Portada / Democracia / Ayuntamientos “sin empleo”

Ayuntamientos “sin empleo”

ayuntamientos 2Datos de desempleo del pasado mes de agosto, tan solo en 31 personas ha descendido el paro en el conjunto del Estado, y miles de personas se “borraron” de las listas del paro, con un descenso importante de la afiliación a la Seguridad Social. Nada de “brotes verdes”, nada de inicio de “recuperación económica”. Ahí está, el desempleo, problema que afecta a millones de españoles, familias sin futuro, en la desesperanza. Los datos estadísticos certifican que esta crisis económica global, este fracaso absoluto del sistema económico imperante está dejando sin trabajo y sin esperanza a una buena parte de la ciudadanía española.

Nuestros jóvenes se ven obligados a despilfarrar su formación y abandonar sus territorios con destino fuera de nuestras fronteras para trabajos en muchos casos por debajo de la cualificación académica y profesional adquirida en nuestro país. Y otros sectores de la población caen en el fracaso laboral y el abandono social en muchos casos, a lo que se añade el recorte de servicios sociales y de empleo por parte del Gobierno de nuestro país.

Con esta cruda realidad, el Gobierno de España aprobó el pasado 26 de julio el anteproyecto de ley de “racionalización y sostenibilidad de la Administración Local”, que supondrá una importante modificación de la normativa estatal vigente sobre Ayuntamientos y Diputaciones. Este proyecto de ley define lo que denomina “competencias propias” de los ayuntamientos y en dicho elenco de facultades de actuación desaparecen el empleo, el fomento empresarial o el desarrollo local, por lo que no deja ninguna posibilidad de actuación de los entes locales en estas importantes materias.

En la situación en la que estamos lo considero un grave error. Ante el problema del desempleo deberían actuar todas las administraciones al unísono, con ese objetivo común, cada una en su espacio y su responsabilidad, todos a una frente al paro.

Los ayuntamientos no deben ser apartados de un plumazo legislativo de una ya amplia tradición histórica de desarrollo de políticas locales de empleo y fomento de la actividad económica, que se inició en los años noventa del pasado siglo por recomendación de la Unión Europea.

Los entes locales podrían seguir teniendo un protagonismo importante con la planificación del desarrollo local, en contacto con grupos empresariales para facilitar inversiones que generen empleo estable y duradero, en la ejecución de acciones formativas para las personas en desempleo ajustadas a las demandas empresariales reales, en el impulso de espacios para el emprendimiento como puedan ser los actuales viveros de empresas, sitios para la cooperación del ente local con las nuevas iniciativas de los emprendedores locales, así como en la realización de acciones informativas en red con todas las entidades ciudadanas y sociales que tengan entre sus objetivos la inserción de las personas en desempleo.

En realidad, los ayuntamientos, en su faceta de prestación de servicios públicos de apoyo a las personas desempleadas y a los emprendedores, entiendo que tendrían que ser cada vez más potenciados al servicio de la ciudanía que sufre el problema del desempleo. Quizá sea el servicio público municipal más necesario en el momento tan difícil que vivimos en materia de empleo. Un servicio, desde mi punto de vista, a mantener en momentos de crisis.

En definitiva y a modo de conclusión, considero que los ayuntamientos pueden aportar soluciones al problema número uno de la sociedad española, el desempleo. La propia Constitución consagra a los ayuntamientos como parte del Estado, consagra el principio de autonomía local, eleva al mayor rango jurídico a una Administración, la local, a la que los ciudadanos miran de inmediato ante sus problemas. No sería lógico que en este momento histórico se la aparte de su vocación de mejorar la vida y solucionar problemas a la ciudadanía.

Tribuna de opinión publicada en El Día de Córdoba (5-09-2013).

Ángel B. Gómez Puerto (Córdoba).