Portada / Democracia / Susana, la vida sigue igual o no.

Susana, la vida sigue igual o no.

SUSANA 1

Chávez se fue y dejo a Griñan. Griñan se va y deja a Susana. Parece que todo sigue igual. Pero hay algunas diferencias… Ni contra Chávez, ni contra Griñán se montó una campaña mediática tan unánimemente negativa como contra Susana Díaz. En esta campaña participan desde el grupo PRISA , hasta las barras bravas de la derecha (El Mundo, ABC). Pero lo curioso es que también están D. Felipe González Márquez  y numerosos  dirigentes del PSOE.

De Susana se dice como defectos singulares aquellos  que son generales en la práctica  política cotidiana: es ambiciosa, dura, implacable, pragmática. ¿Por qué lo negativo es singular cuando  en política se habla de una mujer y general cuando se trata de un hombre? En esto pasa como con la corrupción, cuando quién gobierna es el PSOE, los corruptos son los socialistas, pero si es el PP  el que manda, la corrupción es de los políticos. Se ha llegado a reprochar a Susana  que sólo 23.000 persona la hayan elegido para ser candidata como si  Arenas o Valderas hubiesen  sido nominados por las inmensas multitudes.

De la política que Susana hará nadie dice nada, ni ella misma  por cierto. Eso parece ser  que no es importante. Todos son de momento  impugnaciones personales o proclamas genéricas de cambios  y giros hacia la izquierda. Las primarias que han aupado a Susana están muy lejos  de lo que debe ser un proceso participativo abierto a la ciudadanía. Dejar de presidenta  del gobierno andaluz a alguien que no ha sido  refrendada directamente por las urnas es una repetición de  la deslegitimación  en que ya incurrió el propio Griñan. Todo esto es tan real como desalentador, no son precisamente  signos de cambio en las formas de hacer política. Pero aún así Susana despierta una animadversión tan visceral en todos aquellos que despiertan en mí una animadversión similar, que el fenómeno me inquieta y me hace dudar.

Si tuviera que apostar todo lo que tengo, que no es mucho pero es todo lo que tengo; sobre si Susana Díaz será una alternativa de cambio o de continuidad en  la socialdemocracia  andaluza, apostaría por la continuidad. Pero teniendo en cuenta la que está cayendo en la calle y los “defectos” que sus enemigos  ven en ella, no sé, no sé.

 

2 Comentarios

  1. Junto a ello, el dirigente socialista ha defendido que el PSOE andaluz ha sabido dar respuesta a los problemas de los andaluces a través de un programa de gobierno pactado con IULV-CA, cuyo desarrollo ha marcado un importante “contraste” con las políticas “insensibles” del Gobierno de la Nación, dirigido por Mariano Rajoy.

  2. Señor garrido, ni sé nada de ella, ni conozco a Susana. Pero no hay que ser un analista político muy avezado para entender la “reprobación” generalizada que levanta la futura presidenta de la junta.
    En primer lugar la indignación generalizada del pueblo demanda cambios y ¿qué nos ofrece el partido gubernamental en Andalucía? más de lo mismo.
    El pueblo demanda gestores eficientes de la cosa pública y a cambio nos dan tiburones políticos con el único aval de haber llegado a lo más alto sin arriesgar nada, sin haber gestionado un ayuntamiento, diputación, o lo que sea. Me considero progresista pero no idiota. No pondría a dirigir una empresa mía a nadie que no me demostrase cierta experiencia, pero aquí eso de “los experimentos con gaseosa” no vale.
    Si pretenden conseguir mi voto exigiré a cualquier fuerza política que presente a los mejores en sus parcelas de gestión. Éste no es el camino. El PSOE se convertirá en la tercera fuerza política de Andalucía si no regenera el 90% de sus candidatos y si no empieza a demostrar más interés por los ciudadanos y menos por el partido (corporación, holding, enchufódromo o como quieran llamar a esas siglas que durante décadas significaron esperanza para los trabajadores)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *