorme navaja en la mano derecha.¿Qué harían? Salir corriendo ¿verdad? .Pues eso es lo que hay que hacer ante la visita de  Benedicto XVI, salir corriendo de Madrid. O quizás, usar la fina ironía de aquella joven eslovena que le rezaba  a la virgen diciéndole: “Virgen santa, tu que conseguiste ser madre sin dejar   de ser pura,  haz que yo no sea madre  aunque  no sea pura”. Amén.

Un comentario

  1. ANDALUSI LIBERTARIO

    GRACIAS, COMP.CURROXTU CORAJE CUANDO TANTOS COBARDES, VENDIDOS Y TRAIDORES SE HAN INCLINADO GENUFLEXOS ANTE UN DICTADOR EXTRANJERO AL K CEBAN CON LOS IMPUESTOS DE TODOS LOS CIUDADANOS.

    AKI SE VE LA FARSA DE “DEMOCRACIA” CON LA K NOS ESTAFAN:TODOS LOS RESORTES DEL ESTADO SERVILES ANTE SU SEÑORITO RATZINGER.

    EL TOTALITARISMO CLERICALFA$CI$TA EN SU GENUINA EXPRESION (YA LO PAGAREIS, CLERICAL$OCIATA$ ARRASTRAOS DE MIERDA):

    http://www.youtube.com/watch?v=s4whoNIDMew&feature=related

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *