Portada / Democracia / El pensamiento PowerPoint

El pensamiento PowerPoint

 Estetica_de_la_virtualidad_Arte_6c_0

 

Francisco Garrido.

Hay un autor , E.R. Tufte,  que  ha escrito un interesante  trabajo sobre las repercusiones   cognitivas del uso  y  proliferación del   formato  PowerPoint en la  educación o en la comunicación pública  de investigaciones o informes. Según Tufter  la   proliferación de este formato puede acarrear consecuencias empobrecedoras en    los  códigos de comunicación. Este empobrecimiento  en la transmisión de la información  implicaría finalmente un empobrecimiento cognitivo dada la íntima conexión que existe entre el  medio y el mensaje.

La extremada simplicidad del formato PowerPoint conllevaría también una simplificación restrictiva  de la información que se transmite y de los mismos  conceptos.  El efecto además tiene una doble dirección pues afecta al que elabora la información (emisor) , obligado  a la  simplificación .  Y afecta también  a aquel que recibe la información (receptor) que aprende a leer vagamente   en ese código  tan simplificado. En   el emisor  el formato   tiene un efecto de castración cognitiva  mientras que en el  receptor   el efecto es de   adocenamiento cognitivo. La  incapacidad para la complejidad  en la exposición y la  incapacidad para la atención en la lectura convergen en una disminución de pensamiento complejo y de la  plasticidad y densidad  cognitiva.

Todos  estos efectos son solo considerables desde le punto de vista de un uso exclusivo y abusivo, como el que se hace en la actualidad, de este tipo de formatos como el Power Point (hay otros muchos de efectos similares) y sin menoscabo de la utilidad  evidente que un uso racional de mismo presta.  Pero lo que aquí me interesa  no son ya los efectos perversos  del formato PowePoint, como el indicador  sociocognitivo que   representa.  El hecho de que una determinada tecnología de comunicación prolifere no es debido solo a su disponibilidad  tecnológica  sino   también  a  adecuaciones  o funciones  sociales que  la nueva tecnología satisface .En este sentido, y quizás  abusando de la metáfora, podemos hablar de la progresiva implantación  de un  estilo de pensamiento PowerPoint  (PPP).

¿Qué rasgos tiene este “PPP  style” ?  Un primer  rasgo sería la radical banalización y simplificación de la comunicación y del mismo pensamiento que se  pretende transmitir. No olvidemos que estamos hablando de un formato que está reservado para la comunicación  científica, pedagógica, política  o económica.  En el  pensamiento  powerpoint  las imágenes sustituyen a los discursos, o mejor dicho  se auto constituyen  ellas mismas en discursivas.  ¿Qué significa esto?  Pues que es la imagen la que fundamenta y explica al discurso y no  al contrario. Algo así como la rebelión de los signos y los símbolos que diría Braudillard en su intento de  elaborar una economía política del signo.

Una segunda  nota del  “powerpoint  style” es  que   las ideas son sustituidas por los eslóganes.  El eslogan es una afirmación que no busca ni respuesta ni procede de ninguna pregunta sino que  afirma algo que  se presenta como   autoevidente  por la misma fuerza perlocutiva de la  enunciación. El eslogan es una especie de enunciado performativo fraudulento.  La “fuerza perlocutiva” proviene más que de la autoridad del emisor, de la autoridad del medio   en el que se emite.  Un autoriad que ya no es ni tradicional (magister dixit) ni moderna (reflexiva)  sino tecnoemocional. El ejemplo de uso del eslogan  mas depurado y actual  es  el lenguaje publicitario. 

Un tercer rasgo del PPP es  el relevo de la argumentación por el movimiento. Los eslóganes han de ir apareciendo con la mayor simplicidad y velocidad posible. La conexión entre las distintas  frases  (eslogan)  se establece más por el momento y el estatus tipográfico de su  aparición en pantalla  que por su relación lógica o empírica. La velocidad y la simplicidad sustituyen a la consistencia  y a la demostración.

 Una cuarta característica es la expulsión de la deliberación a favor de la transmisión. Es mucho más importante trasmitir bien  que deliberar y si la deliberación obstaculiza el éxito en la relación entre emisor y receptor se sacrifica la deliberación. En el powerpoint style  el receptor solo es invitado a participar como  espectador  que con su acción colabora al mayor éxito de la transmisión. Por eso el presentador del powerpoint  está más cerca del show business  que de la conferencia o la clase magistral. Y el ambiente es más propio de un plato de TV que de un aula o un laboratorio.

 El pensamiento  powerpoint  está    más cargado de ingeniosidad  ocurrente que de ciencia . La ingeniosidad  ocurrente busca  la comicidad y la complicidad a todo precio incluso por encima del rigor o la mínima exhaustividad o parsimonia .  Por eso su verdadera patria es el marketing y la mercadotecnia. La investigadora  o el pensador que quiera ser oído es obligado por el powerpoint style a convertirse en un charlatán más cerca  del monologo televisivo que del dialogo científico.

El resultado de todas estas sustituciones y adaptaciones  es un debilitamiento brutal  de la capacidad crítica, de  la  autónoma y creativudad de la investigación científica  y del  trabajo intelectual en general. Es  como si sustituiéramos   los ensayos  por telegramas, las novelas  por SMS  y la demostraciones matemáticas por el Excel ( cosa que ya está ocurriendo)¿ se imaginan el empobrecimiento?.Pues bien ese expolio inmaterial esta teniendo lugar  de forma silenciosa y con un grado de resistencia casi nulo. El pensamiento powerpoint es, por ejemplo,  la ideología oculta  que  promociona  el plan Bolonia  que amenaza  a la universidad pública europea

 Lo preocupante no es usar el powerpoint, yo mismo lo uso para criticar  al powerpoint. Lo preocupante es que muchos acaben siendo socializados pedagógica  y científicamente desde estén formato  de comunicación  convertido en una forma de pensamiento, Lo malo no es usar el powerpoint  sino pensar como un powerpoint.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *