Portada / Andalucismo / Espadas y amapolas (sobre las declaraciones de Antonio Gala)

Espadas y amapolas (sobre las declaraciones de Antonio Gala)

punto de vistaLos poetas (Ash-Shuaara) es el título de la Sura 26 del Corán. En ella se habla de la tendencia natural del ser humano a despreciar la verdad cuando le perjudica. Un mal endémico que ha enfermado a todas las sociedades, en todos los tiempos y en todos los lugares. Los poetas a los que alude la Sura 26 son Moisés, Noé, Abraham y otros profetas comunes a las tres religiones del Libro que comparten la misma raíz, el mismo tronco, y se distancian en las ramas. Algunas podridas. Muchas. Pero no todas. La religión no tiene la culpa de lo que hacen algunos de sus fieles. Los cristianos no tienen la culpa de que algunos curas sean pederastas. Los judíos no tienen la culpa de que algunos israelíes masacren a palestinos. Ni los musulmanes tienen la culpa de que algunos terroristas se hilvanen bombas en el pecho. Por eso se ha equivocado Antonio Gala. En el fondo y en la forma. Algún día no tendremos que defendernos del Islam, como expresó a la ligera, pero quizá sí de algunos islamistas que desconocen la historia de Andalucía tanto como la ignoran los propios andaluces.  Igual que tendremos que defendernos desde ya de quienes aventan el miedo a los turbantes para alimentar el españolismo de la Una, Grande y Libre que jamás lo fue en ninguno de sus tres epítetos. 

Tras la desaparición política de Al Ándalus, al nacional-catolicismo español y al panarabismo-islamista no español interesaron por igual el mito de una conquista extranjera de la península ibérica, y su colonización por extraños durante más de ocho siglos. Y unos utilizan esta teoría absurda e insostenible para justificar la “Reconquista”,  y otros para enarbolar la bandera de la recuperación del paraíso perdido. Pero ni los unos reconquistaron lo que nunca perdieron, ni los otros perdieron lo que nunca conquistaron. Al Ándalus es un componente más de la historia de Andalucía, España y de Europa. Y los andalusíes eran hispanos y europeos. Muchos andaluces, pero también extremeños, valencianos, portugueses, aragoneses o catalanes. No eran árabes, aunque sus nombres se escriban en árabe. Y mal que les pese a quienes todavía custodian con alzacuellos aquella versión sectaria de la historia, en Al Ándalus coexistieron musulmanes, judíos, cristianos, ateos y paganos. La misma coexistencia que desapareció por la fuerza con el destierro de sefardíes y moriscos (más hispanos que sus represores), y con la posterior persecución inquisitorial de la diferencia.   

Esta verdad me convierte en un poeta para los integristas excluyentes de uno y otro bando. Sin embargo, no estoy solo. Somos muchos los poetas alistados en la milicia utópica del abrazo. Una inmensa minoría. Cada vez más invisible. Y ahí es donde radica el verdadero peligro del que hablaba Antonio Gala: la invasión de los espacios públicos de opinión por los ciegos que se niegan a ver. Los que niegan la pluralidad política, linguística, cultural y religiosa dentro de España. Y los que piden la reconquista de Al Ándalus para el Islam. Los dos mienten. Pero cada vez son más. Gritan. Se retroalimentan. Y asustan. Nada nuevo bajo el sol. Nada que no explique la Sura de Los poetas. Noé advirtió del diluvio y no le creyeron. El pueblo adoró a los ídolos y no al Dios de Abraham. El pueblo salvó a Barrabás y condenó a Jesús… Y hace poco votó mayoritariamente a los que prometían pleno empleo o negaban la misma existencia de la crisis del capitalismo. Todos los que decían la verdad jamás fueron creídos por el pueblo hasta después de muertos. El mismo pueblo que canta esta poética sevillana: “Como tú y yo lo vemos no es de la misma forma. Tú piensas en espadas y yo en amapolas”.

8 Comentarios

  1. Fantástica entrada. No queda sino quitarse el sombrero. De la boca de Antonio Gala salen últimamente muchos disparates. No es que no nos gusten por cuestiones ideológicas. Son disparates, alarmantes para cuantos nos entusiasma su literatura.

  2. antonio rebollo palacios

    Ecuánime,Desde cuando es ecuanime un escorao.!Malditas religiones!.Ecuanime se dice;la tendrá dura,pordió.
    Anatemizar es consustancial a las religiones.Maldecir,condenar,imponer,censurar,reprobar,excomulgar,mentir,asesinar,subyugar…todos estos calificativos definen,retratan a las religiones,es su piel,su ADN.En medio la humanidad que traga las ruedas de molinos de los dogmas de los Libros ¿inspirados por Dios?,por la avaricia,las chifladuras o el puntito de poderío que satisface a los clérigos,con sus extravagantes difraces carnavaleros,ropages pá diferenciarse de la plebe.Y,lo que a mí más me llama la atención,¿que és?el lustre,el lustre en sus caras,ese lustre que impregna los modales,las caras de los señores bién alimentados,bién tratados por la vida donde el esfuerzo por el sustento o por el trabajo,nunca te pasará factura.Yo no quiero vuestros paraisos ni regalao.
    La manera de ver según la Fé es cerrar los ojos a la razón..B.Franklin.
    La fé,que en difinitiva es lo que os sustenta en vuestras creencias,es una disfunción de la inteligencia,una perturbación de la mente,de ahí tanta secta destructivas,es irracional,es una obviedad,vemos como según que personas asume el misterio de la Santisima Trinidad,como otros asume que un Sr.estaba durmiendo en una higuera,se le presentó Dios(ná menos,pordió)y le dijo tó lo que había que hacer.Estas irracionalidades son aceptadas por unos y condenadas por otro y viceversa.
    Los Ateos tenemos nuestras razones,las nuestras.Pero una cosa que quede claro,el mérito de las persecusiones,el sufrimiento humano y la sangre derramada es vuestra.Vosotras las religiones sois la cruz que lleva los hombres.Desprenderse de esa Cruz para ser hombres libres.Malditas religiones.Malditos clérigos.Maldita fé y maldito poder,el fín que toda religión persigue.

  3. Aquí en Al-Andalus el Islam fué, y es, más víctima que verdugo,cierto.Alli,digamos Irán o Arabia Saudí,por ejemplo,fue y es mucho más verdugo que víctima. Que extraña grandeza la de los ateos altruistas ,solidarios….Ellos y ellas son el mejor ejemplo de humanidad sin negocios con el más allá, sin economías salvíficas basadas en cuentos infantiles ( como el Coran o la Biblia), sin inmortalidades delirantes; solos ellos y ellas en su humanidad , en su finitud ,en su naturaleza.Gracias Antonio Rebollo por tu emocionante claridad. La verdad no se encuentra en la aceptación de la la diversidad de mentiras.

  4. Claro, claro, “antonio rebollo”, con la excusa de anatemizar a toda “religión”, podemos disparar ya sin rubor a la de los misquitos o a la del Taj Mahal; a la de los templos de Ankhor o a la de los bosquimanos…
    Mira, desprecio por completo tu MONO-ATEÍSMO de salón y vía estrecha. Tu profundo cinismo disfrazado de “objetividad”, en plan director de programas de tele-expaña: “cinco minutos para los judíos y cinco para los palestinos” o “cinco minutos para los franquistas y cinco para los republicanos”.

    Me produce naúseas el ver a alguien que pone en el mismo plano a las víctimas y a sus verdugos, a Al-Andalus y a la inquisición; ya se llame Antonio Gala o vaya de “progre redentor”.

    No olvidaremos, genocidas.

  5. Es verdad que Al Andalus fue bastante más que el actual territorio de Andalucía. Era el nombre que los musulmanes al entrar en la peninsula dieron al territorio hispano. Es cierto que solo una inteligente política de alianzas con los señores feudales visigodos y con los hispanoromanos permitieron la rapida asimilación a la cultura islamica y la aceptación de las nuevas formas politicas y sociales que trajeron los musulmanes, a buena parte de la peninsula iberica. Es história no cabe duda, pero las interpretaciones y la polemica de si hubo autentica convivencia entre las religiones del Libro, o si es posible considerar el empuje cristiano como reconquista o reasimilación cristiana, pertenece al territorio de la erudicción.
    Lo cierto es que la história se suele utilzar para justificar diversos anhelos y nostalgias. Yo solo espero que los distintos substratos culturales, religiosos, etc. que han conformado la actual sociedad peninsular no nos impidan distiguir los arboles en el bosque.
    La sociedad española actual debe construir su devenir con criteros no historicistas, actuando sobre políticas que ahora mismo nos impiden un desarrollo más humano, justo y soportable con el medio y con el ser.
    Una sociedad laica, alejada de historicismos y nostalgias, volcada en la conformacion de alternativas politicas plausibles que tengan en cuenta la pervivencia del ser humano en armonia consigo mismo y con el entorno, solo eso merecera la pena de ser objeto de debate.
    Las declaraciones de novelistas y poetas quedan en eso, en lo que son: paradigmas.

  6. antonio rebollo palacios

    Por favor,intelectuales,en pleno S.XXI ¿Cave hablar de religiones como algo fundamentado?.Gala lleva razón,nos tenemos que defender del Islán como llevamos defendiendonos del catolicismo,siempre a cada momento.No podemos darle covertura a esta panda de enfermos de Fé.¿Seguiremos hablando del Paraiso,pordió?.Hay que sacar como a la peste, a las religiones de lo público,arrinconarla al terreno de lo privado,cada cual se la apañe con su Dios,sin tregua,sin cuartel,es lo peor que le ocurrió a la História,por ende a la Humanidad,se podría llenar los oceanos con la sangre derramada en su nombre,miles,millones de almas vagan por el averno de estos sacrílegos del derecho a vivir en paz.Malditas religiones.Malditos clérigos.Maldita fé,esa enagenación mental,oruga que perfora el raciocinio humano y maldito poder,el fín que toda religión persigue
    Fdo.Un fanatico compulsivo del ateismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *