Portada / Democracia / ¿Es posible la regeneración sin jóvenes?

¿Es posible la regeneración sin jóvenes?

Ayer se presentó en Sevilla la Convocatoria Cívica que lidera el exjuez Baltasar Garzón. Junto a él, otras personalidades del mundo académico, cultural, político y social. Hombres y mujeres con mucho que decir, reconocidos en sus ámbitos de trabajo y con una concepción progresista de la salida a la crisis.

regeneración sin jóvenes

Todos los integrantes de Convocatoria Cívica o de algunos otros puntos de encuentro, nacidos para regenerar la democracia y superar el modelo de transición de 1978, están liderados por personas que o vivieron en primera persona el paso de la dictadura a la democracia o fueron coetáneos de éstos. Los jóvenes tenemos que agradecer que estas personalidades den un paso adelante, desde su más absoluta generosidad, pero tenemos también que preguntarnos si es posible regenerar el modelo económico, político y social sin jóvenes. Sin nuevos liderazgos.

Tanto Convocatoria Cívica como otras iniciativas creadas para regenerar la democracia están lideradas por personas que perdieron políticamente en el tránsito de la dictadura a la democracia. Bien pudiera parecer que Julio Anguita –promotor de Frente Cívico- o Baltasar Garzón buscan redimirse de aquella derrota de toda una generación antifranquista que sigue sin entender cómo es posible que se hayan apropiado del régimen democrático los que nunca fueron demócratas. Y en su mayoría, muchos de ellos han ocupado puestos de relevancia en las instituciones.

Alberto Garzón y Ada Colau demuestran que son posibles nuevos liderazgos. Colau puso cara al drama de los desahucios y señaló a los culpables de la estafa inmobiliaria; el joven diputado de IU explica la economía y moviliza a los jóvenes a golpe de tuit y de discursos movilizadores. Con una contundencia verbal pacífica y radicalmente ética.

Los éxitos de Alberto Garzón y Adau Colau no radican solamente en su edad, sino que conectan con la generación que no protagonizó la transición y que tiene mucho y sensato que decir. A estos dos líderes se pueden sumar las figuras emergentes de Mónica Oltra o Mireia Mollá, ambas diputadas en el Parlamento valenciano por la Coalició Compromís, preparadas, combativas, frescas, audaces y que están construyendo el sí a la oposición a la mayoría absolutista del PP en el País Valenciano.

Las ecosocialistas Oltra y Mollá no son las únicas jóvenes brillantes en un mundo político donde la juventud no es un valor. La también ecosocialista Laia Ortiz, diputada de Iniciativa per Catalunya-Verds en el Congreso de los Diputados, es otra joven que en cada intervención está a la altura de su cargo y demuestra tener más y mejor preparación que muchos de sus compañeros de la bancada Izquierda Plural.

Mónica Oltra y Susana Díaz son de la misma generación, sin embargo, la valenciana se comporta como una mujer de una generación nueva y Díaz lo hace como sucesora a dedo de la generación anterior. Oltra recuerda que es posible el rigor, la frescura, la modernidad y la labor política y Díaz rememora tiempos pasados y fracasados protagonizados por un discurso vacío y unas formas del modelo político que se desmorona.

Ser joven no es sólo tener 20, 30 o 40 años, que también, sino aportar novedad con respecto a la generación precedente. Y en muchas ocasiones, uno tiene la sensación que quienes pretenden regenerar la democracia en 2013 son los mismos que perdieron la batalla en 1978.

No estoy queriendo decir que muchos líderes no tan jóvenes no sean válidos. Es más, los necesitamos. Como también necesitamos nuevos liderazgos para regenerar este modelo económico y político que no será regenerado sin la participación activa de los jóvenes. Que haberlos haylos y, en muchos casos, tienen mucho que aportar en este camino que hemos de transitar juntos y juntas: jóvenes y no tan jóvenes.  A veces, tengo la sensación que la regeneración es un partido de fútbol que están jugando los mismos jugadores y jugadoras que perdieron  en 1978.

 @RaulSolisEU

 

Un comentario

  1. Protegidos cuando somos niños, al límite cuando somos adolescentes, hasta el cuello cuando somos adultos en forma de hipotecas, letras de coches… Todo está programado para que el engrase de la maquinaria que hace girar las ruedas del sistema no se agote nunca.
    Todo está hecho para que olvidemos nuestros problemas y no pensemos en buscarles solución, que nos dediquemos a tragar en el trabajo porque el jefe abusa de su posición y de la situación personal del trabajador. Todo hecho para que todo siga igual siempre…a ver si despertamos de una p..vez hombreya…!!
    La solución está en nosotros…, los jóvenes de 40 , de 30 o de 20 , hay que despertar de una vez.!!
    Y no me vale la excusa de “tengo hijos que mantener” : compañero, si tienes hijos que mantener, defiéndeles, ayúdales a conservar su futuro, si no lo haces por todos nosotros hazlo por ellos, demuestra que les quieres. Porque sólo si nosotros nos movemos ellos serán quienes disfruten de esta libertad, nuestros hijos, nietos, bisnietos, tataranietos y generaciones siguientes; hagámoslo entonces por ellos… esto le replico al padre que no lucha por falta de amor a él mismo y a sus hijos escondiéndose detrás de ellos. Pase lo que pase, aceptaremos el resultado, porque peor de lo que estamos no estaremos, peores gobernantes que estos imposible!!
    “Saldremos de ésta”, dicen algunos muy ufanos ….y lo dicen porque ellos siempre han estado y estarán fuera de “ésta”.
    Y puede que incluso tengan razón, pero todos aquellos que se hayan quedado por el camino, las víctimas de los estragos de “ésta”, no sabemos si saldrán y sus lamentos se perderán como lágrimas en la lluvia si, entre todos, no le ponemos remedio.
    He dicho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *