Portada / Andalucismo / La izquierda de la izquierda conforme se entra a la derecha…

La izquierda de la izquierda conforme se entra a la derecha…

El_grito_andaluz

 

Francisco Garrido.

Empiezo ya a estar cansado de esos que están todo el día buscando algo que asemeje al gobierno andaluz con el gobierno de Rajoy. Le tienen puesto no ya la lupa sino el microscopío a la política andaluza para que les cuadre sus esquemas oportunistas de competencia sindical o partidaria. Asimilan derecha e izquierda, Rajoy y Griñan, Cospedal y Valderas, CCOO y la CEOE. Si la derecha (PP y UPYD) , como escribía Raúl Solis, han  transformado a ETA  en la organización de masas  más grande de la historia (casi todos somos de ETA). La izquierda de la izquierda ha hecho del neoliberalismo la  verdadera “casa común” en la que estamos todos , todos los que no somos ellos; esa pequeña isla de revolucionarios profesionales.

Para ellos todo es igual, igual de malo; todos son reaccionarios, corruptos.  Da igual lo que hagan, pues hagan lo que hagan (decreto de vivienda, comedores, etc) todo será poco o peor aún todo será una estrategia de engaño sibilino. Como en aquella frase sobre la prensa, ningún hecho le va a estropear el esquema  ideológico falsario que manejan  y detrás del cual subyacen intereses materiales muy específicos. No olvidemos que esta “izquierda de la izquierda conforme se entra a la derecha” es también una “izquierda mendicante” que vive a la sombra de ayutamientos, diputaciones, proyectitos .

Es la misma izquerda  que considera al Rector de la universidad de Sevilla un agente de la Troika disfrazdo de físico sevillano y le monta candidaturas en contra para rescatar a la universidad de Sevilla de las garras neoliberales. En el fondo añoran a Monago (presidente del gobierno extremeño sostenido por una IU que está tan en la vanguardia de la izquierda que se ha pasado a la barricada de la derecha) y desearían que en San Telmo estuviera Javier Arenas. Tienen un estilo de hacer política  a  lo Pérez-Reverte, ya saben, me ahorro los epítetos. Pedro J. es su profeta y la edición del diario El Mundo los trata de maravilla.

Han puesto al gobierno andaluz en su punto de mira (en eso, otra más) coinciden con el PP. Buscan y buscan similitudes con el gobierno de Madrid  para que les rimen los pareados en la manifestaciones. Cada semana anuncian desahucios provocados por la Junta de Andalucía  ( si la consejería es de IU mejor todavía) o le adjudican al gobierno andaluz la responsabilidad de  los recortes que dicta  eje Madrid/Berlin. Han llegado  a difundir  noticias sobre la privatización de la sanidad   pública andaluz, mintiendo como sólo lo sabe  hacer Cospedal.

Atacan al gobierno  PSOE-IU por qué es un ejemplo no ya de que se están haciendo cosas, que se están haciendo aunque mucho menos de lo que sería posible y deseable; sino de que se pueden hacer muchas cosas desde la coordinación entre  movimientos, organizaciones e instituciones. El gobierno andaluz es un mal ejemplo para su visión delirante de las estrategias políticas.

Están instalados en un momento  de la historia  que ya ha pasado cuando la opulencia consumistas permitía que la confrontación política fuera un juego de esgrima retórica. La crisis, cual nuevo Arrigo Sacchi, ha “achicado los espacios de la acción política” y ha reducido  la distancia entre la toma de decisiones políticas  y sus efectos sociales. El tiempo que trascurre entre que el gobierno anuncia  una norma y los efectos sociales de la misma es ahora mucho más corto. Un ministro habla y se recortan servicios básicos o se eliminan prestaciones sociales.

Ese “achique de espacios de la política” tiene una repercusión social enorme. La gente que está sufriendo la crisis no va a permitir que se siga jugando a la política magnificando las diferencias y ocultando las coincidencias de una izquierda cuya unidad es  una exigencia civilizatoria. Millones de ciudadanos y ciudadanas han descubierto con dolor e indignación que la política es real y tiene consecuencias reales en sus vidas. La izquierda de  la izquierda no se ha enterado y sigue jugando a atacar más a aquel con el que mas coincide. Se equivocan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *