Portada / Democracia / Juicio “caso Marta del Castillo”: comienza el espectáculo

Juicio “caso Marta del Castillo”: comienza el espectáculo

Vermeer,_Johannes_-_Woman_reading_a_letter_-_ca__1662-1663

 

Francisco Garrido. 19/10/2011.El dolor colectivo  y la rabia  contenida  ante el  asesinato y la desaparición  de esta muchacha; el sufrimiento inagotable e inimaginable de los padres y familiares; el drama terrible que reflejan las miradas banales de los asesinos y sus cómplices; la desorientación de la policía; el estupor de los jueces: todos son los actores de un abominable  espectáculo mediático que acaba de comenzar.

Parece como si Marta haya tenido que morir y Miguel haya tenido que matar  por el bien del aumento de la audiencia.  Como en las viejas mitologías sacrificales   todo ha de ocurrir para  que se cumpla el dictum del dios consumo. Los medios han aprovechado  que el cadáver no ha aparecido, caso abierto,  para crear una percha-relato de la que colgar todo tipo de  obscenidades sentimentales.

Los padres y familiares participan en el macabro show  porque piensan  que  así se mantendrá la presión sobre la policía y las autoridades y el caso no caerá en el olvido. Un error, un compresible, un doloroso error. Así no se hace justicia, así se montan la industria del consumo de experiencias interfectas. Es la vieja economía moral del escándalo: “que bien  yo no soy tan malo”, “que afortunado soy a mi  no me pasan esas cosas”. De la economía del escándalo solo surge la liturgia de la venganza mas irracional y arbitraria, nunca la justicia.

Marta ha sido asesinada de verdad y esos padres sufren en la barriga, en el corazón, en los huesos un dolor tan real que los medios solo pueden distorsionar. Miguel ha asesinado de verdad y el recuerdo de ese acto sólo le abandonará  después que la memoria. Nadie ha muerto, nadie sufre, nadie mata para que usted, o usted, o usted también, tenga el derecho de vivir experiencias gratuitas en el salón de su casa o en la barra de un bar. No existe ningún derecho a la pornografía sentimental. Si existe el derecho a la intimidad, al respeto al dolor ajeno, a la privacidad de los sentimientos, a la justicia. Todos esto derechos están siendo violando y pisoteando por cámaras  y micrófonos.

El consumo mercantilizado de experiencias  es la antítesis de la literatura, como un actor es lo contrario a un estafador. El actor quo actor nunca miente. La literatura quo literatura  nunca engaña. El arte es catártico y liberador: nos hace mejores. El consumo de experiencias es obsceno  y morboso: nos hace peores. Consumir experiencias límites  representa uno de los grados más altos de cosificación de la vida humana que se puede alcanzar: es una forma invertida de fetichismo de la mercancía. El tiempo y el acontecimiento humano convertidos en cosas comestibles.

El espectáculo  ha comenzado, los “buitres políticos” de la “cadena perpetua”  y la “pena de muerte  ya están también revoloteando el juicio. Ya han convertido a la  víctima en legislador ahora van a convertirla  en un híbrido entre actores reality show y personaje de video juego. Pero lo real es que las victimas van a volver a ser victimas esta vez del  espectáculo. Los medios de comunicación convencionales ( prensa, radio, TV) son cada vez más  una amenaza para la democracia y un atentado contra la salud mental de la ciudadanía.

2 Comentarios

  1. ANDALUSI LIBERTARIO

    “LA MISERIA ESTA CERCA DE LA BARBARIE” En vez de discutir problemas acuciantes que afectan a la colectividad, la “sociedad del espectáculo” cañí necesita REALITY SHOWS y mucho FURBO (pronto seguro que algún nuevo “Lute”), para que no miremos a los señores del castillo, dejando que sus meretrices políticas y sus “periodistas” triperos les hagan el TRABAJO SUCIO de desvíar la atención o confundir a la ciudadanía, con el objeto de que pueda evadirse de su terrible realidad cotidiana, mientra otros EVADEN a placer y nos saquean…

    Hasta algún predicador, de esos yanquis tan histriónicos, sin necesidad de ser un gran intelectual, lo sabe:

    http://www.youtube.com/watch?v=SWMYvRjsrsc&feature=results_video&playnext=1&list=PL1790D3BB2C9F7617

  2. Buen análisis del culmen de la corrupción y la ignominia de una sociedad que hace tiempo perdió el rumbo.

    Otro timonel para esta nave sólo puede nacer de la interrogación colectiva: quiénes somos, a dónde vamos.

    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *