Portada / Acción y Cooperación política / Joseph Dietzgen (1828-1888)

Joseph Dietzgen (1828-1888)

 

Francisco Garrido.Estoy leyendo  “La esencia del trabajo intelectual”, un ensayo materialista sobre la evolución del conocimiento humano y las relaciones entre  pensamiento, experiencia social , ciencia y socialismo. Es un texto tan sugerente como riguroso,  por el que transitan desde  los pensadores griegos y los grandes del idealismo alemán hasta los trabajo en fisiología o en ciencias de la  naturaleza de su época. El autor es Joseph Dietzgen, no es un académico, ni un filósofo mundano; es un obrero manual, alemán,  socialdemócrata, ateo y  materialista.

Los  trabajos teóricos  de  Dietzgen  sobre filosofía o teoría de la ciencia están estrechamente vinculados con su apuesta política por el socialismo científico. La separación entre pensamiento, ciencia y acción revolucionaria no tiene sentido en la cultura en la que nace y se desenvuelve Joseph Ditzgen:

“Esto significa que  el  mundo futuro  tiene en el mundo de hoy una existencia  de hecho tan material como la existencia del polluelo en el huevo. Aunque haya animado vigorosamente su crecimiento hasta ese punto, el socialismo comunista de presente es menos un partido político que  una escuela científica” (La esencia del Trabajo intelectual).

En estos momento escuchamos muchas quejas de aquellos que lamentan, y con razón, el divorcio entre ética y política en el seno de la izquierda; ¿pero alguien ha oído algún lamento por la  división entre ciencia y acción política transformadora? A la izquierda le sobre moralina y le faltan ideas y fundamentos empíricos para la programación  y para la  acción. Más ciencia y menos buenas intenciones, más conocimiento y menos utopías. Sólo la ecología política, y dentro de ella el ecosocialismo, sigue manteniendo viva la alianza entre ciencia y revolución. El mundo que  vendrá  ya está aquí en forma larvaria, no es ninguna utopía. Olvidamos muy a menudo que  los utópicos son los neoliberales  cuyo proyecto es la nada de la autodestrucción. Gran parte  del pensamiento actual de la izquierda social está infestada de virus religiosos e idealistas (memes diría Dawkins) como el concepto de utopía.

Joseph Ditzgen  influyó en Engels y en Lenin. Pensó y escribió sin necesidad de  títulos académicos. Era humano y libre, tenía pues todos los recursos que son necesarios  para pensar y actuar. Es bueno anotarlo, ahora en que cierta  izquierda vive permanentemente  en el Kindergarten de la irresponsabilidad  intelectual y la moralina idealista. Leer de nuevo a Ditzgen nos recuerda que nuestros sueños son más reales que su  contabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *