Portada / Está Pasando / El perdón y la culpa

El perdón y la culpa

molinodeloscorchos_alhaurinelgrandeEn la calle principal de mi pueblo, en un lugar llamado popularmente la muralla, hay un bajorrelieve donde los niños quedábamos para iniciar nuestros juegos. Hasta hace pocos años no nos hemos dado cuenta de que esas figuras de piedra representan cinco cabezas degolladas de capitanes árabes con sus turbantes y mostachos. Tampoco éramos conscientes de que uno de nuestros insultos más habituales, “perro judío”, tiene un fuerte significado antisemita. La proximidad, la familiaridad con la xenofobia torna a ésta invisible, como un objeto cotidiano en el que no reparas.

Sólo esta familiaridad con la exclusión explica el escándalo que ha levantado en ciertos sectores la iniciativa del diputado granadino José Antonio Pérez Tapias para reconocer la injusticia de la expulsión de los moriscos, su persecución, muerte y apropiación de sus bienes. Algunos reprochan que el Congreso de los Diputados dedique su tiempo a estos debates (¿quieren decir menudencias, insignificancias, antiguallas, detalles menores?); otros se han burlado abiertamente de la iniciativa; unos cuantos -más feroces aún- han emprendido cruzada contra ese revisionismo histórico que pone contra las cuerdas la historia de España; finalmente, el grupo más politizado considera esta iniciativa una extensión del revanchismo que según ellos acosa a la izquierda en nuestro país.

Y es que la desmemoria y la falta de arrepentimiento son consustanciales a la derecha española y a su particular configuración ideológica. En los países anglosajones es común la petición de perdón pública, la reparación de las víctimas, la creación de liturgias de arrepentimiento. A veces transcurren siglos, otras veces años, pero el reconocimiento de errores y de injusticias juega un papel de redención y de limpieza cíclica del conjunto de la sociedad. En las últimas semanas Australia y Gran Bretaña han pedido perdón por enviar al exilio a cerca de medio millón de niños que fueron víctimas de abusos y utilizados como mano de obra semi-esclava en las colonias. También recientemente, el gobierno de Canadá hizo lo mismo por más de un siglo de abusos contra sus aborígenes. Por su parte EE UU ha vuelto a pedir perdón a los afroamericanos por la segregación racial y las leyes discriminatorias después de ser abolido el esclavismo. Asimismo, cíclicamente, ofician ceremonias de perdón hacía los indios americanos. En cuanto a Alemania, tiene un ritual de redención y culpa por los crímenes del nazismo y especialmente por el holocausto judío.

Hay, sin embargo, dos estados que no reconocen sus culpas: el Vaticano y España. La Iglesia católica hizo una contrición general por “los errores de sus dos mil años de historia” y se absolvió a sí misma. El Estado español, por su parte, no reconoce culpas recientes ni pasadas. La guerra, la dictadura, la explotación colonial, la entrega cruel del Sáhara no han levantado ni una sola voz de perdón. Fray Bartolomé de las Casas envió hace siglos una carta al futuro sin que España acuse su recibo y reconozca, oficialmente, su violento y destructivo encuentro con América así como el trato animal que durante siglos concedió a los indígenas americanos. Sólo los judíos sefarditas han obtenido un tardío reconocimiento que no escoció tanto como esta pequeña disculpa a los moriscos, una gota de arrepentimiento frente a un océano de olvido y de injusticias. Menos mal que un pequeño ramillete de intelectuales e historiadores ofrecen las flores de la reconciliación que el Estado niega y que las víctimas aceptan como un modesto tributo.

Dicen los psicoanalistas que la petición de perdón nos ofrece la llave de los nuevos tiempos. Si es así, permaneceremos atados a la soberbia, a la culpa, al eterno retorno de la historia hasta que se rompa el maleficio de los siglos de olvido.

3 Comentarios

  1. Luis F. Garcia Martinez

    Pido perdon si he ofendido a alguien.
    Pido perdon si alguien no sabe leer o no sabe interpretar las palabras escritas.
    Pido perdon por opinar,en un lugar que yo creia era un foro de debate y de respeto a las ideas y a las personas.
    Un saludo

  2. Al Sr. García Martínez o a el fachilla disfrazado que sostenga ese “nick”: Mira, espabiladete del “relativismo moral”, LA VERDAD ES LA VERDAD, LA DIGA AGAMENON O SU PORQUERO y UN CRIMEN ES SIEMPRE UN CRIMEN, HAYA SUCEDIDO AHORA O HACE MIL AÑOS. Hay cosas que no se pueden tragar impunemente, sino corremos el riesgo de repetir nuestros mismos errores en el futuro, con independencia de que a ti todo lo acontecido a los Pueblos peninsulares te la traiga al fresco. Hay algunos que con tal de justificar su “nacionalismo español” propondrían la amnesia social. Por lo visto no tienen suficiente cilicio con “La Sociedad del Espectáculo” (ver Guy Debord)imperante…

  3. Luis F. Garcia Martinez

    ¿Deben de pedirnos perdon los celtas,iberos,arabes o franceses por habernos invadido?
    ¿Deben de pedirme perdon mis padres,por haberme bautizado?
    ¿Por haber tenido que hacer la primera comunion?
    ¿Por las bofetadas que me dieron?
    ¿Por el miedo que intentaron meterme en el cuerpo a un general,a dios,a los comunistas,a los judios?
    ¿Debe de pedir perdon España a los catalanes,a los vascos,etc?
    Yo pienso que la historia de cualquier pais esta hecha de miles de errores,miles de injusticias,miles de abusos.Pero esa historia no nos toca escribirla a nosotros,nos toca escribir desde hoy en adelante.Si tenemos claro los errores que cometieron nuestros antepasados,nosotros lo haremos mejor,mucho mejor que ellos.
    Los crimenes de estado son imperdonables,pero la historia se hace mirando al futuro,dando pasos hacia adelante,hacia atras solo alguna mirada para aprender que es lo que se hizo mal.
    No seamos como los catolicos,pueden matar, robar,no cumplir ninguno de sus mandamientos,pasan por un confesionario,el cura de turno los perdona,les manda rezar tres avemarias y ya estan libres de cualquier culpa.
    Yo siento profundamente que España masacrara a los nativos de America,lo que hizo en el Sahara,lo que hizo con los moriscos,etc,etc,pero yo no soy esa España ni me considero identificado con los que ordenaron esas injusticias,yo soy un individuo que mira al futuro y que esta seguro que jamas cometera esos errores.
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *