Portada / Ecología / El superhéroe verde

El superhéroe verde

troxler-fading-pere-estupin

Diario El País
BARBARA CELIS 20/09/2009

¿Sobreviviría un año sin electricidad, sin comida preparada y sin papel higiénico sin salir de su ciudad? El neoyorquino Colin Beavan se impuso esa misión para reducir su impacto en el me-dio ambiente. Sigue vivo y lo cuenta en un libro.

Hay productos que en Estados Unidos son sagrados. Uno de ellos es el aire acondicionado. Otro, la televisión. Otro, el coche. Y otro, el café para llevar y beber por la calle; por supuesto, en vaso gigante de papel o plástico. Intentar arrancarle alguno de estos placeres cotidianos a un estadounidense es un acto heroico. Así que autoimponerse vivir voluntariamente sin ellos puede considerarse como algo parecido a la autoflagelación. Colin Beavan no sólo decidió flagelarse por propia voluntad durante todo un año, sino que llevó al extremo su tortura renunciando también a la electricidad en su casa, a la comida a domicilio, a los pañales de usar y tirar para su hija pequeña y hasta al papel higiénico. Lo único que consumió fue comida producida localmente. Y quizá lo más sorprendente es que no lo hizo encerrándose en una granja en medio de ninguna parte. Lo hizo en Nueva York, donde viven ocho millones de personas, a las que quiso servir de ejemplo al convertirse en lo que él mismo bautizó como “No impact man”.
Ha pasado más de un año desde que Beavan, de 42 años, concluyó un experimento al que también arrastró a su familia –su mujer, Michelle, y su hija Isabella, de tres años– y cuyo objetivo inicial era descubrir si es posible vivir reduciendo al mínimo la cantidad de residuos y efectos nocivos para el medio ambiente generados por el consumo personal. El reto –narrado en directo por el propio Beavan a través de un blog– no fue fácil, pero quizá lo más importante no haya sido superarlo, sino los efectos colaterales del experimento. Su mujer, una periodista que se definía a sí misma como una consumidora compulsiva, adicta a la comida basura, a los cafés de Starbucks y a los reality shows, le apoyó. Al principio, a regañadientes, pero a medida que el experimento avanzaba fue comprendiendo que renunciar a algunas de sus debilidades la convertía de hecho en una persona más feliz y más sana. Se talibanizó hasta tal punto que fue ella misma quien quiso deshacerse de la tele.
Beavan también se transformó. “Nos educan pensando que la felicidad consiste en acumular cosas. Pero el día a día del experimento me enseñó que son las relaciones humanas lo que realmente me hace sentir bien. Además, comencé a leer sobre psicología de la felicidad. Una vez que tienes tus necesidades básicas cubiertas, cuando tu salario llega a unos 35.000 euros al año, todo lo que le añadas no aumenta tu calidad de vida. Pero, claro, eso nadie te lo dice. Te convencen para que trabajes sin parar para que ganes más dinero para poder seguir consumiendo, y resulta que lo realmente importante, estar con familia y amigos, lo descuidas”.

Beavan lo explica mientras paseamos por la Quinta Avenida neoyorquina, camino de su casa, en cuya puerta está aparcado otro efecto colateral de su experimento: una bicicleta con una especie de sidecar trasero acoplado con la que comenzó a viajar por la ciudad en su intento por no generar ningún tipo de emisiones que contribuyeran a producir gases de efecto invernadero. Durante un año no hubo trenes, ni aviones, ni coches, ni taxis, ni siquiera transporte público. Impacto cero, ésa era la consigna. “La bici sigue siendo mi principal medio de transporte. El metro sólo lo uso si llueve, y los taxis, en casos de extrema necesidad”, explica una tarde de septiembre sentado junto a su perro Frankie en el salón de su apartamento, lleno de libros y sin televisión. “Nuestra calidad de vida mejoró sustancialmente cuando la regalamos durante el experimento. Y no la hemos echado de menos”. La ausencia del electrodoméstico por excelencia se colmó, entre otras cosas, con más tiempo dedicado a su hija y con más horas de sexo con su mujer, confiesa. Beavan se convirtió en la envidia de su círculo de amigos casados.

Los detalles sobre su experiencia los recoge ahora un documental dirigido por Laura Gabbert y Justin Schein y un libro, que 451 Editores publica en octubre en España, escrito por el propio Beavan y titulado No impact man. Su larguísimo subtítulo ayuda a contextualizar a un hombre que antes de convertirse en aspirante a superhéroe verde era un neófito absoluto en cuestiones ecológicas que escribía libros de historia: Las aventuras de un progre con complejo de culpa que intenta salvar el planeta. Editado en tapas de cartón y papel reciclado, sus páginas constituyen un diario-confesión de la conversión ecológica de un estadounidense medio. Beavan creció pensando, como muchos de sus compatriotas, que la libertad de un país se mide en función de la cantidad de productos a elegir en el supermercado, pero un año después del experimento es un activista con una especie de misión evangelizadora al estilo Al Gore, pero sin aura presidencial. Eso sí, al contrario que el célebre político, Beavan no sólo predica con los datos en la mano, sino con el ejemplo, y aunque se le puedan poner muchos peros a su experimento – qué fácil es ir a la compra a un mercado pijo y pasarse tres horas cocinando o lavando a mano cuando vives en la Quinta Avenida y no estás obligado a tener tres trabajos diferentes porque no llegas a fin de mes–, resulta que sus propuestas están cargadas de sentido común.

“Yo no tenía muy claro si un individuo en solitario podía tener algún impacto en el medio ambiente, pero ahora sé que es esencial que la gente dé pasos individuales para salvar al planeta. Lo único que tenemos para contrarrestar el poder de la industria energética que quiere mantener el statu quo es gente. Todos los grandes movimientos sociales han empezado con la unión entre individuos. Feminismo, derechos civiles, movimiento gay. Primero viene la gente, empujando, y sólo cuando la presión es insoportable los políticos entran en acción. Ambas cosas no son autoexcluyentes en absoluto. El planeta está al borde de un cataclismo y no es posible dejar toda la responsabilidad en manos de empresas y gobiernos. Cada uno de nosotros tiene que contribuir al cambio, lo que pasa es que somos muy autocomplacientes”.

Sólo la ciudad de Nueva York produce cuatro millones de toneladas de basura anuales, lo que arroja una media de media tonelada por habitante y año. El problema es cómo convencer a toda esa gente, y, por supuesto, también a los cientos de millones de europeos o asiáticos cuyo estilo de vida cada vez emula más al de los estadounidenses, de que el coche o los pañuelos de papel son lujos que deberíamos aprender a tratar como tales y no como artículos de uso diario e imprescindible. “Hay que demostrarles que consumir no les hace más felices. Es una cuestión cultural, así que hay que comenzar por cambiar nuestra cultura de consumo. Mi hija tiene ahora cuatro años y no quiere consumir. Creo que las personas no tenemos ese instinto de acumular cosas. Nos lo enseñan porque nuestras economías dependen del consumo”.

No espera que quienes disfrutan de una lavadora o luz eléctrica vuelvan a lavar a mano o a vivir con velas como hizo él durante su experimento. Es más, Beavan ha vuelto a usar ambas cosas, pero su conciencia ecológica pesa más que hace un año, así que consume con mucha más mesura, el tamaño de su basura se ha reducido a la mitad, no tiene aire acondicionado y sigue yendo a un huerto local a cultivar verduras. “Es posible ser feliz y vivir consumiendo menos, pero la gente no renunciará a ciertas cosas que nos hacen la vida más fácil, como la lavadora. En cambio, pasar cada día dos horas en un atasco no te hace más feliz”. Pero tampoco es fácil renunciar al coche si no existe un medio alternativo, como ocurre en la mayoría de ciudades estadounidenses. “Ésa es una de las partes más difíciles: tratar de vivir de forma sostenible y ver que el sistema sólo te pone trabas. Eso es lo que tenemos que cambiar”.

El diario The New York Times le hizo célebre con un reportaje sobre su experimento que subrayaba, sobre todo, la decisión de no usar papel higiénico. Beavan cree que no hay mal que por bien no venga: “Pura ignorancia. Medio planeta vive sin papel higiénico. Se lavan con agua. Aquel artículo estúpido banalizó el proyecto, pero gracias a él miles de personas se interesaron por la propuesta, y eso me ayudó a entender el impacto que una sola persona puede tener”.

Es posible que algunos aspectos y conclusiones del libro, para europeos que crecieron comiendo y cenando en casa, acostumbrados a largas sobremesas y a sudar en verano porque el aire acondicionado era un lujo reservado a unos pocos, resulten muy obvios. Pone mucho énfasis en lo importante que es cocinar de forma sana, algo que supuestamente las culturas mediterráneas aún no han perdido. ¿O sí? “Es cierto, los estadounidenses contaminamos más que nadie y comemos peor, pero también los europeos tienen que reducir urgentemente su impacto medioambiental. Estamos todos en el mismo barco”, opina Beavan. Su teoría es que si la gente se implica una vez, sus conciencias quedarán tocadas y el movimiento será imparable. Por eso acaba de lanzar la web No Impact Project, que invita a los internautas a tratar de vivir una semana siguiendo las mismas pautas que siguió él durante un año. Ahora sólo necesita valientes dispuestos a apagar la luz, a subirse a una bici y a renunciar al papel higiénico. Cualquiera con un currículo un poco viajero habrá probado alguna de las tres cosas, así que tampoco suena tan descabellado, ¿no?

CONVERSOS. Beavan logró implicar a su esposa (arriba), una confesa “consumidora compulsiva, adicta a la comida basura y la televisión”, en su cruzada. Tanto que fue ella misma quien decidió deshacerse de la tele. Un documental (abajo, Beavan con el equipo), un libro y una ‘web’ dan testimonio de que es posible vivir ‘desenchufado’. Comida y basura Una de las primeras acciones del experimento de Beavan consistió en renunciar a la comida y bebida para llevar. Si los 300 millones de estadounidenses dejaran de golpe de beber café en los omnipresentes vasos de plástico o cocinaran en lugar de telefonear para pedir comida a domicilio, con todo su despliegue de envases y envoltorios, desaparecería el 20% del total de basura sólida que genera el país, según la agencia de protección al medio ambiente, EPA. producto local. La bicicleta (página de la izquierda) se ha convertido en el principal medio de transporte para los Beavan. Colin le ha adosado a la suya una especie de sidecar para poder llevar con él a su hija Isabella, de tres años. La familia se aprovisiona de alimentos en los mercados de productos frescos de Nueva York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *