Portada / Democracia / Los cabreados

Los cabreados

cabreado

 

Francisco Garrido.09/01/2012.

Hay un nuevo tipo de cabreado, que no indignado, al que  lo único que no le  molesta es molestar… No sé, pero  creo que seguro conocen a algunos…Son esos a los que les ha dado por los coches oficiales, los sueldos de los políticos, los derecho de las mujeres, los moros, la paridad, el botellón , la LOGSE,  las autonomías, los funcionarios,  los  matrimonio gay , los catalanes, Leire Pajín, Aido, la pérdida de valores. Que se yo, tantas cosas… Son esos que  te dicen, entre caña y caña, que todos  los políticos son igual de malos pero  luego  están a las nueve de la mañana ante el colegio electoral,  con él sobre cerrado, y dispuestos a  votar a los peores.

A todos  estos cabreados les ha entrado una irrefrenable pasión por la tauromaquia y por el consumo de tabaco en lugares públicos. Piensan que están manipulados por todos menos por los que realmente manipulan. No se creen nada de eso  del “cambio climático”, la  Gripe A, o la ciencia (“hoy dicen una cosa y mañana otra”) pero llevan a sus hijos a colegios religiosos (estos dicen siempre las mismas barbaridades).  Se lamentan  de los impuestos que no pagan  pero  exigen para ellos todo tipo de servicios públicos de calidad y gratuitos. Proclaman que “no creen en los curas”  pero marcan la  caritativa casilla de la iglesia en la declaración de la renta.

La ecología les parece una mariconada (no digo los que les parece  los maricones), el feminismo una estafa  y  las autonomías un “chiringuito”. Son  miembros  natos del viejo club español de los arbitristas, sección radio-taxi:”Esto lo arreglaba yo en dos días…”. Afirman que  hay que olvidar el pasado, si se trata de la memoria histórica o las víctimas del franquismo, pero  tienen memoria de elefante con las víctimas del terrorismo etarra. Como diría el registrador  de la propiedad que nos gobierna desde el insoldable silencio de la Moncloa: ¡Vaya tropa¡  

Los “cabreados” son el equivalente derechista a los indignados en la izquierda. Jiménez de los Santos o Carlos Herrera imprecan, cual Hessel reaccionario, a us audiencia al grito de:¡Cabreaos¡. El movimiento de los cabreados no tiene 15-M pero si 20-N y han ganado las elecciones. El riesgo ahora que si no hay alternativas a la izquierda cada día haya más cabreados y menos indignados. La obsesión, simplista y moralista,  de algunos sectores  de izquierda con los “políticos“ y los “banqueros” (ignorando el género, las clase sociales, las libertades civiles, la ecología o la pluralidad territorial) están facilitando esta involución del indignado al cabreado. La indignación ha de pasar del sentimiento moral a la reflexión y el análisis político, de lo contrario no provocará otra cosa que impotencia o …cabreo. ¡Cuidado que  estamos jugando con fuego¡. El camino de la indignación al cabreo es el camnio de la racionalidad a la irracionalidad; el mismo caminio   que han recorrido en Europa todos los  totalitarismos del siglo XX.

Un comentario

  1. ANDALUSÍ LIBERTARIO

    “La indignación ha de pasar del sentimiento moral a la reflexión y el análisis político, de lo contrario no provocará otra cosa que impotencia o …cabreo”, afirmas con lucidez y nos previenes de que esas pataletas de impotencia han dado muchas veces paso a los totalitarismos. No podemos sino estar de acuerdo.

    Pero aunque me sume a tus puntos de vista y esté de acuerdo con tu “cabreo” (es broma), contra “los cabreados”, Curro, no podemos olvidar que si nos quedadmos en una mera “reflexión y análisis político”, insoslayables, el paso decisivo siguiente frente a estas sociedades mediático-autoritarias que nos imponen, es el de la ORGANIZACION, con un fin de carácter REVOLUCIONARIO.

    No hay mayor irracionalidad que la que se ejerce, impunemente, desde el poder, un poder no sujeto a leyes sino a arbitrios, no controlable por la ciudadanía, detentado con desprecio absoluto de ésta. Donde no existe una VERDADERA DEMOCRACIA, tan sólo un simulacro mediocre de ella, el “periodismo” amarillo servil, el perruno docente y el “intelectual” orgánico se vuelven los tíos Tom de los señoritos del gran capital y de su guardia pretoriana de politicastros biempagados. Todo ello adobado con un intenso hedor a incienso vaticanoide.

    Recuerdo en que en su célebre “Tratado de ateología” decía el pensador francés Michel Onfray que desde el santificado genocida Constantino cuando hablamos de un “estado cristiano” nos estamos refiriendo a un ESTADO TOTALITARIO. Al seguir vigente, e incluso ampliado por el monje-soldadito aznarín, el Concordato franquista con el vaticano sabemos lo que es un “cabreo” nacionalcatolicista: que prosiga el vía crucis hasta el máximo calvario, para que al menos si llegamos a los últimos estadios de la podredumbre, todo al fin pete por completo.

    Donde reina la purpurada bestia rojiparda, sin escrúpulo ni freno, para muchos la esperanza puede ser incluso el apocalipsis…

    http://www.youtube.com/watch?v=-iqgSgbjowM

    http://www.youtube.com/watch?v=S5OMqRBOdy4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *