Portada / Feminismo / Las mujeres le dedican casi cuatro veces más tiempo al hogar y la familia que los hombres

Las mujeres le dedican casi cuatro veces más tiempo al hogar y la familia que los hombres

hombres

 

Francisco Garrido.

Acaba de publicarse la Encuesta de Empleo del Tiempo del INE para los años 2009-2010. El  resultado, en cuanto a reparto  de las cargas  del  hogar y la familia, es que los hombres dedican  1,50 horas diarias  a este trabajo  mientras que las mujeres  dedican 4,03 horas ¡Casi cuatro veces más¡. Contrasta esta cifra con los datos de la  misma encuesta   del año 2003  pues  entonces   los hombres dedicaban  2,08 diarias   al trabajo doméstico,  y las mujeres 4.45 horas, algo más del doble sólo.

Estos números muestran que sigue existiendo una muy injusta distribución del trabajo oculto del hogar y la familia entre hombres y mujeres.   Indican también, en una segunda lectura,  que la crisis ha repercutido negativamente en esta distribución del trabajo doméstico  aumentando  la desigualdad del reparto horas  ( del doble a  casi el cuádruple) entre los géneros.

La encuesta refleja que  el desequilibrio de género  es tan fuerte, y la presencia del hombre tan emisiva en el trabajo doméstico,  que las mujeres  divorciadas (4,14 horas) y las viudas (4,06 horas) le dedican  menos tiempo, más de una hora menos,  que las mujeres casada (5,22 horas) que son las que más tiempo  emplean en  el hogar y la familia. Estos datos hacen pensar  que la contribución del hombre es menor aun a la declarada  pues la  presencia  del hombre en la  familia  genera una hora más de trabajo al día que tiene que sostener  la mujer (un incremento de más de  un 25% de tiempo).

Las mujeres que están en la franja  de ingresos superiores  a 1200 e inferiores a 3000 euros mensuales están en  4,20 horas , es decir   0,18  minutos  por encima de la media que es de  4,04 horas  al día . Las mujeres con estudios medios están en la media de horas  y las que tiene estudios superiores no están tan lejos de la media ( 3,35 horas). Ese pequeño diferencial  debe  ser  cubierto por el trabajo doméstico  asalariado de otra mujer de menor formación e ingresos. Las mujeres activas dedican  un 4.08 mientras que las no  activas  muy poco mas  tiempos (4,42 horas) .

Esta desigualdad  en el reparto de las cargas de la  producción de las condiciones  sociales  (biofísicas, emocionales  y materiales)  de la reproducción social es un tremendo hándicap para  la igualdad de género y un enorme derroche de capital humano. Hasta que no se reduzca  drásticamente  este tipo de desigualdad  las condiciones desfavorables para las mujeres seguirán persistiendo. En las distintas franjas de edad son  las menores de 25 años (anteriores al matrimonio) cuando la carga es más pequeña (1,46 hora). Mientras que entre 45 y 64 años  es cuando la carga es mayor ( 4,48%). En esta franja de edad las mujeres siguen activas laboralmente y además tienen que asumir  el cuidado  de los familiares  ancianos. Las franjas horarias en que se destina las horas de trabajo a la familia y el hogar indican que después de los horarios laborales comunes se sigue manteniendo, a diferencia  de otras  actividades, una fuerte dedicación de tiempo (un 22% a las 15 horas y un 28% a las 20 horas)  Todos estos datos nos demuestran que muchas mujeres tienen que compatibilizar el trabajo  doméstico con el trabajo exterior y que la cifra de horas de trabajo doméstico asalariado sigue siendo muy pequeña. Las mujeres sufren pues una doble carga laboral que consolida  una relación desigual profunda. Esta desigualdad  oculta   explica la pertinaz   perduración  del  “techo de cristal”  y la sobrecarga de malestar que han de soportar las mujeres  por su incorporación al mercado de trabajo regular.

Estos datos también explican porque son las mujeres las que  inician mayoritariamente  tantos las demandas de separación como las de  divorcio ( el 75 % de las demandas  de separación   y el 65 % de las demandas de divorcio) . Cuando desparecen los vínculos  afectivos o estos se reducen,   el negocio del matrimonio deja de ser rentable  para las  mujeres visto  el reparto de cargas familiares. . La respuesta de la separación o el divorcio es una estrategia racional  de reducción de costes   inútiles en el trabajo doméstico por parte de la mujer .Con el divorcio las mujeres ganan más de una hora al día  de tiempo .De las viudas no hablamos `pues suponemos que las causas de la viudedad se deben a motivos ajenos a la voluntad de la viuda

En resumen la Encuesta de Empleo del Tiempo del INE para el 2009-2010 deja claro varias cuestiones en la distribución   del uso del tiempo  entre hombres y mujeres en el trabajo  del hogar  y la familia:

  1. Que sigue existiendo una distribución muy desigual, casi el cuádruple de horas, dedicado por hombres y mujeres al trabajo familiar y doméstico.
  2. Que la crisis ha  contribuido  a aumentar esta desigualdad  (del doble al cuádruple) al reducirse  la renta  disponible para contratar  a empleadas  de hogar.
  3. Que los hombres son una carga que incremente más de un 25 % las horas   el tiempo que las mujeres tiene que dedicar diariamente  al hogar y la familia.
  4. Que las mujeres tienen que soportar una doble jornada laboral fuera y dentro del hogar.   

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *