Portada / Democracia / Los libros de texto tóxicos

Los libros de texto tóxicos

GregoryMankiw

 

Edward Fullbrook.

La semana pasada, los estudiantes de Harvard se retiraron en protesta para llamar la atención a la tendencia que perciben en el curso de introducción la economía. Los estudiantes de Harvard no están solos, y el paro organizado no es la primera protesta contra el plan de estudios económicos. En junio de 2000, los estudiantes de economía en París, hicieron circular una petición en favor de la reforma de su plan de estudios. Lo que comenzó como una protesta de los estudiantes franceses se convirtió en el movimiento Economía pos-autista. Una breve  historia del movimiento aquí.

Los libros de texto tóxicos  es un movimiento que  se dedica a la reforma curricular. Su objetivo es impulsar las protestas estudiantiles y “alentar a las escuelas y a las universidades a utilizar los textos de economía que se dedican honestamente al mundo real.” Edward Fullbrook, Editor de Economía del mundo real revisión, Es una figura clave en el movimiento. Aquí, INET reproduce uno de sus principales artículos.

Los libros de texto tóxicos

 Edward FULLBROOK

Ninguna disciplina ha experimentado una falla sistémica de la  escala que la economía tiene hoy en día. Su caída en desgracia ha sido en dos dimensiones. La primera, los economistas supervisaron directamente, por medio de  la prevalencia de sus ideas, la estructuración de la economía mundial que se ha derrumbado. Dos, a excepción de algunos desterrados, los economistas no vieron, incluso antes de que el público en general vio, la llegada de la mayor crisis económica de todos los tiempos. Ninguna profesión  ha traicionado la confianza de la sociedad de forma tan aguda, nunca ha sido tan necesario  y desesperado la refundación de susu fundamentos.

Como un evento epistemológico, la crisis de 2008, de las filas del sistema financiero mundial  es comparable a la  observación del eclipse solar de 1919. Si la práctica profesional en economía se parecíera, ni siquiera en lo más mínimo, a las ciencias naturales, a continuación, en la estela de los economistas, hoy en día y a nivel mundial dirían  cayendo unos tyras  otros para proclamar la falsedad de sus teorías, la insuficiencia de sus métodos y la necesidad urgente  de una nueva teoría.

Ahora es evidente para casi todos, excepto para  los economistas, y cada vez más, para muchos de nosotros, que nuestro fracaso colectivo para ver el desastre antes de que ocurriera y el hecho de que el sistema que se derrumbó había sido adaptado a las enseñanzas de la corriente principal de la economía .  Esto significa que los libros de texto que usamos, y los cursos enseñan conceptos erróneos fundamentales sobre la economía real. Y en economía nada es más importante que la enseñanza, ya que, como Galbraith dijo en una ocasión, la economía es ante todo una profesión pedasgógica. Esto hace que la pedagogía  de la economía un punto natural de partida para un análisis de cómo la economía fue tan horriblemente mal y cómo podríamos evitar catástrofes futuras.  El texto de Gregory Mankiw Principios de Economía ha sido a nivel internacional el texto básico dominante durante más de una década. También su autor, como presidente del Consejo del Presidente Bush de Asesores Económicos de 2003 a 2005, estuvo directamente involucrado en la ingeniería de la catástrofe. Así que los libros de texto de Mankiw ocupan  un lugar ideal para buscar pistas acerca de cómo tanto los profesionales de la economía como el  público ha sido educado para ser tan ignorante,  tan mal informado de cómo funcionan las economías en el mundo real.

Porque se trata de un fallo del sistema, me ocupare  de estos  no con temas específicos en  el texto de Mankiw. Quiero considerar un enfoque general para la comprensión de los fenómenos económicos y, no menos importante, cómo el autor genera  una  posición de confianza  caras  a cara  con  el estudiante.

Una característica definitoria de la economía tradicional u ortodoxa es que se adhiere a una teoría neo-platónica de la verdad, es decir, que tiene sus principios básicos o proposiciones de las que se deduce todo lo demás.. Esta doctrina epistemológica pintoresca fue notablemente enunciada por los economistas  como Lionel Robbins  que en 1932  y  en su Ensayo sobre la naturaleza y significado de la ciencia económica, escribió:

. . . las proposiciones de la economía se sustentan  en  las mismas cuatro patas  de las  proposiciones de las otras ciencias. Como hemos visto, estas proposiciones son la deducción de hipótesis simples que reflejan los hechos más elementales de la experiencia general. [P. 104]

Y:

En economía, como hemos visto, los axiomas  últimos de nuestras generalizaciones fundamentales no son conocidos por el conocimiento inmediato. En las ciencias naturales que sólo se conoce  por inferencia. Hay razones mucho menos poderosas para  dudar la contrapartida en la realidad de la asunción de las preferencias individuales que el de la asunción de los electrones. [P.105]

Para un verdadero científico, por supuesto, la economía ‘neoplatónica es un anatema. Por ejemplo, para  el eminente físico JP Bouchaud [2008, 9. 291]  su opinión expresada recientemente es :

Para mí, la diferencia fundamental entre las ciencias físicas y de la economía o las matemáticas financieras es más bien el papel relativo de los conceptos, las ecuaciones y los datos empíricos. La economía clásica [es decir, la corriente principal de hoy] se basa en supuestos muy fuertes que se convierten rápidamente en axiomas: la racionalidad de los agentes económicos, la mano invisible y la eficiencia del mercado, etc Un economista me dijo una vez, para mi asombro: Estos conceptos son tan fuertes que sustituyen cualquier observación empírica. ” 

Esta doctrina, que es lo único que separa radicalmente la economía de la tradición científica, están presentes en los  libros de texto de Mankiw de principio a fin. Como era de esperar, al inicio del libro se  proponen objetivos imposibles. Pero ya  en la segunda página bajo el título ¿Cómo las personas toman decisiones?, Mankiw da a conocer su “cuatro principios sobre  las tomas de decisiones individuales”. En ningún momento se alude a cómo  esos principios básicos fueron descubiertos. No se  menciona nunca  ni  nombres,  ni fechas, ni procesos de descubrimiento. En su lugar, se busca, mediante un recurso a historias populares; de persuadir a los estudiantes a aceptar esta fe. Sólo  a un neoplatónico recalcitrante o a  un vendedor de aceite de serpiente ,se le ocurriría empezar un ejercicio epistemológico de esa manera.

Un dispositivo importante que Mankiw, y otros escritores de libros de text, utilizan para persuadir a los estudiantes a aceptar en la fe de sus principios esta basadpo sutilmente  en argumentos emocionales . La economía dominante o neoclásica, especialmente en los últimos cincuenta años, ha levantado bandera blanca como la nieve con nombres abstractos como “racionalidad”, “elección”, “libertad”, “equidad” o “eficiencia”, cuyo significado cambian con el viento y  que están llenos  de carga emotiva lleno y por lo tanto flotan como laminas de hielo a través de la discusión pública. Escritores de libros de texto como Mankiw usan estas palabras de la cultura en general – y sería ingenuo pensar que lo hacen por casualidad – con el fin  de cargas emotivamente  sus presentaciones y para intimidar a sus lectores, en su mayoría  jóvenes adolescentes. Por ejemplo, considere cómo Mankiw al presentar su supuestos cuatro principios de cómo las personas toman decisiones, introduce  y  usa términos como  “eficiencia”, “equidad” y  “racionalidad”. En un  amplio margen vacío y enfrente de donde el texto dice que la sociedad se enfrenta a una disyuntiva “entre eficiencia y equidad” se puede leer:

Principio 1. Eficiencia es obtener el más de los recursos más  escasos

Principio 2. Equidad es  distribución de la prosperidad económica  de forma equitativa entre los miembros de la sociedad

El mejor de los dos estudiantes se dará cuenta de que estas “definiciones” son  expresiones vacías, auténticas “peticiones de  principio”: “más” de lo que ya hay  “bastante”, es decir, ¿qué? Nada sustancial ha sido dicho. Lo que ocurre es que el estudiante se le enseña a usar estas palabras como marcadores de posición, de modo que poco a poco y de manera casi imperceptible se van  llenando de significados neoclásicos, mediante la lectura de otros textos, las  conferencias, los  concursos y exámenes . Todo esto se llevará a cabo sin una sola mención, por no hablar de la discusión, de  una perspectiva  ética sobre la  realidad económíca  que no sea la  utilitarista A los estudiantes ni siquiera se les advierte que se están introduciendo en un sistema ético de pensamiento. El conocimiento de esto  podría hacer descarrilar el proceso de adoctrinamiento de  los estudiantes, pues cualquier estudiante, incluso los más jóvenes, tienen puntos de vista variados sobre lo que es justo y tienen diferentes concepciones de lo que significa para una sociedad  obtener el máximo provecho de sus recursos, y algunos no se dan su brazo a torcer  sin discutir duramente.

Mankiw despliega una táctica diferente; la intimidación, con la introducción de expresiones como  las  de  ” personas racionales”:

PRINCIPIO 3: Las personas racionales piensan en términos de margen [p. 6]

Mankiw explica que pensar en el margen significa “mediante la comparación de los costos marginales y beneficios marginales”. ¿Por qué este acoso? El estudiante, como el autor debe conocer, no va a leer esta definición en términos hipotéticos del tipo  “vamos a definir “gente racional “, como  esas personas que piensan en el margen.” El estudiante leerá esta expresión, no como una definición analítica, sino como una declaración de hechos, es decir como una descripción empírica. Lo más probable es que el estudiante no se dará cuenta de que la racionalidad no es un enunciado descriptivo sino  un concepto normativo. Tampoco el estudiante posee ideas generales tan potentes  como para ofrecer  oposición o resistencia intelectual. Pero lo que los estudiantes tendrán, un deseo irresistible de ser considerado tanto por sí mismos y como  por los demás, sobre todo por su maestro, como  alguien “racional”. No importa decirle que no crea en el margen, pero el estudiante, y con razón, teme las consecuencias de  aparecer como alguien “irracional”.

Incluso si la “racionalidad” se toma en el sentido  más estricto como la  adaptación de los medios a  los fines, no escapa de su condición de  concepto normativo, pues  la gente difiere, en virtud de sus presupuestos éticos, sobre cuáles son los medios y los fines aceptables. Pero no tofos  los economistas son  utilitaristas. No todos creen que la maximización de la “utilidad”  personal, sea  esta lo que sea, es o debería ser la meta de la vida humana y por lo tanto  de la economía. “Los economistas no tienen derecho a seleccionar una ética como la “correcta “a los efectos del análisis económico”. [Söderbaum, 2004, p. 162], pero lo hacen, y al hacerlo, van más  a allá de lo que la comunidad científica debe ir..

Si los autores de libros de texto  dedicados a la enseñanza de  la economía explicitaran el contenido ideológico  y epistemológico de su teoría, por delante de su ideológica, ¿Qué ocurriría? Hugh Stretton, en: Una nueva introducción [1999] muestra cómo se puede hacer. Por ejemplo, ver cómo se presenta la “eficiencia”.

Si se mide la eficiencia por más de un criterio, usted tiene que decidir cuánto peso darle a cada uno de los criterios. Los hechos no pueden hacer eso por usted. Se requiere un juicio de valor, y que  juicio de valor será incorporado en el indicador de eficiencia.

     O esto otro: “El sentido común dice que es eficiente  obtener un determinado resultado con el menor coste. Pero ¿qué significa “menor coste” ? ¿Quiere decir por lo menos materias primas? ¿,Menos  trabajo? ¿Menos s gastos? Usted tiene que decidir. [P. 48]

“¿Eficiente en que”? ¿Y eficiente para quién? después de abordar estas  molestas y  preguntas antidogmáticas , Stretton le dice al estudiante:

La mayoría de las pruebas de eficiencia requieren algunos juicios de valor previos. Que se puede hacer en las pruebas objetivas por medio de  especificaciones precisas: la definición  de los conceptos de   costes, producción, benenficio. Si no que ocurre es que  simplemente  se desplazan los conflictos de interés y los juicios de valor necesarios al espacio de la  elección y el diseño de la prueba.

Este principio se aplica a los juicios de muchas otras cosas además de la eficiencia. [P.49]

Estos pasajes caracterizar el enfoque de la totalidad del libro Stretton y que podría y debería ser el enfoque de cada libro de texto de economía: no hay intento de engañar, intimidar o manipular  al estudiante, no le falta  honradez al omitir conocidos hechos cruciales, no abusa de la posición del educador como una oportunidad para adoctrinar, no duda en animar al estudiante a observar desde más de un punto de vista los problemas fundamentales de las economia, en definitiva,  tratar de educar en el sentido más profundo posible.

Mankiw , por el contrario, presenta sus “diez principios de la economía” con el estilo de un agente comercial de venta. En el espacio de una página y media  invoca “la mano invisible” once veces y habla de su “magia”, [p. 10.09] Luego de haber vendido a los estudiantes, sin ofrecer prueba alguna,  su “diez principios” ; el producto Mankiw útil para pintar la economía  como científica. Él está en lo cierto al suponer que el estudiante no se dará cuenta del neo-platonismo, ni  de que  se trata en realidad de pura anti-ciencia. Mankiw estable en la mente del estudiante una asociación entre los economistas como él mismo y los verdaderos científicos. Para esto, está dispuesto a asociarse con el más prestigioso de científicos: físicos, biólogos, y los astrónomos. Tiene la esperanza de adquirir algo  del prestigio de los científicos repitiendo una y otra vez unas cuantas palabras clave: “la física” cuatro veces “, el físico (s)” siete, “biología” y cinco “biólogo” dos veces “. Esto favorece combinaciones como “la física, la biología y la economía”. Pero ni siquiera esto es suficiente para el gusto de la élite de Mankiw. En los tres primeros párrafos de esta sección menciona  a Newton y a Einstein hasta  cuatro veces. 

Por supuesto, esta manipulación tiene una larga historia en la disciplina. Se remonta mucho más allá de Robbins,  y se aproxima a Walras y a Jevons. Pero quizás su ejemplo más  cómico es debido al inventor del prototipo de libro de texto  del que  Mankiw es ahora maestro. El historiador de la ciencia Yves Gingras [2002] se refiere al incidente en la entrega de los  premios Nobel en 1970 :

Paul Samuelson (1970 ganador) escribió un discurso  al  recibir el Nobel lleno de referencias a Einstein (4 veces) Bohr (2 veces) y otros ocho ganadores del Nobel de Física (por no mencionar, por supuesto, a Newton), además de otros cuantos nombres, como si fuera parte de la  misma familia que los economistas.

Durante los últimos cincuenta años la economía como profesión ha mostrado un talento excepcional para la auto-promoción. Alentados por el auto-engaño, que han persuadido a los medios de comunicación para l que el Banco de Suecia, crearan  un premio “Nobel” de economía  y ha conseguido escapar al ridículo, incluso cuando, como  en los casos  de Samuelson y Mankiw, ha presentado sus actividades y logros similares a los de Newton y Einstein. Esta auto-exaltación  ha permitido a sus anti-metodología científica  escapar fuera de  control, con el resultado de que toda la comunidad intelectual ha aceptado la autoevaluciación científica  de la  economía Pero esto no siempre fue así. Cuatro años después de  que Robbins publicara un ensayo  de alabanza  de los métodos de la economía, el estadounidense John Dewey, filósofo pragmático, publica una favorable reseña de un libro de un zoólogo y estadístico y médico  que condenabas la metodología económica. Dewey, después de referirse a “las concepciones y métodos” de la economía como “oscurantista y reaccionarias“,  extraídas del texto  de Lancelot Hogben “El Retiro de la razón. [Dewey, 1936]. Estas criticas podrían ser aplicadas a nuestro tiempo, sobre todo a la Economía actual y a los  asesores presidenciales, tal  como se hizo en aquel entonces.

Sólo podemos concluir que la economía, como se estudia en nuestras universidades, es la astrología de la era del maquinismo, y que  proporciona el mismo tipo de relieve intelectual que da  el ajedrez, en la que el éxito depende totalmente de saber la definición inicial de los movimientos y  estrategias del contrario etc. . . En la ciencia el árbitro final no es la autoevidencia de las definiciones  axiomáticas, ni la fachada que cubre  la lógica impecable que lo oculta. Una ley científica representa una receta para hacer algo, y su validación final recae en el dominio de la acción.

Y el mensaje de hoy de la Bouchaud físico es muy similar.

Por encima de todo, hay una necesidad crucial de cambiar la mentalidad de las personas que trabajan en la economía y la ingeniería financiera. Que necesitan para alejarse de lo que Richard Feynman llamada Ciencia Cargo Cult: una ciencia que sigue todos los preceptos y las formas aparentes de la investigación científica, mientras que    cafrece  de lo esencial. La  formación  excesivamente formal y dogmática en las ciencias económicas y matemáticas financieras son parte del problema. Los planes de estudios económicos necesitan de incluir a la ciencia naturales en el programa de formación. Los requisitos previos para una mayor estabilidad en el largo plazo son el desarrollo de una representación más pragmática y realista de lo que está pasando en los mercados financieros, y de centrarse en los datos, que deben sustituir a  las ecuaciones perfectas y a los  axiomas estéticos. [Bouchaud, 2008, p. 292]

Finalmente  la historia económica ha hablado, y esta vez con un ensordecedor ruido. Los economistas en general pueden o no puede oírlo, pero la mayor parte del resto del mundo ya halo ha oido. Aunque ahora se habla de “crimen intelectual”, no sería un error castigar a los culpables. Pero les ruego que todo el mundo, incluidos los estudiantes, hagan lo que puedan para reformar la enseñanza de la economía, especialmente en su nivel básico. Si las universidades siguen utilizando para la ingeniería nuclear un libro de texto de un ingeniero que había dirigido un equipo de gestión de una planta de energía nuclear que, sin causas externas explotó causando grandes estragos, habría un enorme clamor público, incluyendo las manifestaciones de estudiantes. Debe haber una protesta similar, si el tipo de libros  de  Mankiw, siguen siendo impuestos  a millones de personas jóvenes que cada año de buena fe, asumen el estudio de la economía. Debido a un error humano propagado por una ideología virulenta hábilmente camuflada como ciencia, millones de familias estadounidenses están perdiendo sus casas, más  de 100 millones de personas en el mundo podrían perder sus puestos de trabajo y una generación ha sido privada de la esperanza que se merece. No se puede volver para atrás, pero podemos reducir considerablemente las posibilidades de que vuelva de nuevo  a ocurrir; si con la mayor celeridad posible, ponemos  en los planes de  enseñanza libros de texto plural, que  miran el mundo real y  los problemas económicos desde diferentes puntos de vista, que no hacen afirmaciones falsas acerca del conocimiento económico , y lo más importante, que no buscan adoctrinar sino educar. Para estos fines ofrezco la siguiente lista.

Once maneras de pensar como un economista post- crisis

  1. No tratar de hacer pasar a la economía por  prima hermana  de las ciencias naturales.
  2. No hablan, con excepción de  a los niños muy pequeños, de manos invisibles y procedimientos  mágicos.
  3. Siempre que sea posible evitar el uso de palabras con fuerte  carga  emotiva.
  4. Recuérdese a sí mismo cada mañana, que su deber como docente es educar a sus estudiantes, no adoctrinarlos.
  5. Trate de ver los fenómenos económicos desde diferentes puntos de vista y enseñe a sus estudiantes a hacer lo mismo.
  6. Fomente la diversidad de marcos conceptuales en la investigación económica.
  7. No sea condescendiente, ni adulador de sus estudiantes.
  8. Mantenga su mirada en la  economía del mundo real en vez de mundo  imaginarios.
  9. No trate de ocultar la turbulenta historia y la diversidad contemporánea de la economía  a los estudiantes y al público en general.
  10. Evite las profesias  autocumplidas.  
  11. Nunca trate de hacer  pasar la ideología como una verdad objetiva.

Referencias.

JP Bouchaud [2008], “Economics needs a scientific revolution”, real-world economics review, issue 48, December, p. 291.

 

John Dewey [1936], “Rationality in Education”, The Social Frontier, December,  Vol. lII, No. 21, pp. 71-73.

 

Yves Gingras [2007], “Beautiful Mind, Ugly Deception: The Bank of Sweden Prize in Economics Science”, Real World Economics, edited by Edward Fullbrook. London: Anthem.

 

Gregory Mankiw [2007], Principles of Economics, 4th edition, Thomson.

 

Lionel Robbins [1932], An Essay on the Nature and Significance of Economic Science. London: Macmillan.

 

Söderbaum, Peter (2004) “Economics as Ideology and the Need for Pluralism”, A Guide to What’s Wrong with Economics, edited by Edward Fullbrook. London: Anthem, pp. 158-168.

 

Hugh Stretton [1999], Economics: A New Introduction, London, Pluto.

 

Traducción p36.

Pub,licadeo en: http://www.toxictextbooks.com/ToxicTextbooksFullbrook.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *