Portada / Democracia / Una política para los Don Nadie

Una política para los Don Nadie

Francisco Garrido.

“Soy un ciudadano corriente”, “soy un hombre de la calle”, “soy una mujer de a pie”. Quien esto dice  ya ha aceptado  la condena. Son, creen ser,  lo que no son pero le han ordenado que sean. Y esa orden viene de los que ni son  corrientes, ni son de la calle, ni son de a pie. La ley no escrita es taxativa: ser mediocre es la única forma decente de ser. Los mediocres no son , cómo se quejo Ortega en la “rebelión de la masas”, los asesinos de las elites, son sus lacayos. No manda son mandados. No gobierna son gobernados. No explotan son explotados.  Los mediocres son víctimas voluntarias. Del odio socavado de los mediocres, del sufrimiento sin conciencia que almacenan, ha nacido toda la fuerza de los fascismos del siglo XX. ¡Dios nos libre de la furia desatada  y nihilista de los mediocres¡

No hay nada más funcional para el poder despótico que los mediocres. Cuando están calladitos y quietecitos (esa supuesta “mayoría silenciosa” de la que siempre hablaron y Rajoi ahora recupera) son el sostén social de toda  dominación. Cuando su frustración se dispara son el brazo ejecutor de los poderosos contra los más vulnerables: mujeres, emigrantes, pobres, andaluces, homosexuales, anormales . Hagan  lo que hagan siempre  sirven a su señor. Están permanentemente dispuestos a cuestionar la más leve desigualdad con su vecino pero  son incapaces de percibir las mayores desigualdades. Son esos que piensan que los maestros cobran demasiado pero que Botin se lo ha ganado y el Borbon es el rey. La envidia y el resentimiento son sus dos emociones básicas. Un mediocre es alguien que nunca tuvo en cuenta  la revolución, ni siquiera como pesadilla. Ningún hombre, ninguna mujer es mediocre al igual que ningún ser humano es ilegal o preso:  la  mediocridad es una condenan  política y como tal  es ajena a  la naturaleza humana.

Entenderse  a sí mismo como mediocre es asumir que  la vida buena, que la singularidad irreductible de cada vida, esta medida, y valorada,  por los parámetros del poder y el dinero. La filosofía de la mediocridad  representa la antítesis de  aquella propuesta,  tan griega,  de Foucault de comprender la vida de cada cual “como una obra de arte anónima”. De ese gusto , tan ético,  de Ulises cuando responde a la pregunta inquisitorial sobre la identidad, con aquella frase, que cada vez que repito  alumbra lágrimas en mis ojos; “ mi nombre es nadie”.

El estatuto de mediocre es una forma de alienación y de cosificación que es  explotado económicamente por el marketing consumista. Los estrategas del consumo de masas, sabedores  de la herida narcisista  que el mediocre  guarda, vende seudo diferencias, distinción social pret a porter.  A los  consumidores de distinción les pasa  como a esos alumnos que copian textos  de la red  y en la soledad de su cuarto y ante la pantalla de su PC, creen que son los únicos que lo han leído.  Luego resulta que  hay miles de textos iguales como las chaquetas de Maximo Dutti.  Mediocres en lo político y social o  compradores  de diferencias en el consumo: siempre funcionales al poder.

El populismo ha ensalzado a los mediocres y a la mediocridad, es su  gran truco.  La apelación a la mediocridad  como condición  de legitimación política es frecuente entre la derecha. Pero lo preocupante  es que ese discurso cale también en la izquierda: ignorancia, desvergüenza y mediocridad, forman una tríada maligna para los códigos morales de la emancipación. Recuperar lo común no puede convertirse en una apología de la mediocridad. Que lo “pequeño sea hermoso”, como decía Schumpeter, no significa  que Las Meninas  de Velázquez en dimensiónnanométrica  sea mas bella. Que  el comercio de cercanías es fundamental  no implica que sólo deba intercambiar huevos y zanahorias con mis vecinos de bloque. Que debamos fomentar  el pequeño comercio no comporta que vayamos a salir de la crisis con millones de  puestos de pipas. Que haya que recuperar  muchos saberes locales no puede traer como consecuencia que  cambiaremos  “Nature” por “El más allá”, Redes por Cuatro Mileno y a Margarita Salas  por la bruja Lola. Debemos  criticar a la tecnocracia pero eso no implica que la única tecnología aceptable sea la confección de pulseras de cuero o la del manejo de diábolos en el semáforo.

Lo común no es lo mediocre  sino lo que no se puede medir por qué es condición de posibilidad de toda medida; es  lo impolítico. No quiero pues  una política para los mediocres. El mayor favor que podemos hacer a los mediocres es   liberarlos de la mediocridad. Una política para que los pobres dejen de ser pobres , no es una política para los pobres sino contra la pobreza.Una política contra la desigualdad de  género, no es una política para las mujeres, sino contra la discriminación.  Marx vio el potencial revolucionario  de la clase obrera en el hecho   de que no era una clase” para si” ni “ensi” ( en los términos clásicos  de la dialéctica hegeliana) sino la negacion de todas las clases. La potencia negativa de la política transformadora no puede aceptar el consenso  sino como una imposición falaz de las estrategias de domianción conservadoras. Una política para nadie  es la mejor forma de que sea para todos, sin ranking humano (mejor, peor, más, menos), ni identidades ontológicas. Una política para los Don Nadie, o lo que es igual: dignidad (Don) + pluralismo (Nadie).  Una política de  y para las multitudes.

3 Comentarios

  1. Habría que hablar de la figura del mediocre que lo hacen político que se sirve de los mediocres para hundir proyectos bonitos que intentan sacarnos de la mediocridad

    Polifemoooo con ese ojo¡¡ que se te salen las bilis contra Cayo¡¡¡. …franquistas, estalinistas…oich,oich.¡¡¡qué fuerte¡¡¡

  2. El Horror,EL HORROR

    Otro “Nadie” ha muerto en Málaga (Ardales) arrojándose por la ventana acosado por las deudas, sólo dos días después de que una mujer en la capital también se suicidase del mismo modo. En Granada a un hombre al que iban a embargarle, hace poco, prefirió ahorcarse en su patio.

    ¿COMO ES QUE LA GENTE NO SALE A LA CALLE EN MASA? ¡Y ESOS INHUMANOS POLITICOS MEZQUINOS E HIPOCRITAS! ¿POR QUE NO DICTAN MEDIDAS DE EMERGENCIA EN ESTA LACERANTE SITUACION EN ANDALUCIA DESDE MADRID Y LA JUNTA, PERO YA? ¿A QUE ESTAN JUGANDO ESOS CHACALES SOLO PREOCUPADOS POR SUS POLTRONAS?

  3. NADIE me ha cegado…

    http://www.youtube.com/watch?gl=ES&hl=es&v=pEkyblfn6oo

    Dedicado a los que medran por cuenta de los don Nadies… hasta alcanzar el poder.

    (Y en especial, hoy, dedicado a Cayo Lara, reelegido con el ¡¡¡100% de los votos!!!. Las “mayorías” búlgaras, franquistas, estalinistas o vaticanas se han mostrado clásicamente más discretitas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *