Portada / Democracia / “Tenemos tres décadas para hacer una civilización sostenible”

“Tenemos tres décadas para hacer una civilización sostenible”

esteban de Manuel

 

La formación ‘posverde’ Equo irrumpe en el panorama político con intención de dar la sorpresa · El interés que han levantado en las redes sociales indica que es posible.Luis Sánchez-Moliní.Diario de Sevilla.01/11/2011. 

Esteban de Manuel Jerez cree que es posible sacar un diputado.

-Sevilla es una plaza difícil para las novedades. ¿Qué aspiraciones tiene Equo?

-Creemos sinceramente que es posible sacar un diputado. En épocas anteriores quizás no, pero Equo ha nacido en unos tiempos en los que la sociedad está buscando alternativas. Hay un espacio y, si somos capaces de dar a conocer nuestro mensaje y nuestra nueva cultura de partido democrático, tendremos posibilidades. Yo mismo soy un ejemplo: vengo de los movimientos sociales, pero nunca había participado en la política partidista.

-¿En qué se distingue Equo de esos que llaman ‘partidos convencionales’?

-Tenemos una visión sistémica de la triple crisis que padecemos: la económica-social, la democrática y la ambiental. Vamos mucho más allá de un simple cambio de gobierno para proponer una triple transición en estos tres terrenos para avanzar hacia una nueva civilización que asuma la necesidad de justicia social en un mundo que es finito. Vemos cómo los partidos mayoritarios se plantean el objetivo del crecimiento sin explicar que no podemos seguir creciendo indefinidamente, que los recursos y las energías fósiles se acaban. Hay que impulsar el desarrollo, pero dentro de los límites.

-Hablan de la necesidad de una segunda transición. ¿Qué significa eso concretamente?

-Se trata de profundizar en los mecanismos para que sean más participativos y democráticos en todos los escalones. Por ejemplo, que se hagan consultas cada vez que haya temas que tengan importantes consecuencias en la vida de los ciudadanos, como el reciente cambio constitucional para limitar la capacidad de endeudamiento de las administraciones públicas.

-¿Para ir hacia dónde?

-Tenemos tres décadas crear una sociedad y una economía sostenible de verdad. Ya hemos sobrepasado los límites de recuperación del planeta y tenemos sobre nuestras espaldas una mochila de dos mil millones de personas que viven en la miseria, mil millones de ellas con hambre. La sociedad industrial se ha basado en que la naturaleza debía ser explotada y no tenía límites y ahora tenemos que volver a una relación con la naturaleza como la que hemos tenido en civilizaciones anteriores. Hay que recuperar la conciencia de las sociedades recolectora o agrícola del pasado.

-¿En qué espectro ideológico se sitúa Equo?

-Nuestra referencia en Europa son los partidos verdes, pero nosotros aportamos importantes novedades, lo que, incluso, se nota en la elaboración de nuestras listas, con personas que no han estado vinculadas nunca a los ecologistas. Además de en el problema ambiental, ponemos énfasis en la cuestión de la democratización y la justicia social. Nuestra matriz es verde, pero no nos situamos en una clasificación de partidos que responde a la civilización industrial. Aspiramos a dirigirnos a la gran mayoría de la ciudadanía.

-Uno de los lemas ecologistas es “piensa en global y actúa en local”. Como posible diputado por Sevilla, ¿qué opina del dragado del Guadalquivir?

-El Guadalquivir no es sólo un cauce de comunicación, es un sistema natural que tiene unos ciclos que generan, entre otras cosas, riqueza agrícola. Cualquier solución que se le dé a la mejora del Puerto de Sevilla debe ser compatible con mantener correctamente el cauce natural.

-¿Y de la SE-40?

-Totalmente en contra. Propondremos una moratoria de todas las grandes infraestructuras del automóvil. La SE-40 y la SE-30 generan un sistema de movilidad insostenible, que no vamos a poder pagar en breve. Hay que apostar por una movilidad sostenible: transporte público, trenes, autobuses, carril bici. También por la proximidad, complejizar la ciudad para que no haga falta desplazarse continuamente, que cada vecino tenga al lado de su casa lo necesario para suministrarse.

-¿Volver a la vida de barrio?

-Sí, apostar por una cultura de barrio. La SE-40 apuesta por una cultura de urbanizaciones, polígonos y centros comerciales. Nosotros apostamos por una cultura de barrios y pueblos; por la ciudad mediterránea, que es modelo de sostenibilidad. En Sevilla, en los últimos treinta años, hemos adoptado el modelo anglosajón que consiste en la urbanización difusa y la construcción de grandes infraestructuras para el coche. Ese modelo va a ser insostenible con un petróleo que se va a multiplicar por tres.

-¿Es el otro Ikea necesario?

-Habría que ver si destruye más empleos de los que genera. ¿Necesitamos un segundo Ikea? La pequeña y mediana empresa sevillana del mueble está amenazada. Ikea es una multinacional que se basa en producir barato en países con mano de obra barata y un transporte con el petróleo barato. En un futuro ese combustible no va a ser tan barato y los muebles se van a encarecer, pero ya no sabremos hacer muebles. Ya ha pasado en algunos lugares con la agricultura.

Un comentario

  1. Me parece muy razonable la oposición a la SE-40. Estotalmente cierto que esas grandes infraestructuras viarias estan pensadas desde el prisma de un desarrollismo sin limites al servicio de la conducción por carrtera tanto de personas como de mercancias. Esa cultura de seguir potenciando el uso de vehiculos automóviles movidos por derivados del petroleo son ya insostenibles.
    La cuestión es conseguir que cale entre la opnión púbica una cukltura distinta de la movilidad y en eso EQUO debe esforzarse muchisimo ya que las grandes fuerzas políticas, PP y PSOE siguen con la inercia de un desarrollismo suicida por insostenibles.
    Las fuerzas de Izquierda transformadora y el Ecologismo comprometido politicamente tienen que realizar un esfuerzo enorme por situar ese debate, junto a los de justicia social, Igualdad y creación de empleo sostenible y solidario, en el día a día de de las alternativas a la situación actual tan bien descrita por EQUO. Y cuidar, en otro orden de cosas, las políticas internacionales de defensa del derecho de todos los pueblos a una Democracia representativa y participativa laica y profundamente incardinada en la resolución de los conflictos por la presión popular y la solidaridad internacional energica pero pacifica. No pude esr la OTAN u otra organización militar la que decida en última instancia de que parte ha de caer la balanza y con que costes humanos y politicos sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *