Portada / Democracia / Las consecuencias mundiales de la decadencia de Estados Unidos

Las consecuencias mundiales de la decadencia de Estados Unidos

tio sam
Immanuel Wallerstein. Fernand Braudel Center, Binghamton University.18/08/22011.
Hace una década, cuando yo y algunos otros hablábamos de la decadencia de los  EE.UU. en el sistema-mundo, nos encontramos, en el mejor de los casos,  con condescendientes  sonrisas por  nuestra ingenuidad. ¿No eran acaso  los Estados Unidos la única superpotencia, presente en los rincones más remotos de la tierra, y capaz  de salirse con la suya casi siempre? mayoría del tiempo? Esta fue una visión compartida a lo largo de todo el espectro político.

Hoy en día, la opinión de que los Estados Unidos están en decadencia , es una banalidad. Todo el mundo lo dice, a excepción de algunos políticos de los EE.UU., que temen ser culpados por las malas, por  hablar. El hecho es que casi todo el mundo cree hoy en día en la realidad de esta  decadencia.

¿Cuáles  eran las consecuencias mundiales  de esta decadencia es algo mucho menos discutido. Esta caída de la hegemonía  americana  tiene raíces económicas, por supuesto. Pero la pérdida de un cuasi monopolio del poder geopolítico, que los Estados Unidos han hasta ahora  ejercido, tiene importantes consecuencias políticas en todas partes.

Vamos a empezar con una anécdota narrada en la sección de negocios del New York Times el 7 de agosto. Un gestor de fondos en Atlanta “, pulsa el botón de pánico” en nombre de dos clientes adinerados que le ordenaron  vender todas sus acciones e invertir el dinero en un fondo . El gerente dijo que, en 22 años de  negocios, nunca había tenido una solicitud de este tipo. “Esto no tiene precedentes”. El periódico llamó a esta situación  el equivalente a la “opción nuclear” de a Wall Street . Esto Iba en contra de los consejos  tradicionales de actuación en las  oscilaciones  del mercado.

Standard & Poors redujo la calificación crediticia de los Estados Unidos de AAA a AA +,  algo también “sin precedentes”. Pero esta era  sólo una acción muy tímida. La agencia equivalente en China, Dagong, ya había reducido la solvencia EE.UU. en noviembre pasado a A +, y ahora la ha reducido a A-. El economista peruano, Oscar Ugarteche, ha declarado que los Estados Unidos son  una “república bananera”. Él dice que los Estados Unidos “ha elegido la política del avestruz, con la esperanza de no asustar a la esperanza [de mejorar].” Y en Lima la semana pasada en la reunión de  los ministros de Finanzas de los estados de América del Sur han estado discutiendo con urgencia la mejor manera de aislarse de los efectos de la decadencia económica  de los EE.UU..

El problema para todos es que es muy difícil aislarse de los efectos de la decadencia de EE.UU.. A pesar de la gravedad de su declive económico y político, Estados Unidos sigue siendo un gigante en el escenario mundial, y todo lo que sucede provoca  todavía grandes olas en todas partes.

Sin duda, el mayor impacto de la decadencia de EE.UU. es y seguirá siendo en los propios Estados Unidos. Los políticos y los periodistas están hablando abiertamente de la “disfuncionalidad” de la situación política de EE.UU.. Pero, ¿qué otra cosa podría ser menos  disfuncional? El hecho más elemental es que los ciudadanos de EE.UU. se han visto sorprendidos por el mero hecho de la decadencia. No es sólo que los ciudadanos de EE.UU. están sufriendo considerablemente la caída, y tienen un temor profundo de que van a sufrir aún más a medida que pasa el tiempo. Ellos han creído  profundamente que los Estados Unidos era la “nación elegida”, diseñada por Dios o la historia como la nación modelo del mundo. Todavía hoy  el presidente Obama ha proclamado  de que los Estados Unidos siempre serán un país  de “triple A”.

El problema para Obama, y para todos los políticos norteamericanos,  es que muy pocas personas lo creen todavía. El choque  entre el orgullo nacional y la propia imagen es formidable, y es repentino también. El país está haciendo frente muy mal a esta crisis. La población busca chivos expiatorios y ataca  de forma  violenta, y no demasiado inteligente, en las fiestas al presunto infractor. La última esperanza parece ser  encontrar que  alguien tenga  la culpa, y por lo tanto la solución es cambiar a las personas con autoridad.

En general, las autoridades federales son vistas como los culpables ; el presidente, el Congreso, los dos grandes partidos. La tendencia es muy fuerte hacia el aumento  de armas individuales y de una reducción de la participación militar fuera de los Estados Unidos. Culpar  de todo a la gente de Washington lleva a la inestabilidad política y  a las luchas intestinas locales, cada vez más violentas. Los Estados Unidos hoy en día es, yo diría, una de las entidades políticas menos  estables en el sistema-mundo.

Esto hace que los Estados Unidos sea un país cuyas luchas políticas no funcionan, pues  ya no  puede ejercer mucho poder real en la escena mundial. Por lo tanto, hay una caída importante en la creencia en los Estados Unidos, y su presidente, por los aliados tradicionales de EE.UU. en el extranjero, y por la base política del presidente en su casa. Los periódicos están llenos de los análisis de los errores políticos de Barack Obama. ¿Quién puede negarlo? Yo podría  incorporar fácilmente en la lista de docenas de decisiones que Obama ha tomado, y que  en mi opinión, estaban equivocadas; cobarde, y a veces, francamente inmoral. Pero me pregunto si, de haber tomado todas las decisiones mucho mejor ,  aquellas que sus base sociales  pensaban  que debería haber tomado, ¿habría implicado una gran diferencia en los resultados?. El declive de los Estados Unidos no es el resultado de malas decisiones de su presidente, sino de realidades estructurales en el sistema-mundo. Obama puede ser el individuo más poderoso en el mundo todavía, pero ningún presidente de los Estados Unidos es o podría ser hoy tan poderoso como los presidentes de antaño.

Hemos entrado en una época de fluctuaciones agudas, , constantes y rápidas –(los tipos de cambio de moneda, las tasas de empleo,) en las alianzas geopolíticas y en las definiciones ideológicas de la situación. El alcance y la rapidez de estas fluctuaciones conduce a una imposibilidad de predicciones a corto plazo. Y sin una razonable estabilidad de corto plazo (tres años o menos) en las predicciones, la economía-mundo se paraliza. Todo el mundo tendrá que ser más proteccionistas y aislacionista. Y el nivel de vida bajará. No es un cuadro bonito. Y aunque hay muchos, muchos aspectos positivos para muchos países debido a la decadencia de EE.UU., no es cierto que, en el balanceo salvaje  de la embarcación del mundo, otros países, de hecho, sean capaz de sacar el beneficio que esperan de esta nueva situación.

Es hora de realizar  análisis más rigurosos  a largo plazo, con juicios morales mucho mas claros acerca de lo que el análisis revela. Es hora de  mucha más acción política efectiva , en los próximos 20-30 años, para crear un mundo  con un mejor sistema que en el que   todos estamos atrapados en la actualidad.

Traducción P36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *