Portada / Andalucismo / Huérfano de partido político

Huérfano de partido político

politiicaDesde el 30 de septiembre de 2007 no pertenezco a ninguna fuerza política. Abandoné a la fuerza política a la que pertenecía, Izquierda Unida, tras más de quince años de militancia. Mi entrada en ese partido, en mis tiempos de estudiante de Derecho, era una consecuencia lógica de una larga trayectoria familiar, realmente “mamé” la política y el Partido Comunista desde muy pequeño. Mi abuelos José Manuel Gómez y Ramón Puerto eran militantes comunistas en la clandestinidad, y sufrieron largas condenas  en cárceles franquistas, de seis años (en el Penal del Puerto de Santa María), y once años (en la cárcel de  Novelda, Alicante), respectivamente. Mi padre, Bartolomé, es militante del Partido Comunista desde los años cuarenta, y fue secretario político de ese partido tanto en la Comarca de Los Pedroches, como en mi pueblo, El Viso de Los Pedroches, en el que fue concejal en la primera corporación local de la democracia. En esos años, por mi domicilio familiar pasaban habitualmente los Ignacio Gallego, Julio Anguita, Ernesto Caballero, Ildefonso Jiménez, etc.

 Yo llegué a la capital cordobesa en el año 1983. En ese año Julio Anguita había renovado la alcaldía comunista con una amplísima mayoría absoluta. Con 13 añitos había llegado a lo que se denominó el “Califato Rojo”, y empecé a interesarme poco a poco por la actividad política, no obstante en esos primeros años en la ciudad, en mi época de estudiante de BUP y COU estaba muy centrado en la actividad académica. Pero en octubre de 1987 inicié mis estudios de la Licenciatura en Derecho, y tuve la suerte de tener de profesor de Derecho Político (ahora Derecho Constitucional) a José Acosta Sánchez, mi mejor maestro de toda la carrera, un filo-marxista de un fundamento teórico excepcional, y empiezo a ver más clara mi vocación política. Con 20 años entro formalmente en Izquierda Unida y en el Partido Comunista, empiezo, pues, mi andadura como militante activo de  un partido político, el mismo de mis abuelos, y de mis padres.

 Pocos años después de finalizar la Licenciatura en Derecho colaboro cada vez más en la actividad de elaboración programática en Izquierda Unida. Y en las elecciones locales de 1.999 formé parte de la candidatura para la capital cordobesa, a propuesta de la que luego sería alcaldesa de Córdoba durante 10 años. No salí elegido (obtuvo 9 concejales) y cuando me tocó ser concejal en 2001 por varias renuncias y una muerte (la de un gran amigo, Félix Ortega), no acepté ser concejal por motivos personales y familiares. No obstante, seguí mi activa participación. De hecho, tanto en el programa local del 1999 como en el de 2003 y 2007 formé parte de sus comisiones de redacción. A propuesta del Consejo Local de Izquierda Unida formé parte del consejo de administración de una importante empresa municipal, Sadeco, encargada de la gestión de los residuos urbanos. Y desempeñé el puesto de asesor del gobierno municipal durante un año y medio.

Pero todo acabó en las elecciones municipales de 2007. Otra vez iba a ser candidata la actual Ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino. El proceso de elaboración de la candidatura fue tan personalista, caprichoso y antidemocrático, que se hizo insoportable. Fuí de los 15.000 votantes que decidimos no votar a esa candidatura, trufada de elementos de ideología nada progresista, más bien lo contrario, y voté en blanco, con mucho dolor. Unos meses después de las elecciones, dejé de ser afiliado, absolutamente decepcionado y engañado, y tildado, junto a un numeroso grupo de jóvenes afiliados, de traidor, porque forzamos una votación de candidatura alternativa. Ya sabemos lo que pasó en abril de 2009, fue otra persona la que se marchó de Córdoba y de la alcaldía, de la noche a la mañana.

Desde ese momento pasé a ser un ciudadano libre de ataduras partidarias, expresé libremente durante años en El  Día de Córdoba (lo sigo haciendo esporádicamente, y ahora incluso en todo el grupo Joly), cuyo director Luis Pérez-Bustamente Mourier (Tuto para los amigos) había tenido el gran gesto de ofrecerme una tribuna quincenal un año atrás, mis opiniones y propuestas, y un tiempo después, mi amigo Antonio Manuel me habló de Paralelo 36 Andalucía, un apasionante espacio de pensamiento político en el que encontré un modelo ideal de participación política en libertad. Huérfano de partido político pero  no de política, decepcionado con el funcionamiento de los partidos políticos sí,  pero no con la necesidad de la acción política para transformar la sociedad, para ayudar a  los más débiles, a los que sufren, a los anónimos, tomando partido hasta mancharse, como escribió Gabriel Celaya.

Y con ilusión en que algún día en Andalucía surja algo nuevo, un espacio político andaluz, progresista y ecologista, que apueste por la radical democracia, por el poder ciudadano directo, por la  pedagogía democrática. Ese día, posiblemente, volvería a ser afiliado a un partido político.

Ángel B. Gómez Puerto (Córdoba). Miembro del CR de P36.

Publicado en El Día de Córdoba (26-11-2010)

8 Comentarios

  1. Gracias Álvaro por tus palabras.

  2. Alvaro Torres Jurado

    Aunque mi ideología política dista mucho de la tuya, admiro tu lealtad a tus convinciones y principios. Enhorabuena

  3. Pues no se la diferencia entre Rosa Aguilar, Trigo, Almeida o los PDNI y usted. De verdad. Bueno si, que ellos encontraron ese partido antes, mucho antes que usted, que seguro lo encuentra. Y casi será el mismo me atrevo a vislumbrar.
    Otro que apuesta por la democracia radical pero cuando pierden democráticamente en Asambleas o Congresos dicen que los “stalinistas” no respetan a las minorías. Pues yo sigo siendo del PCA.

  4. Muchos nos encontramos así, huérfanos de partido político, y observamos con atención cualquier movimiento que pueda dar lugar a ese ESPACIO ANDALUZ, PROGRESISTA Y ECOLOGISTA del que hablas, el único posible. No desespero.

  5. andalusí libertario

    Sí, silenciando a los discrepantes, las voces de los heterodoxos, lo que en su día hiciera Paco -antes Francèsc- Frutos, se llega tan lejos como ciertos antepasados nuestros (sólo que en la actualidad económicamente resulta difícil caer en un grado de dependencia y miseria más bajo):

    http://identidadandaluza.wordpress.com/2010/11/24/sevilla-23-de-noviembre-de-1248/

  6. Ángel: El camino de la coherencia te lleva muchas veces a tomar decisiones como esas. Yo había leído a José Acosta por aquellos años en los que tú empezabas Derecho, y precisamente fueron esas y otras lecturas más las que me hicieron replantearme mi militancia en el PA, un partido que ya no defendía (en realidad nunca lo hizo) los principios en los que yo creía. Me fuí de ese partido y mi militancia desde entonces está y estará en la izquierda independentista andaluza.

    Eso de “Huérfano de partido político pero de no de política, decepcionado con el funcionamiento de los Partidos Políticos pero no con la necesidad de la acción política para transformar la sociedad” me ha recordado una cita muy certera de Bertolt Brecht. Te la transcribo porque creo que vienen a decir lo mismo que tú nos transmites:

    El peor analfabeto es el analfabeto político

    No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.

    No sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas.

    El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política.

    No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

  7. andalusí libertario

    Créeme, Angel, te comprendo y todo esto me parece natural y comprensible. Sobre todo si tenemos en cuenta pajarracas que han dejao con un palmo de narices a sus electores que la auparon hasta la alcaldía y luego “de Sevilla al cielo”… en Madriz. ¡Ver lo que ve la vida y lo que desfigura la muerte!

    Sí, claro, me estaba refiriendo a la “pastelera” tránsfuga sin escrúpulos Joaquina Rosa (atención al logo de Cajasur -esponsorizando por entonces el acto- que sale en el vídeo y a los colores rojigualdos de la camisetita…):

    http://www.youtube.com/watch?v=cLohJUic9l4

  8. querido amigo
    más claro, imposible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *