Portada / Democracia / Nuevos datos sobre el ascenso de las mujeres (video)
Hanna Rosin repasa datos sorprendentes que muestran cómo las mujeres superan a los hombres en varias métricas importantes tales como la tasa de graduación universitaria. ¿Marcan estas tendencias, de Estados Unidos y del mundo, el "fin de los hombres"? Probablemente no pero señalan un cambio social importante que vale la pena discutir en profundidad.

Nuevos datos sobre el ascenso de las mujeres (video)

pies

Un comentario

  1. En mi obra, “El varón domado”, ya explicaba como domamos al hombre con traidores trucos para hacer de él un esclavo sumiso, y luego lo lanzamos afuera, a la vida hostil, para que gane dinero. «Como contraprestación» le ponemos «la vagina a su disposición a intervalos regulares»… Así, impetuosa e hirientemente, pero con algún encanto, intenté resolver el arcaico enigma tejido en torno al mundo de la Mujer, y desenmascaré a mis compañeras de sexo como a unas “empedernidas explotadoras que obtienen su buen capital de la mera anatomía” (Der Spiegel, Hamburgo).

    He aquí algunas afirmaciones de mi libro:

    “Las mujeres pueden elegir, y eso es lo que las hace tan infinitamente superiores a los varones. Cada una de ellas puede elegir entre la forma de vida de un varón y la forma de vida de una criatura de lujo tonta y parasitaria. Casi todas ellas optan por la segunda.”

    “Hagan lo que hagan para impresionar a las mujeres, los varones no cuentan en el mundo de éstas. En el mundo de las mujeres no cuentan más que las mujeres.”

    “El valor de la mujer en sociedad no se mide por su inteligencia, sino según otros puntos de vista del todo diferentes (en realidad, no se mide en absoluto: el varón la necesita y punto final)”

    “La existencia humana ofrece la elección entre un ser más animalesco -bajo, pues: parecido al de los demás animales- y un ser espiritual. La mujer escoge sin discusión la existencia animalesca.”

    “Si el varón se detuviera una vez, aunque sólo fuera una vez, en su ciega actividad e hiciera balance, tendría que comprobar que sus esfuerzos por vivificar espiritualmente a la mujer no le han hecho adelantar ni un paso. Que la mujer, aunque sin duda es cada día más pulida, cuidada y «cultivada», sigue presentando a su vida reivindicaciones cada vez más elevadas, pero siempre materiales, nunca espirituales.”

    “Para ellas el varón es una especie de máquina
    que produce valores materiales. Y nadie juzga a una máquina por sus valores estéticos, sino desde puntos de vista funcionales.”

    “A diferencia de la mujer, el varón es hermoso, porque, a diferencia de la mujer, es un ser espiritual. Eso significa que el hombre tiene curiosidad (quiere saber cómo es el mundo que le rodea y cómo funciona).”

    Nota: para más información, podéis leer la visión de los clásicos universales sobre la Mujer, siempre aleccionadora. Hesíodo, “Los Trabajos y los Días”. Ovidio, “El Arte de Amar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *