Portada / Democracia / La jugada magistral de Unidos Podemos

La jugada magistral de Unidos Podemos

Unidos Podemos ha anunciado que presentará una moción de censura contra Mariano Rajoy tras los últimos y vergonzantes casos de corrupción y las detenciones de exprimeras espadas del PP. La corrupción, lejos de ser o parecer un hecho aislado, está instalada en el ADN del Estado. Neoliberalismo –fase embrutecida del capitalismo que vivimos- y corrupción son sinónimos. El círculo es bien sencillo de explicar: un político privatiza una empresa o un servicio público y un empresario amiguete accede a la compra o gestión a cambio de pagarle al político o a su partido comisiones por el favor. Hay dos corruptos: el político y el empresario.

Así es como se resumen la infinidad de casos de corrupción en España que han tenido lugar en los últimos años y que ha llevado a que los españoles digan que una de sus primeras preocupaciones es el saqueo al que está siendo sometido este país. Según datos del Consejo General del Poder Judicial, la corrupción cuesta a los españoles 90.000 millones de euros cada año. Casualmente, a ningún partido político del status quo se le ha ocurrido impedirle a empresas condenadas por corrupción seguir accediendo a los contratos públicos.

Un informe del Consejo General del Poder Judicial, publicado en diciembre de 2016, señala que, desde que se reinstauró la democracia en España, más de 175 tramas, 126 originadas por PP y PSOE, y más de 1700 causas se han abierto por delitos de corrupción. En la corrupción no hay sólo el hecho antiético de robar lo que es de todos, sino que, y sobre todo, lleva aparejado el proceso de desposesión de las clases medias y populares.

Es a través de la corrupción como se han llevado a cabo procesos de privatización por el que los trabajadores que prestan el servicio han pasado a cobrar hasta un 35% menos. Jardineros que cobraban 1.200 euros cuando eran empleados públicos que ahora cobran 750 euros, tras pasar a ser gestionados por una de las empresas privadas que conforman ‘La Trama’ que está saqueando este país en connivencia con los partidos tradicionales.

No hay jueces para tanto chorizo. No porque no se pueda luchar contra la corrupción, sino porque es inútil querer luchar contra la corrupción manteniendo las estructuras que parasitan el Estado. Las empresas que se lucran con la obra pública en España son las mismas que ya se lucraban con Franco, lo que evidencia que la democracia de este país se reinstauró no sobre el último periodo democrático, sino sobre la dictadura, con sus leyes fundamentales, sus tiempos, su poder económico, sus representantes políticos, el rey criado por Franco y el mismo Adolfo Suárez. Todo cambió para que nada cambiara. Quizás no se pudo hacer de otro modo, pero ahora ya hay una nueva generación post-franqusita, sin miedo, que desea y tiene todo el derecho del mundo a querer cambiarlo todo. A esto es a lo que se opone Susana Díaz, el producto perfecto del franquismo sociológico.

El anuncio de moción de censura de Unidos Podemos separa las aguas: o se está con la corrupción y los corruptos o se está en contra. Sitúa el escenario en el terreno preferido por los de Pablo Iglesias y señala y achicharra a los partidos que están ralentizado el cambio político, los cuales forman parte de las tramas de corrupción que asolan a nuestro país y que cuestan cada año 90.000 millones de euros.

Por si no fuera bastante, la moción de censura le pone un espejo al PSOE que lo vulnerabiliza todavía mucho más. Justo en pleno proceso de descomposición de las cloacas del Estado, con detenidos y encarcelados un día sí y otro también, el partido que más se parecía a los españoles, y que ha gobernado durante más años en la España democrática, está entretenido en sus cosas, en un proceso interno entre las dos almas del país en disputa: romper con las cloacas del Estado o perpetuar lo viejo, aunque sea uniéndose al PP al que ya apoyó para que fuera presidente del Gobierno Mariano Rajoy. Incluso a costa de romper el propio partido. Es más importante mantener las bases heredadas por el franquismo que el mismo PSOE. Se pudieron enfrentar a las élites eclesiales para aprobar el matrimonio entre homosexuales, pero al poder económico no se le rechista. Hay cosas que no se pueden tocar. Es el pacto del bipartidismo que Podemos pone en cuestión comiéndose a más de la mitad del electorado socialista.

Acusan a la formación de Unidos Podemos de ser muy mediática, de convertirlo todo en un titular de prensa. Cómo si eso fuera negativo, cómo si esa no fuera lo que pretende todo partido que quiera hacer política, que quiera ganar y colocar su modelo de sociedad en primera línea de salida. Quien lidera la iniciativa mediática, gana también la iniciativa política. En los regímenes democráticos, la política se vehicula a través de los argumentos y los medios de comunicación son el canal por donde circulan los escenarios políticos en disputa. Quien critica a un partido por ser muy mediático, en este caso Unidos Podemos, en realidad lo está acusando de querer ganar y está admitiendo que es incapaz de liderar la agenda mediática. Sin visión mediática, es imposible que se dé la política; salvo que se quiera hacer de la política un simulacro turnista que es a lo que el bipartidismo ha acostumbrado en estos 40 años: ahora tú, ahora yo, tú apruebas el matrimonio homosexual y yo saco a los obispos a la calle, pero aquí no cambia lo fundamental, las bases económicas no se tocan.

La política no es debatir una propuesta no legislativa, una moción, una ley o pulsar en el Congreso el botón oportuno. Eso es parlamentarismo, la política es otra cosa. Para que se apruebe una ley hay que haber antes convencido a la sociedad, porque la política es eso: convencer, convencer y convencer. Llegar a acuerdos con la sociedad situando tu modelo de país en el centro del debate. Sin proyecto político no hay estrategia comunicativa, pero sin estrategia comunicativa no hay nada. La moción de censura de Unidos Podemos, lejos de ser un circo, es de una inteligencia política desmedida. Separa las aguas, saca a Unidos Podemos del eje izquierda-derecha y sitúa a los partidos en una disyuntiva clarísima: o con la corrupción o contra ella.

Es la vuelta a la transversalidad de Podemos pero no desde la casta, una división generacional en la que mucha gente muy justa no se sentía cómoda, sino desde ‘La Trama’, la base sobre la que se sustenta este sistema democrático de baja intensidad que nos cuesta 90.000 millones al año en corrupción fruto de las más de 1.700 causas judiciales abiertas. Se puede estar a favor o en contra de la moción de censura anunciada por Pablo Iglesias, pero es innegable que el movimiento de fichas es magistral.

Como ya hizo Felipe González en 1982, seguramente Unidos Podemos pierda la moción de censura. Pero da igual. Lo importante es poder mostrar a los españoles que existe un modelo de sociedad diferente, que Unidos Podemos ha venido a gobernar y no a conformarse con un 10 o un 15% de votos, que hay una nueva mayoría que quiere cambiar las bases franquistas sobre las que está construida nuestra democracia y que hace de la corrupción su herramienta para desposeer a la gente sencilla de sus derechos, sus salarios y su felicidad. Felipe González perdió aquella moción de censura, pero un año más tarde ganó por una mayoría absoluta no reeditada por ningún partido político. Escenificó mediáticamente que tenía un proyecto alternativo, habló como un presidente del Gobierno sin serlo y separó la aguas. Ganó la política.

@RaulSolisEU 

3 Comentarios

  1. Me ha gustado el artículo, no es frecuente leer por estas tierras argumentos como “inútil querer luchar contra la corrupción manteniendo las estructuras que parasitan el Estado. Las empresas que se lucran con la obra pública en España son las mismas que ya se lucraban con Franco, lo que evidencia que la democracia de este país se reinstauró no sobre el último periodo democrático, sino sobre la dictadura, con sus leyes fundamentales, sus tiempos, su poder económico, sus representantes políticos, el rey criado por Franco y el mismo Adolfo Suárez. Todo cambió para que nada cambiara” Este escandaloso espectáculo de corrupción, no será el último en aparecer, el problema es que en este Estado sus llamados poderes “independientes”, entre los que incluyo el mediático, están diseñados y orientados por y para favorecer a los poderes facticos que diseñaron la llamada “Transición” y que todos sabemos quiénes son y el poder que tienen. Podemos además de ser un partido populista visceral, sin programa, si definición, sin compromiso concreto y real, ni de derecha ni de izquierda etc. etc. da la impresión de que solo quiere votos para hacer vete a saber que con ellos. Nadie conoce su programa, a que sectores de la sociedad va favorecer, su razón de ser parece que es la ambigüedad y con un discurso pegadizo que contenta a todos etc.etc. Pero ciertamente su propuesta tiene agallas, es ciertamente lo que los políticos profesionales, los que se nutren del Régimen, que son la mayoría el PPSOE Y Ciudadanos no quisieran oír nunca. Y es buena la jugada porque algo llegara a los sufridos votantes, y quizás también les llegue algo de lucidez política

  2. El articulo está bien.
    Pero la Moción de Censura de Felipe González fue en 1980. Es muy importante no conteste fundir las fechas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *