Portada / Andalucismo / Tesis, antítesis, síntesis

Tesis, antítesis, síntesis

Recortados Pilar

I. Miércoles 20 de junio

Enésima manifestación contra los recortes de derechos, servicios, sueldos. Recortes de futuro y de esperanza. Convocan los sindicatos. Acudimos ciudadanos, funcionarios, trabajadores,  autónomos, parados. Mucha gente, no sé decir cuánta porque no me gusta considerarme y considerarnos números. Tal vez no éramos muchísimos, pero desde luego éramos muchos. Anónimos e imprescindibles. Y todas las personas que fuimos sabemos que esta austeridad convertida en religión, por imperativo no democrático, se llama pobreza. Y todos nos resistimos a que sigan recortándonos la esperanza y nos instalen en la pesadumbre. Algunas y algunos pensamos que hay que superar este cambio de época con un cambio de modelo. Que ya no sirve plantear un crecimiento ilimitado sobre recursos limitados y repartidos de forma desigual. Que si cambiamos la competición por la cooperación es posible construir un modelo diferente. En la calle, el último día de esta primavera, se mezclaban el sufrimiento, la cordura y la esperanza.

II. Jueves 21 de junio

El Parlamento de Andalucía conmemora los 30 años transcurridos desde su constitución en 1982. En un acto sobrio e informal coincidimos presidentes, miembros de la mesa de la Cámara y portavoces de los distintos grupos. Poca gente. Necesarios, en tanto que sus responsabilidades lo son para el conjunto. El Parlamento de Andalucía es la expresión de la soberanía de los andaluces y es su representación. Es el corazón del sistema democrático de nuestra comunidad y la pieza clave de nuestra arquitectura política. Me preocupó comprobar que las instituciones envejecen cuando se alejan de su función radical, de su función raíz y origen. Se vuelven prescindibles, como ocurre con las Diputaciones Provinciales. El Parlamento andaluz de 1982 estaba más vivo que el de 2012. El pueblo andaluz de 1982 también estaba más vivo que el de 2012. Muchos andaluces y andaluzas de hoy queremos que Andalucía siga siendo Comunidad, diversidad, identidad y futuro. Y para ello es imprescindible que tenga un parlamento vivo y conectado con su ciudadanía. Es imprescindible la convicción, más allá de la inercia. En el Parlamento, el primer día de verano, se mezclaban los principios y los finales, la incertidumbre y el coraje.

III. Sábado 23 de junio

Las dos jornadas anteriores son realidades paralelas. Transcurren en el mismo tiempo, pero parecen infinitamente distantes. La primera es el latido de la sangre en el pulso, la segunda es la visión de conjunto del sistema circulatorio. Y no existe sistema sin latido, sin latidos (con –s plural). Y para que el latido no se debilite y bombee con fuerza suficiente, algunas y algunos queremos reflexionar juntos, poner en común ideas y experiencias, compartir principios que nos hacen complementarios en lugar de adversarios. Desde una profunda convicción democrática, conscientes de las dificultades de este convulso cambio de época, queremos proponer reformas a favor de la ciudadanía desde el protagonismo de la sociedad y en una Andalucía abierta y cooperativa que se defiende a sí misma y alumbra ideas para el cambio de modelo. El desprestigio de la política, reducida al bipartidismo, desarrollismo y corrupción, engendra monstruos y sólo puede erradicarse desde la POLÍTICA, desde el ejercicio activo de la ciudadanía (polis y civitas tienen el mismo significado), desde la innovación y la cooperación, desde el compromiso de personas más allá de las etiquetas. Desde la ética y desde la estética. Estamos dispuestos. Nuestra perspectiva es la izquierda. Nuestra Comunidad es Andalucía.

En estos días de luz larga, algunas y algunos queremos dejar de ser tribu y construir juntos una polis.

Pilar González Modino.

Un comentario

  1. morisko indignao

    Polis, civitas… ¡Qué impresionante el bagaje colonialista del mundo greco-romano! Pero si algún día queremos dejar de ir con la tenue luz de posición en la más negra de las noches, deberemos los/as andaluces/zas de cohesionarnos en una Unión más Jonda que la familiar, la clánica, la “tribal” (en su concepto vulgar) o incluso anfictiónica… Nos referimos a unos lazos de Hermandad mucho mayores que los de Fuenteovejuna: el Renacimiento de una Nación milenaria reclamando su lugar en el mundo, con la invicta juventud de los Pueblos puestos en pie sobre la Madre Tierra.

    Es decir, querida Pilar, algo tan alejado de la “hoja de ruta” del marqués Rojas-Marcos como nuestro algarbí Cabo de san Vicente de Vladivostock. Aunque, ¡quién sabe!, tal vez otr@s se resignen a terminar vegetando en el geriátrico viéndolas venir:

    http://www.youtube.com/watch?v=GlkPJmRC0_8

    NOTA: ¿Nos parece normal que una web visitada por decenas de miles de andaluces tenga tan pocos comentarios y críticas? ¿No nos damos cuenta de la deriva totalitaria neoliberal nacionalcatolicista que nos amenaza a tod@s? ¡VIVA AL-ANDALUSIA LIBRE Y SOBERANA! VENCEREMOS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *