Portada / ¿Qué es Paralelo 36 Andalucía?

¿Qué es Paralelo 36 Andalucía?

estrechoHace unas décadas que encontraron varias marcas rojas por las esquinas de la ciudad nueva de Tánger. El punto simétrico a Tarifa si doblásemos el planeta por el paralelo 36. Mientras fue ciudad internacional, Tánger creció como un melanoma cancerígeno a los alrededores de su Medina. Multiplicó sus edificios y avenidas de una manera desproporcionada. Y fea. Pero racional. Cuadriculada. Propia del cartesianismo insensible que ha terminado por infestarnos. Los gendarmes creyeron que las marcas rojas de las paredes obedecían al plan secreto de un atentado. Estudiaron las secuencias numéricas de las calles. Los planos. Y apostaron espías en las esquinas. Tras meses de investigación, la única sospechosa resultó ser una anciana que recorría temprano cada una de las señales con un cesto vacío sobre la cabeza, y que regresaba un par de horas después con el cesto cargado de frutas. La llevaron a comisaría para interrogarla. Y la anciana confesó que sí, que ella había pintado esas marcas. Al preguntarle por qué, la mujer contestó lo siguiente: “Yo nací en la Medina de Tánger. Vivo en la misma casa en la que nacieron mis padres y abuelos. Y como ellos vendo fruta en la Kasbah. En el barrio antiguo de Tánger. Conozco como la palma de mi mano el laberinto de sus calles retorcidas y estrechas. Pero cada mañana me pierdo para llegar al mercado de la ciudad nueva. Todas las avenidas me parecen iguales. Los coches. Los semáforos. El humo. El ruido. Por eso pinté con henna esas marcas en las esquinas. Para no perderme.”

Andalucía se siente como la anciana de Tánger. Sólo que no sabe a dónde ir. Y por eso no existen marcas ni camino alguno. Perdida entre lo viejo que no acaba de morir y lo nuevo que no termina de nacer. Perdida entre las zonas intermedias de lo político, lo social y económico, cada vez más alejadas e invisibles para la ciudadanía, cada vez más insostenibles una vez superados todos los límites. Perdida entre un bipartidismo insano y falso, abanderado por dos marcas blancas que parecen hermanas siamesas en su aspiración de utilizar Andalucía para gobernar en el Estado español. Perdida por el tránsito del subdesarrollo a esta globalización insaciable y desbocada, que está provocando una crisis mundial desconocida, y una degradación ecológica, cultural y política sin precedentes.

Globalización e individualismo; responsabilidad y lejanía… Jamás en la historia los seres humanos tuvieron a la vez tanta conciencia planetaria y tan escasa conciencia colectiva. Desaparecen las fronteras territoriales para el tráfico de personas, de dinero y de información. Y en medio, Andalucía. Un pueblo cultural y sensible que parece haber renunciado a postularse como sujeto político en la globalización, incapaz de interpretar las claves de la contemporaneidad, desorientado, perdido. Un grupo plural de andaluzas y andaluces hemos decidido poner fin a esta anorexia ideológica, y como la anciana de Tánger, colocar marcas para no perdernos. Nos hemos llamado “Paralelo 36 Andalucía”: la línea imaginaria que atraviesa la calle de agua que separa y une a la vez los hemisferios económicos y políticos del planeta. Nos une el andalucismo, el ecologismo, el feminismo, la radical democracia, la izquierda social… Y hemos creado este espacio de pensamiento y cooperación política con el ánimo de reorientar las fuertes energías que han destruido el viejo orden y generar así nuevos compromisos. Más responsables con los retos de nuestro tiempo, más justos con todos los hombres y mujeres, más sostenibles con la naturaleza. Con la esperanza de contar contigo para buscar juntos un nuevo modelo universal desde, para y por una Andalucía Verde y Libre.

5 Comentarios

  1. Todo lo que pueda ser crítico contra el régimen politico andaluz, bienvenido sea, esa tierra tan diversa, tan intercultural, tan acogedora y sobre todo tan abierta al mundo no merece en absoluto padecer la clase politica que la lleva mangoneando desde hace tanto tiempo, ver por ahí escrito Junta de Andalucia en blanco y verde equivale a ver el logo de los señoritos del PSOE, hay muchisima gente apesebrada alli, el clientelismo politico es lo común y lo mas normal, no existe la independencia de criterio en los medios publicos de comunicacion y ahí, junto a las escuelas y los colegios concertados (por no perder la subvención) es donde se produce un mayor adoctrinamiento que hace al pueblo llano cada día mas rehén y sustentador de esos politicos-señoritos.

  2. Antonio Lechugo Vazquez

    Mi enhorabuena y larga vida a Paralelo 36 Andalucía, no os conocía y tras la lectura de unos artículos recientes me he suscrito a vuestro boletín.
    Puede que a Andalucía le cueste especialmente reconocer que no vivimos en una democracia, hemos vivido en un cuento, en una falacia montada por unos y por otros los que se han beneficiado del sopor, a manos llenas, desde la muerte del dictador, como hemos podido comprobar a lo largo de los últimos años. Primero no está costando asumirlo, y nos costará construir una democracia real, son muchos los factores en contra, pero los tiempos van cambiando, y la ilusión mayúscula.

    PS: Permitidme un inciso, por ser tangerino.
    Deseo aclarar que Tánger no “creció como un melanoma cancerígeno a los alrededores de su medina, ni multiplicó sus edificios y avenidas de manera desproporcionada y fea, mientras fue ciudad internacional”, es un error pensar eso, sólo hay que ver documentos de la época, fotos y documentales. Aunque sí existió la modernización, el desarrolló de una ciudad moderna en torno al núcleo histórico de la medina.
    Pero “ese crecimiento desproporcional y anárquico” de la ciudad se produce posteriormente a la Independencia de Marruecos, y más concretamente para la Zona Internacional de Tánger, tras el 18 de abril de 1960, fecha en la que se terminó de desmantelar la Administración Internacional.
    Digo más, en las décadas posteriores a este acontecimiento se produjo en Tánger un estancamiento evolutivo, debido en parte al trauma que representó un cambio tan radical para una ciudad próspera y cosmopolita, pero también debido a la política ejercida por el entonces monarca alauita Hassan II y sus gobiernos, cuya animadversión respecto a Tánger y el Rif es ampliamente conocida, causando, entre otras, una importante diaspora de tangerinos extranjeros, pero también marroquíes. Y no es hasta el regreso vacacional de los tangerinos emigrados a Europa, en las década de los 80-90 cuando Tánger inicia ese crecimiento desproporcional, feo, y muchas veces anárquico. En estos últimos años Mohammed VI está, en cierta medida, paliando el despropósito, aunque a mi entender y el de muchos tangerinos, se mantiene con los tintes que han hecho perder irreversiblemente la identidad a la ciudad.
    Espero haber aclarado este detalle cronológico.

  3. Felicitaciones por este proyecto. Es muy importante buscar entre todos propuestas de vida digna para Andalucía.
    Gramci hablando de crisis señala que cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no termina de nacer aparecen toda clase de síntomas morbosos.
    Es lo que sucede en Andalucía con el Psoe de los giratorios de Felipe y su heredera Susana, encubridora de los Eres y que pacta con C,s.
    Que siga el Psoe en Andalucía es la muestra, por decirlo suave, de su apoteósico desconcierto. Un partido socialista al servicio de las compañías energéticas dispuesto a que los oleoductos pasen por Doñana, que promueve la privatización de la sanidad es el colmo.
    Hay que cambiar, por el bien de los andaluces, la dinámica de ese partido que se proclama de izquierdas pero está momificado y hace política de derechas.Y si no se puede, habrá que reforzar aquellas opciones políticas que defiendan verdaderamente los derechos y los intereses del común de los ciudadanos andaluces.
    Es dramático que en Andalucía vuelva a tener vigencia esa frase que aparecía en los carteles de CC.OO del campo en los años sesenta del pasado siglo: ¿Si el andaluz acomodado piensa en Madrid y el andaluz pobre en Barcelona, quien piensa en Andalucía?

  4. miguel escalona lara

    Estoy de acuerdo con vosotros..Os leerè.

  5. José Granados

    Magnífico. Me alegro de encontraros. Esta presentación me ha trasmitido optimismo. Estas “señales rojas” parecen alumbrar un camino que el polvo de la historia reciente (o no tan reciente) había ocultado. Os felicito, no todo está perdido. Solo un cosa; no sé si esto está escrito hoy, ayer, hace una semana, meses…No veo la fecha.
    Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *