Portada / Democracia / ¿Es Rajoy un lumbreras?

¿Es Rajoy un lumbreras?

Manuela Martínez / Después de escuchar la intervención de Rajoy en el acto de clausura del campus de verano de la fundación FAES, he llegado a la conclusión de que nuestro presidente es un lumbreras. Imagino que algo tendrá que ver ese gen optimista que he heredado de mis ancestros porque, sin ese gen, seguro que mi conclusión hubiera sido muy distinta.

Rajoy

Para muestra algún botón.

Primero Intenta medirse con el jarrón chino Aznar, tan crítico últimamente con la política económica del gobierno de su propio partido, recitando algunos de los “logros” de sus reformas estructurales para terminar subrayando que la economía española “ha dado la vuelta al reloj de arena” y ya está “en la cuenta atrás hacia la recuperación”.

¡Eureka! Otra vez los brotes verdes y nosotros sin enterarnos.

Pero no quedó ahí la cosa. Pues casi en un cuerpo a cuerpo con Aznar, manifestó: “No podemos decir como en otros tiempos que España va bien, pero España va mejor y el rumbo marcado es el correcto”.

¡Qué lince! Menuda seguridad la suya. Si bien, ante tal derroche de autocomplacencia, la pregunta es obvia, ¿mejor y correcto para quién?

La corrección del rumbo es fácil de interpretar. Rajoy se está comportando como un alumno ejemplar de los maestros del austericidio: Frau Merkel y la Troika. Todos ellos alaban la política económica y valoran muy positivamente sus reformas estructurales. Basta recordar que siempre que han tenido ocasión, han aplaudido públicamente tanto la reforma laboral como los recortes a tutiplén impuestos por Decreto.

Que los sindicatos nos desgañitemos en la calle exigiendo un cambio de rumbo en la política económica o que hagamos llegar a todas las fuerzas políticas, incluido el PP, nuestras alternativas para reactivar la económica y crear empleo, no parece influir en su percepción de la realidad. Tampoco la movilización ciudadana desde todos los frentes o la oposición política en el Parlamento parecen haber conseguido cambiar esa percepción. Es como si el gobierno hubiese subido a un tren del que ahora no puede o no quieren bajar, teniendo así la coartada perfecta para no ocuparse de los que no le acompañan en el trayecto.

De ahí que el preguntar “mejor para quién” obtenga una respuesta automática: Mejor para quienes van en el tren… porque los demás, vamos de mal en peor.

Ninguna alusión a los parados que no cobran prestación, casi medio millón mayores de 50 años; ni a los 2 millones de familias que tienen a todos sus miembros en paro; ni a que la reforma laboral siga destruyendo empleo y precarizando nuestro mercado de trabajo; ni al drama humano de la malnutrición infantil; ni a que siga ampliándose la brecha entre ricos y pobres; ni a la emigración forzosa de nuestros jóvenes mejor preparados; ni a la extensión de la pobreza y la exclusión social; ni a la ausencia de protección; ni al deterioro de la sanidad, la educación…. Ninguna alusión, en definitiva, a los problemas reales que afectan, de manera directa o indirecta, a la mayoría de los ciudadanos.

Y por supuesto, de Bárcenas y la corrupción, ni media palabra. Parece que Rajoy le ha tomado el gusto a la estrategia mediática por excelencia entre los medios afines: el silencio. Aunque lo va a tener complicado porque el extesorero ya ha empezado a tirar de la manta y parece que irá por entregas. Tiempo al tiempo.

PD: Espero no tener que explicar que lo de lumbreras es pura ironía…

@Manuela_MJ

 

3 Comentarios

  1. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha defendido este domingo en presencia de José María Aznar el rumbo y el ritmo de sus políticas económicas que incluyen reformas “ambiciosas” y de “verdad”, al tiempo que ha advertido tajante que el balance no se puede hacer hasta el final de la legislatura. A su entender, hacerlo ahora “no es justo” y “no conduce a nada”.

  2. Así, en la clausura del Campus FAES celebrada en el municipio madrileño de Guadarrama, Rajoy ha justificado ante Aznar los tiempos de su política económica, le ha recordado que la reforma fiscal de su Gobierno llegará en el primer trimestre de 2014 y no antes y le ha asegurado, eso sí, que sus expertos estudiarán las propuestas tributarias de FAES.

  3. Así, en la clausura del Campus FAES celebrada en el municipio madrileño de Guadarrama, Rajoy ha justificado ante Aznar los tiempos de su política económica, le ha recordado que la reforma fiscal de su Gobierno llegará en el primer trimestre de 2014 y no antes y le ha asegurado, eso sí, que sus expertos estudiarán las propuestas tributarias de FAES.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *