Portada / Andalucismo / “¿Sevilla? El jamón está muy bueno” (palabras del rey en el Dia de la Raza)

“¿Sevilla? El jamón está muy bueno” (palabras del rey en el Dia de la Raza)

Francisco Garrido.

“¿Sevilla? El jamón está muy bueno”. Esto es lo que ha dicho el Borbón cuando en el Día de la Raza, le han preguntado por Cataluña. ¡Que campechano¡ Como el principito,  que pasea algunos metros por el centro de Madrid y el hecho es   presentado como gran noticia por la prensa de la capital  y las sucursales de provincia. Anda la casa real, y sus lacayos mediáticos, empeñados en lavar una  imagen , que ellos, y sólo ellos (Undangarin, Cristina  y el mismo Borbón),  han manchado.  El cerco de censura a cualquier  crítica y de apología babosa sobre la familia real  ha  sido tan cerrado que sólo ellos podían romperlo. Y bien que lo han roto. Por mucho que laven , sólo conseguiran mostrar más crudamente las inmundicias que esa institución guarda. Por mucho que laven  caeran, como caera la transición y todos los fosiles del franquismo.

Hoy, después de oír las ocurrencias del Borbon, ya sabemos   qué papel  nos reservan en todo este  lío a los andaluces y andaluzas:  ser  el  “jamón de España”. A Solis Ruiz, ministro  de trabajo con el dictador, ya le preguntarón en cierta ocasión  por la industrialización  en Andalucia y  dijo : ¿Industria? ¿pa que? con el arte y la alegría que tenemos en esta tierra”.Pues tenga cuidado  el monarca no vaya a ser que se le atragante el jamón, que últimamente  está muy torpe. Por no acertar no acierta usted ni con la provincia, no es Sevilla, es Huelva.

 

Un comentario

  1. ¿Borbón…? El chorizo está REVENÍO.

    Ah, José Solís Ruíz aquel franquista verborreico, el que al visitar un colegio y presentarle a un profesor de latín y reprocharle con su guasa: “¿Y el latín , pa qué?”, le replicó aquel maestro: “Pues gracias al latín los naturales de Cabra podéis llamaros egabrenses…” y no otra denominación que si allí ofensivamente se menciona hay que salir a guantazos.

    Por cierto Paco, si no nos esforzamos en condenar con mucha más energía y exigir justicia ante tantos casos de corrupción que padecemos en nuestra tierra -no sólo los EREs-, corremos el riesgo de que los foráneos nos metan a todos en el mismo saco, si creen que por laxitud o ignorancia consentimos, careciendo de autoridad moral alguna para acusar de corrupto a nadie. ¡Qué triste desde el solar que hizo exclamar a Plinio el Viejo, presa de admiración, que miles de años antes a su tiempo ya existían aquí leyes escritas…!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *