Portada / Democracia / Extremistas útiles

Extremistas útiles

espe

 

Concha Caballero.El País.16/10/2010.

No sé a ustedes pero a mí me mosquea enormemente que todas las semanas haya titulares escandalosos, descalificaciones monstruosas y pornógrafos inconfesos. Antes creía que se trataba de cuatro locos con exceso de adrenalina y de resentimiento, pero ahora veo que actúan en grupo, que definen temas y que marcan estrategias.

Se trata, generalmente, de señores que insultan, arremeten o agreden sin ningún tipo de reparo o de freno. Se precian de no utilizar el lenguaje políticamente correcto. No temen ser calificados de ultraderechistas, machistas o maleducados porque quieren volver a abrir estos territorios ideológicos. Antes eran francotiradores ocasionales, ahora han comenzado a impregnar buena parte de la línea editorial de una serie de medios de comunicación que hasta hace poco presumían de ofrecer una oposición más seria y educada. La cantidad y variedad de estos especímenes, así como la conversión a estas prácticas de nuevos adeptos, me hace temer que no se trata ya de una anomalía o de un delirio individual, sino de una función.

El papel del extremista puede ser de una enorme utilidad, especialmente en la política. Desde tiempos inmemoriales los gobernantes alimentaban grupos extremos para hacer cambiar al público de opinión, al tiempo que aparecían como mediadores ante soluciones extremas. El truco es un tanto forzado pero ha mostrado su eficacia a lo largo de la historia. Ante un problema concreto, un grupo de extremistas desata la paranoia y el delirio para a continuación, el líder político de turno, proponer una solución menos drástica pero que camina en la misma dirección. La dramatización de los conflictos cumple la función de exaltación y de alivio posterior, pero sobre todo, puede cambiar las reglas del juego, alterar los consensos sociales y provocar, en este caso, una derechización creciente de la sociedad.

Pongamos por caso, un conocido juez afirma que tan solo el 2% de las denuncias de violencia de género son verídicas y que el 98% restante son falsas. Sin duda el público no lo creerá, pero (y ahí está la función) tenderá a relativizar la autenticidad de las denuncias y será más proclive a restar importancia a estos criminales atentados contra las mujeres. El ejemplo es válido en casi todos los casos que abordan en su radical y ultraderechista visión de la sociedad, ya se trate de temas de inmigración, delincuencia, derechos de las mujeres, sistema impositivo, memoria histórica o calidad de la enseñanza pública.

Por eso, empiezo a pensar que disparar dialécticamente contra estos personajes, es como hacerlo contra el mensajero. Es más, creo que disfrutan de una morbosa gloria que se nutre de nuestra irritación hacia su mensaje. Como si nuestro enfado fuese el síntoma claro de haber dado en no sé qué diana de feria. Sin embargo, los que obtienen la ventaja política, económica y electoral con estos comportamientos silban y miran para otro lado sin mancharse apenas las manos, pero recogiendo los frutos de tan triste cosecha. Me pregunto si no sería mejor interpelarlos directamente. No comprendo por qué razón nadie le pregunta a Rajoy si está de acuerdo o no con la algarada ultraderechista en su fiesta nacional favorita.

Tampoco es posible entender que no se les coloque en la tesitura de definirse respecto a las denuncias por violencia de género, la escolarización de los hijos de los inmigrantes, la escuela pública o la investigación biomédica. En vez de discutir con la oposición real, se debate con unos fantasmas agrandados por las sombras de la crisis y del malestar social que marcan una agenda oscura de rencores y de regresiones ideológicas. Son extremistas útiles que abren el camino a la derecha a golpe de machetazo a la ciudadanía y a los valores que con tanta dificultad hemos construido. Empieza a ser urgente que el PP, cuyo ascenso al poder facilitan, empiece a responder de todo esto.

2 Comentarios

  1. andalusí libertario

    Lo más triste de todo, es que a aquellos que se han tirado tanto tiempo solidarios con las causas de todos menos con la de su propia tierra; los que no han considerado una prioridad una tasa de paro tercermundista, una falta de comercio, productividad y cultura propias de antes del S.XIX; todos esos que miraban para otra parte cuando la oPpu$ de las JONS iba trepando (financiada con nuestros impuestos), de modo sectario por las más altas jerarquías del estado expañol, utilizando un periodismo títere, una educación inficionada de naZional-catolici$mo, escuelas de “empresariales” y medios de (in)comunicación clerical-fa$ci$ta$… Todas esas camadas negras que saben que los Pueblos, por la incapacidad de los políticos gobernantes-inducida por la Banca y el clero-, se han tragao ya que para garantizar las “colocaciones” sólo hay alguien capaz de garantizar la alternancia y limpiar de parásitos la Junta, sustituyéndolos por los suyos propios. ¡Ahí lo tenéis, no hay duda que se han ganao a pulso a su nuevo señorito! ¡Si os sirve de consuelo, éste, al igual que José Antonio, el falangista de Jerez, por lo menos no es de Madriz, como elegido a dedo por Chaves!:

    http://www.lasmalaslenguas.es/wp-content/uploads/arenas1.jpg

  2. Fernando Sánchez

    Muy de acuerdo contigo Concha, y lo peor es que esto va adquiriendo visos de práctica cotidiana en la creciente mediocridad y simplismo que nos rodea. La táctica del PP no es la de una derecha supuestamente democrática (salvo excepciones que conozco), más bien es la de una ultraderecha heredera de los fascistas nacional-catolicistas o falangista que agazapados salvaron posiciones en la inacabada transición política. No les importa el pueblo,la gente o el país, sólo les importa recuperar “su cortijo” aunque sea quemado. De asesinatos masivos y de fosas comunes, a las que ponen todo tipo de argucias y demagogias para que no se abran, saben mucho.
    Un saludo de un antiguo compañero desde los tiempos de Jaén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *