Portada / Democracia / Lo que está pasando en Túnez

Lo que está pasando en Túnez

mujjer tunecina

 

Francisco Garrido.

Creo que no somos conscientes de la importancia que tiene lo que está ocurriendo en Túnez. La exitosa revuelta popular  y ciudadana  contra la dictadura  es  un punto de inflexión en el devenir del mundo árabe e islámico dese la revolución iraní. Aquella revolución dirigida por la teocracia chiita supuso el fin del sueño de una modernización democrática en el mundo islámico..A partir de ese momento  todo era ulemas, rezos, mujeres cubiertas con velos, violencia y mucho ¡Alah guabar¡ por doquier . El socialismo árabe nasseristas,  el baazismo, los movimientos anticoloniales  al estilo del FLN  argelino o una OLP laica e izquierdista  entraron en barrena. Los guardianes de la fe sunita (Arabia Saudí) o Chiita (Irán)  fueron tomando  el control de todo frente de rechazo a la modernización y expolio occidental. Desde Hamas en Palestina, a los taliban en Afganistán, pasando por los Hermanos Musulmanes en Siria y Egipto, el FIS en argelino o Justicia y Caridad en Marruecos  toda la geografía del maestra y la rebelión islámica está encabezado por  organizaciones teocráticas, misóginas y muy reaccionarias.

Occidente, especialmente Estados Unidos e Israel, podía respirar tranquilos lo habían conseguido: habían acabado con cualquier posibilidad de modernización democrática y de socialismo  desde el magreb  al mogreb islámico.  Ahora, contra enemigos tan repugnantes morales como Jomeini o Bin Laden, todo estaba justificado. Incluso mantener  y auspiciar  dictaduras como, la de Túnez .Marruecos, Libia, Egipto,  Pakistán, Argelia y otras. También quedaban justificados las matanzas y chulerías de Israel, los ataques preventivos o las guerras genocidas como las de Irak  y Afganistán. Había que elegir entre la modernización imperfecta de los gobiernos títeres  pro-occidentales (como el de Túnez) o  la barbarie de los barbudos islamistas. Esto era lo que había estado buscando Israel cuando apoyaba a Hamas frente a la OLP , o   Reino Unido y USA  en su apoyo a Araba Saudí para que extendiera re el islamismo por medio de la Daw’a al islamia.  Al Queda  es un producto directo de la Daw’a al Islamía , y del control de esta por pate de los wahabitas saudíes.

Como  María Barranco en una película de Almodóvar podríamos preguntarnos, pero al revés; “¿Qué le ha hecho el mundo árabe a occidente para que lo trate tan mal?”.  Nada y todo. Si descontamos que el islam ha sido la otra forma  del control occidental del mundo y por tanto rival del occidente ( el islam es más  occidental que el cristianismo); nos encontramos con lo que el economistas  llaman “la maldición de los recursos naturales” (aqui).  Occidente necesita los ingentes recuso naturales, básicamente energéticos,  que se encuentran  en el mundo islámico y los necesita a bajo precio. El islamismo integrista es una amenaza para esta pretensión pero también una oportunidad de intervención definitiva. Occidente sabe que dada finitud y carestía de esos recursos naturales no hay intercambio justo posible, sólo queda el expolio. La mayor amenaza para el expolio  occidental son regímenes democráticos, laicos  e igualitarios en esto países. Regímenes contra los cuales no hay legitimación alguna para actuar militarmente o con dictaduras protegidas.El escandaloso silencio de las  diplomacias occidentales, incluida la española, ante la dictadura  argelina y el genocidio que el ejército argelino práctico contra el FIS y contra   la población rural es un buen ejemplo de esta actitud. Los recurso de gas natural  y petróleo argelinos son imprescindibles  para la Unión Europea, con las cosa de comer no se juega.

El fracaso del socialismo  y de la modernización en los países árabes tiene raíces comunes con el fiasco del “socialismo real”(ausencia  de democracia , de mercado y de Estado de derecho más un irracional productivismo)  pero  tiene  también  causas propias como  es no haber cortad la cabeza a la hidra del islamismo.  Muchos revolucionarios árabes creyeron que el islamismo era o  políticamente neutral o incuso colaboracionista con la revolución democrática y social, cuando en realidad era exactamente lo contrario. Sovietización institucional  e islamismo cultural eran un coctel que solo podría favorecer el fracaso social y económico y la  la  emergencia  de la contrarevolución islámica.  

El precio de mantener vivo al islamismo  fue una estructura social y cultura medieval  cargada de “huevos de serpiente”  que más temprano que tarde terminaría devorando cualquier avance de las libertades y los derechos civiles.   Las mujeres, más del 50% de la población fueron, y son,  la grandes sacrificadas en esta aventura de hombres barbudos, beatos y chillones. Las consecuencias no se dejaron esperar pues la unión del islamismo cultural  con la ausencia  de democracia  y la  marginación  de las mujeres llevó a un irracional crecimiento demográfico que hacía imposible cualquier planificación y  creaba el caldo de cultivo idóneo para la   penetración del fundamentalismo. Y occidente favorecido todo que podía esta reducción asfixiante  de  alternativas: o fundamentalismo  islámico o dictadura corrupta. Todo cambio  consistía  en  un golpe o invasión militar pagada, sino ejecutada, desde occidente (Afganistán , Iraq, Argelia)  o revueltas , terrorismo y  guerrilla islamista.

Esta alternativa entre dictadura corrupta occidental o islamismo fundamentalista  se ha roto en la revuelta de Túnez. Millones de persona han reclamado ser ciudadanos y dejar de ser  súbdito de sátrapas con corbata o con turbante. Millares de mujeres sin velos, ni burkas han gritado “libertad, igualdad y fraternidad”. Millares de hombres, sin  rezos ni dinero,  han luchado pacíficamente en las calles. La multitud, especialmente los jóvenes y las mujeres,  sin han dicho basta a la corrupción, a la miseria, al indignidad. En Túnez, tan andalusí,  ha nacido una luz  para el mundo árabe que puede eclipsar la siniestra sombra de las mezquitas y de los bancos. Esa luz tiene muchos enemigos en los bandos en contienda. Ni  al occidente capitalista, ni  a sus dictaduras títeres, ni a  las teocracias gobernantes, ni al fundamentalismo  le interesa lo más mínimo que esta luz ilumine  una revolución democrática árabe. La tendica que se incio en Iran  ha sufrido su primera quiebra. No sé que va  ocurrir ahora, ni qué futuro le espera a esta bellísima  epopeya  ciudadana. Solo espero y deseo   que  la contagiosa pasión por la libertad y la igualdad, que el  humanísimo odio a los dioses y sus clérigos  se expanda por el mundo árabe.

9 Comentarios

  1. Hola,

    Buen artículo, me ha gustado mucho. Lo único que te aconsejo, es que releas el articulo y corrijas los errores que hay. En algunos momentos resulta dificil saber qué es lo que se dice.

    Enhorabuena de nuevo. Un saludo

  2. A “Científico” totalmente de acuerdo. La inversión pública en fuetnes renovables es una apuesta estrtégica..

  3. Buen artículo. Gracias. Dices que Occidente necesita los ingentes recuso naturales, básicamente energéticos, que se encuentran en el mundo islámico y los necesita a bajo precio.Occidente sabe que dada finitud y carestía de esos recursos naturales no hay intercambio justo posible, sólo queda el expolio. En realidad hay otras fuentes de energía: solar, eólica, hidráulica, geotérmica, y otras muchas más que se están investigando. Me parece “normal” que las empresas que buscan solo su propio interés y beneficio traten de explotar las energías más “baratas” (relativo porque el precio lo fija el mercado) e intente vetar la competencia. Pero el estado (o sea todos los ciudadanos) deberíamos velar porque las energías fueran también no contaminantes porque el coste de la descontaminación lo pagamos todos. E igual que el estado invierte en escuelas, hospitales, juzgados y policía para tener una buena educación , buena atención, justicia y seguridad, y por cierto, también se invierte en infraestructuras como las carreteras; por qué no invertir en infraestructuras de energías limpias y saludables que no contamiene y amenacen nuestra salud.

  4. No sólo los gobiernos o las cancillerías. Jamás de los jamases los izquierdistas siempre con la boca llena de la palabra mágica: democracia, prestaron ayuda a los izquierdistas demócratas árabes. Jamás. En este país todo el mundo agradece a la socaldemocracia alemana que ayudara decisivamente a su partido hermano español, el PSOE, infundiéndole fuerza, moral, pero sobre todo económica, para que pudiera situarse en buena lid con las fuerzas oscuras de la dictadura. Hoy ya sabemos por qué. Pero respecto al mundo árabe, ese mismo PSOE, esa socialdemocracia alemana y tutti cuanti prefirieron siempre apoyar a todo Franco que se alzó con el poder con tal de poder mantener sus empresas nacionales saqueando los recursos. Los islamistas es lo que tienen, que dan mucha cobertura justificativa. Menudos malnacidos, ambos, mano a mano en el malnacimiento, islamistas y socialdemócratas europeos.

  5. Sí, mi querido Paco; pero no te olvides antes de cortar las cabezas de los desheredados, con barba o sin ella, y de los que tienen nada, que casi nunca suelen tener la posibilidad de elegir. ¿Es que crees que los fontaneros de las cloacas parafascistas de Francia, el Mossad y la CIA van a tolerar algo que se parezca a una democracia formal? Sabemos de sus métodos sobradamente. Primero han fracasado imponiendo su clásico “divide y vencerás” en Iraq, donde tras más de mil años de coexistencia, de repente a los “sunnis” les da por despanzurrar chiítas por sus mezquitas, coincidiendo -¡qué casualidad!- con el fiasco de la ocupación norteamericana y un creciente clamor mundial por el abandono de ese sórdido teatro de guerra, cuyos únicos beneficiarios son el lobby petrolero-armamentista e Israel. Por si no fuera poco, a pesar de que los musulmanes tienen prohibido coránicamente la violencia en lugares sagrados de las “gentes del Libro”, con todo el cinismo mediático de los que se saben en la más total impunidad, ahora sarracenos malísimos de la morería binladénica, se dedican a… ¡reventar iglesias! Los filosionistas del tipo de Henry-Levi o los nacional-católicos sin pudor ya proclaman la autoría antes que la policía o los jueces, sobre todo si ayuda a que al estado de Israel sigan fluyendo dólares en abundancia y a que los inmigrantes explotados magrebíes sigan estando, en el invernadero o el prostíbulo, dóciles y serviles…

    ¿De verdad piensas, compañero, que se va a tolerar por esos turbios poderes ocultos una República Independiente en el Magreb…? Hoy precisamente cuando las oligarquías financieras que nos expolian van a saco, con muchísimos menos motivos que en los tiempos de Abdel-Krim al-Jattabi, aquel “barbudo” tan admirado en su heroísmo revolucionario por los mismísimos Ho-Chi-Ming y Ernesto “Ché” Guevara… ¿te acuerdas?

    Y con respecto al fracaso del feminismo en Túnez nada tiene que ver con rancios fundamentalismos, sino con la que se presentaba como su adalid, la mujer del ex-presidente y cabeza visible del clan de los Trabulsi, corrupto hasta la médula. Cualquier mujer con una mínima dignidad en Túnez odia parecerse a ese engendro arribista sin escrúpulos.

    Por último, mi noble Curro, “al-Qaeda” no es ningún “producto del dawa al-islamía” o de la difusión del Mensaje coránico, al que los musulmanes tiene derecho, al menos, como los mormones o los testigos de jehová al suyo (sin su pesantez, claro). Por desgracia no el mismo que el catolicismo en este Estado que se presume de “aconfesional” y en Sem.Santa, por ej, dice lo de Fraga: “la calle es mía”; por no hablar de “conciertos” educativos y subvenciones. Esos sí ejercen de “clérigos”, los que quieren parecerse a ellos -figura ajena a la Sunna- van de vocacionales a ver si les ponen un quiosquito.

    Ese bodrio mal parido de “al-Qaeda” no sólo sabe Michael Moore -su documental del 11-S es antológico- que se trata de un MONTAJE, al analfabeto árabe menos avisado no se le oculta la farsa para justificar al Imperio USA o los intereses de sus títeres, como Israel o Arabia Saudita, sus grandes amigos y aliados. El lamentable papel de la UE semeja al de barragana consentidora de sus tropelías. Por suerte la Civilización de las “Mil y Una Noches”, Omar Kheiam, Samarcanda o Al-Andalus no fue improvisada por manidos dioses de barro ni por curitas con chilaba, como pretenden algunos para consumo interno de “convencidos”.

    Aunque no hay duda, se trata de una “bellísima epopeya ciudadana”. Ojalá (o In sha’ Allah) que dure algo más que otra que fue aniquilada precisamente un once de septiembre, no el único que publicitan ‘ad nauseam’, sino el aciago día del bombardeo del Palacio de la Moneda y la muerte de Salvador Allende.

    Y aunque a los andaluces nos sea negada por tanto cafre e hipócrita la emancipación, donde nuestros hermanos fueron deportados hace ahora cuatro siglos, tal vez podamos ver siquiera un instante allí abrirse las hermosas y “grandes alamedas por donde pase el hombre libre”…

    Habrá merecido la pena haberlo vivido.

  6. Quizas por ser una dictadura de caracter laicista instalada desde hace cincuenta años ha producido una reacción no integrista (hasta el momento). Confiemos que los tunecinos tambien consigan una sociedad democrática, laica y que acabe con la corrupción.

  7. Magnifico, gracias. Eugenia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *