Portada / Democracia / Historia, historia, historia, por favor

Historia, historia, historia, por favor

Francisco Garrido.

Muchos han confundido el abandono del materialismo histórico con el abandono material de la historia. Una parte importante del progresismo  actual ha perdido el pasado y por eso también el futuro. Cuando  algunos alumnos en la universidad alegan, como justificación de su desconocimiento de hechos históricos relevantes, que ese momento todavía no habían nacido, malo. Volvemos a la perspectiva de un perro: este hueso, este suelo…El inmediatismo, que es el tempo del consumo, nos consume; la simplicidad, que es el lenguaje del marketing, nos devora. Empezamos a no entender nada.

El perro  al menos, como cualquier otro animal no humano, conserva una fuerte memoria genética y epigenética, que nosotros y nosotras  hemos perdido. ¿Qué nos queda  entonces google y  wikipedia? La obviedad de que no hay futuro sin pasado se ha vuelto opaca. La evidencia  de que  no podemos anticiparnos y gobernar los cambios en el ambiente sin el conocimiento del pasado, se ha trucado en oscura. El drama de la desmemoria organizada nos sacude más fuertemente  de lo que estamos dispuestos a admitir. El que no conoce la historia no está condenado a repetirla,  como dijo Santayana, sino a desaparecer.

No estoy hablando del olvido de una historia nacional concreta o de unos hechos específicos; estoy hablando del olvido de la dimensión histórica  que incluye tanto a la memoria del pasado como la previsión del futuro. Es  el olvido del tiempo social, del cronorelato que otorga sentido a los individuos y a los colectivos. El olvido es tan fuerte que hemos olvidado hasta el hecho de haber olvidado. No es pues un olvido sino una amputación de nuestro cerebro social. No nos ocurre  ya  como al poeta que de tanto recordar olvidaba ( “de tanto, de tanto pensar en ti hasta tu nombre he olvidado, mi amor”) más bien lo contrario: de tanto olvidar hemso cosntruido una iamhe alienada de la realidad social. Popper inició la amputación, en su trabajo sobre la Miseria del historicismo, los antidarwinista la han ampliado al mundo natural, Bell la escenifico en la muerte de las ideologías ,Fukuyama la entronizo moralmente,  la televisión y la red la han convertido en carne social.

¿Qué mejor señal de esta amputación que el auge y  el éxito de las novelas históricas? Cuando la historia  no existe como realidad constituyente de la vida social aparece como fantasma imaginario en el campo literario. No buscamos la verdad de los hechos sino el entretenimiento. No aspiramos a saber sino a divertirnos.  ¿Pero cada éxito de una novela histórica no es un grito de nostalgia por la historia perdida? El arte ha permitido siempre el retorno de lo prohibido, un retorno sublime no monstruoso. ¿No es  esto lo que esconde tanto éxito editorial sobre catedrales, reyes, templarios? ¿Y Tolkien?, del que ahora se anuncia su vuelta  al cine, ¿por qué es seguido como una religión a lo largo de todo el mundo desarrollado’. En Tolkien la forma de la novela histórica esta desposeída de todo contenido histórico, es como una mitología “ad hoc”.  Las Tierras Medias y las jerarquías, cuasi biologícas, de la estructura social en Tolkien nos muestra  más la forma  de una novela futurista,  bajo el caparazón de un relato medieval y mítico, que de un relato de fantasia arcaizante. ¿Que hay en el Señor de los Anillos sino el sabor puro del tiempo, sin relación alguna con ninguna forma de encarnación social? No hay historia en Tolkien, pero hay tanto tiempo que nos atrae con  la fuerza de la adicción.Por qué  tenemos mono de tiempo, tenemos síndrome de abstinencia de historia pero no sabemos que lo tenemos.  Y es esa ignorancia la que el mercado aprovecha para hacer caja con la agenesia de nuestros sueños.

Lloramos pues  la pérdida del tiempo social con lágrimas literarias pero pagamos esa pérdida con lagrimas reales. Nadie entiende la crisis actual  si se descontextualiza históricamente. Acudimos  a explicaciones tan inmediatas y simples que son el territorio abonado para la demagogia populista. El desconcierto y aturdimiento que mostramos ante las envestidas neoliberales, tiene mucho que ver con este abandono material de la historia. La potencialidad del cambio social, la perspectiva revolucionario, es  imposible sin la dimensión histórica. Sin la perspectiva revolucionaria el drama del conflicto social (hoy expresado en la crisis metabólica) se convierte en una pesadilla absurda. ¿Cuánta responsabilidad no tiene esta amputación de la perspectiva histórica en la pasividad de muchas gentes ante los abusos neoliberales?

No hay que recuperar  la memoria sino el sentido de la historia y toda la memoria no vendrá por añadidura. Historia, historia, historia, por favor. No tomen ansiolíticos si están deprimidos por la crisis, tomen cápsulas de sentido históricos. No se tiren por  el balcón de su casa sino por la ventana del tiempo histórico. Tenemos mucha más necesidad de historiadores que de psiquiatras. Yo por mi parte, modestamente, no pienso leer ninguna novela histórica  y soy objetor de conciencia a Tolkien, es una cuestión de honor.

4 Comentarios

  1. Tienesmasrazonqueunsanto

    Si leyesemos bien que ha ocurrido desde que Reaagan y M. Tatcher, y antes con el golpe militar de Chile, Argentina, etc., han ido desarrollando en la teoría y la práctica los neoconservadores, sumado a la bienintencionada política de transparencia y cambio inagurada por Gorbachov en la exsinta URSS que supuso la caida del muro, comprenderemos que el mundo basado en el pacto social entre clases ha caido y no por un mundo sin ellas, si no por un mundo en el que una clase social, la de los poderosos, se ha hecho más fuerte. Tan fuerte que esta acabando con toda esperanza en un mundo mejor. Hay que repasar la história de los años setenta y ochenta del siglo pasado para comprender donde esta el origen del mal.

  2. Emilio Pérez Ruiz

    Cada día pienso lo mismo, cuando contemplo la trayectoria de Andalucía y el andalucismo. El análisis es muy acertado, tanto para la sociedad en general, como para la particular andaluza. Habría que escribir una historia detallada de nuestra historia moderna, para entender mucho de lo que nos ocurre, no solo políticamente, sino social y económicamente.

  3. ANDALUSI LIBERTARIO

    Totalmente de acuerdo. Aunque si reparamos en algunas historias chungas que nos hacen tragar por la jeta, comprenderás que el mayor psicothriller de pesadilla o el más sádico y sangriento cine gore para muchos ciudadanos constituye un consuelo:

    http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/40486-el-%E2%80%9Cexpolio%E2%80%9D-social-del-que-no-se-habla.html

  4. Fantástica reflexión. Es tristre (a falta de más vocabulario) que en el momento de la historia humana en que los caminos son más cortos y la información es más accesible, tambien sea cuando parece haber más confusión y desunión. Si seguimos acortando nuestras miras, nuestro mundo tambien se empequeñece. Pero siendo más optimistas, dicho a grosso modo, el hombre/mujer común está “mejor” que nunca en su status social en relación a tiempos pasados. Y aunque hay grandes problemas por solucionar aún, y otros muchos nuevos y otros que se irán creando, parece que vamos por el buen camino en lineas generales.
    No pretendo hacer apología del conformismo, sólo reconocer que las élites que han manejado los engranajes sociales-económicos-políticos (y lo que cada uno considere “su clave”) no lo han hecho del todo mal… Aunque, como bien dices Francisco, el abandono de temas importantes a los que se ha sometido nuestro entretenimiento (la nueva cultura), huelen a la necesidad de ir cambiando las costumbres. Habrá que ir tomando el relevo en el bastón de mando. Lo dejo ya, que me he pasao de revolucionario y no he dicho na de Historia. Sólo un consejo, tampoco te desquicies con lo de las novelas históricas, Bloch en sus momentos malos creo que se decía algo así como que el mejor motivo para estudar la Historia es porque es divertida, y la mejor manera de divulgarla es la novela histórica. Supongo q se referiría a algo más parecido a “Las Dos Dianas” que a “El Código Da Vinci”
    P.D. corrige las erratas (párrafo 3, linea 7 hmos) y un par más creo.
    Espero que seas muy leido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *