Portada / Democracia / Los malos

Los malos

260123_10150212168512171_90892237170_7035499_4169412_n

 

Francisco Garrido.13/11/2011.

Los políticos son malos. Los banqueros son malos. Los políticos nos engañan. Los banqueros nos engañan. Los  políticos nos roban. Los banqueros nos  roban. Las multinacionales son también muy malas y también nos engañan y nos roban. ¿Y el neoliberalismo? ¿Qué me dice usted del neoliberalismo? Lo peor, lo peor….

Pero yo me pregunto: cómo es posible decir  todo esto y a continuación no añadir:” Y yo soy tonto”. Gentes que se quejan  ahora, de que los banco le  hayan  dado  todo, y más,  el dinero que piden, que las multinacionales les hayan  puesto en la  puerta el coche con el que sueñan; que  los especuladores  les hayan  construido  la casa que desean , en primera línea  de playa claro; o que los políticos les hayan  prometido  programas imposibles (crecimiento infinito, AVE para el cuarto de baño, bajar impuestos y subir gastos, etc).

Este discurso de victimización colectiva  es tan falso como peligroso. Es la mejor coartada para que  nada cambie. Estamos  ante  una explicación típicamente  religiosa  y moralista que tiene como peculiaridad el hecho, nada baladí, de que no explica nada.  No hay nada mejor para perpetuar  el robo que  reducirlo  a un problema de  responsabilidad  individual, o gremial,  de los rateros.

Toda esta jeremiada está encabezada por los “intelectuales orgánicos “ (más orgánicos que intelectuales) de la izquierda poscomunista. Pueden que sean poscomunista, no sé,   pero lo que sin lugar a dudas son es premarxistas. Que los  supuestos “economistas  críticos” (el supuesto afecta a ambos términos), notables  militantes  esta  izquierda mendicante,  descubran  ahora escandalizados que la banca roba y el capital explota es para …para borrarse de la lista.

En el Estado español todo el mundo estaba encantado con los tipos de interés tan bajos,  con el crédito fácil y dadivoso, con que fuéramos el país con más kilómetros  por habitante de AVE y de autovía del mundo, con que REPSOL  y ENRESA explotaran  América latina, con que el Santander  y telefónica   colonizarán Argentina o Brasil. ¿Qué PGOU ladrillero no se hubiese aprobado por mayoría absoluta en cualquier hipotético  referéndum municipal? ¿A qué partido le ha pasado factura  electoral las numerosas  corruptelas  que durante cerca de treinta  años han ido acumulando sin  ningún pudor?¿Personajes como Gil , y otros muchos,  engañaron a alguien?.Otro dia hablaremos de las funciones que tiene el autoengaño.

No es extraño que estos  supuestos “economistas críticos” ignoren sistemáticamente en su discurso las bases materiales  de todo este tinglado. O que sencillamente las nieguen  al seguir  sosteniendo  que  es posible continuar creciendo  y repartir mejor. Actúan en esto como los políticos tradicionales, le dicen a los consumidores  frustrados, socializados en el consumo de masas y en  la irresponsabilidad organizada,  lo que  estos quieren  oír:   es posible seguir   con la orgia del consumo  a condición  de quitar  de en medio a los banqueros y políticos malos. Bonito cuento para niños a los que se les acabo las golosinas.

EL problema, lógicamente, no es “invertir la carga de la culpa” y adjudicar al eslabón  más débil de la cadena,  la responsabilidad de lo que ocurre. Sería más falso  y mucho más injusto aún.  Quienes  ahora sufren, sufrimos,  las peores consecuencias de los desaguisados tienen, tenemos, todo el derecho, y hasta la obligación, de rebelarnos. Pero sería imperdonable y fatal, que nos equivocáramos otra vez,  confundiendo el objetivo del disparo. Los banqueros, los políticos, los especuladores son,  como diría Mao, un “tigre de papel”.

La inmensa mayoría de nosotros y de nosotras podemos ser ángeles o demonios en virtud de la estructura institucional en que nos situemos. o sea en virtud de las situaciones sociales , como gustaría  decir  Debord y los situacionistas. Nada de buenos y malos, eso lo dejamos para el catecismo o lpara las antiguas películas de Western. Pierre Legendre definía así la función de las instituciones: “producir al hombre y conducirlo hasta la muerte”. Aristóteles, Marx, Weber o Foucault nos  han enseñado  la naturaleza política  y social  de lo humano. Quitemos a políticos, banqueros o especuladores, si. Pero no olvidemos donde nacieron y que es lo que les hizo posible, sin jeremiadas, sin aspavientos sentimentales, sin rencor, ni odio: comprendiendo, explicando, transformado  las cosas donde el hombre y la mujer pueden ser cosas  (consumidor)  o ciudadano. De qué sirve cambiar de verdugo si el patíbulo sigue en pie.

Un comentario

  1. ANDALUSÍ LIBERTARIO

    Comparto los puntos de vista aportados por Paco, en especial la desdeificación de los sacrosantos “intelectuales orgánicos” que siempre me han repugnado más instintivamente que por principio.

    Sí, querido compañero, ingenuamente nos abalanzamos sobre los que creemos gigantes y tan sólo SON MOLINOS, con un mecanismo de funcionamiento, una teleología definible; pero con un diseñador y unos responsables de mantenimiento, no lo olvidemos.

    Y preferiría como tú no hablar de “los malos” sino de LA MALDAD, aunque me acusaran una y mil veces de obedecer a una servidumbre de “pensamiento religioso”, como si esos dos conceptos pudiesen conciliarse sin el permiso del maestro racionalista andalusí Ibn Rushd (Averroes). Porque sin un inducido caldo de cultivo de los virus, sin un terreno abonado a la corrupción y a al terror totalitario creciente, las defensas del organismo social se habrían activado, habrían creado anticuerpos contra esos cánceres y tumores que nos devoran.

    Sin embargo, mi noble amigo, en ese caso ¿quién nos entendería? Y si acaso lo hiciesen algunos ¿cuántos -ay- estarían dispuestos a combatir de forma organizada frente a las raíces últimas de ese MAL que nos aqueja, que más que la propia FALTA DE LIBERTAD es la satisfacción cómplice de la servidumbre, la negación rastrera y mezquina de la propia Libertad de Conciencia, el no haber conocido otra cosa en la vida que los tétricos e implacables señores de la Caverna…?

    http://www.youtube.com/watch?v=rGCzJOgXzt4&feature=related

    Post Scriptum: No menospreciemos al que creemos débil cachorro, censurando sus formas, pretendiendo domesticarlo o hacer que piense como queremos… ¿y si mañana por nuestra arrogancia nos encontrásemos ante un tigre feroz?

    http://www.youtube.com/watch?v=drKiY5yj6s8&feature=related

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *