Portada / Democracia / Back to the green

Back to the green

fondo

Jesús García / Los Verdes han vuelto. ¿Dónde? Donde se quedó la Ecología Política. La verdad es que esta importante corriente de pensamiento nunca tuvo un espacio singular en la representación popular en nuestro país. Pocos diputados con siglas en verde y siempre con algún aderezo que lo normal es que resultara ser el plato fuerte.

Pero “el Green” ha inundado todos los escenarios. Es uno de los casos más teatrales del nuevo siglo, de pronto todo el mundo iba a respetar el medio ambiente, incluidas las cementeras, las petroleras y los fabricantes de coches. Entre medias un champú, una silla, un aceite, una esponja o un caramelo. Una verdadera  inundación de mensajes y señales, las más sin mucho rigor en los códigos de barras.

Lo mismo en las políticas. Empleo y economía pueden ser sostenibles. La ley de Costas del Ministro también, el casco de la DGT y hasta la burbuja inmobiliaria. En cualquier institución pública o privada hay un logo y algún chascarrillo que así lo advierte.

Departamentos con nomenclatura en determinados cuadrantes de la administración. Y la Iglesia. La Iglesia más verde que la madre que la pario. En España este término ha acabado ¡manoseándose tanto!  Cuántos tributos, en miles de bolos, han hecho que finalmente pierda su valor.

Las antenas, claro pero sin principio de precaución, las normas medioambientales porque Europa obliga y se cumplen cuando se cumplen. Y lo que viene… la seguridad privada y la protección de los entornos también.

Aquí nadie cierra al tráfico un centro cuando la contaminación no solo se imagina, se cambia de lugar la estación de medición. Y es que se animan, y con Dióxido de Nitrógeno en los bajos, van diciendo:

–       A la Alhambra aprieta que todavía vamos en coche “pal” lustro que viene,

–       A Doñana  ¡cuidadito! o a Motril que no se desarrolla ¡con estos de Fomento de la Junta!

La mar de autovías que han “sobrao”, pero el tren no llegará al puerto de La Tropical,

El empantane destructor de las Vegas y los secanos por las Segundas.

El nuevo Presidente del Consejo Social de Granada, que la Vega:

–       ¡qué toca la vega “el tío”!

El Nevada ya tiene luces por Navidad y se encajona al flujo en Pulianas “to Decatlhon to Kinépolis “.

El Algarrobico resiste en Almería mientras se forra de invernaderos. En Málaga las imágenes cantan y se ve un chiringuito, más allá de la orilla, volado por el temporal. El Alcalde de Jaén se carga un tranvía recién construido, sin darle una pequeña oportunidad. Los “sandokanes” que campan por la Córdoba de cualquier regidor. Los aeropuertos que se han quedado con ganas para Huelva o Antequera. El dragado del río en Sevilla.

Y la crisis, la crisis ha hecho que el tema pase para la opinión pública al cuarto plano. Entonces vuelve un bombardeo constante y sistemático sobre los entornos. A pesar que sobre el Cambio Climático la comunidad científica es prácticamente unánime.

“Nosotros con estos pelos” y Andalucía sin un interlocutor claro en cuanto a la Ecología Política. Nítidamente verde.

Las esperanzas que todos y todas  habíamos depositado en EQUO se han ido desvaneciendo. Centralista, sin una articulación territorial. Muy supeditado a “Compromis”. Da la impresión de ser un proyecto de un liderazgo muy personal; plagado, eso sí, de buenas intenciones.

Se echa de menos en nuestra comunidad el rigor dogmático que tuvieron aquellos Verdes de Andalucía. Esto tuve oportunidad de comprobarlo, muy de cerca, cuando fui candidato a la Alcaldía de Granada de esta formación en 2007.

El capital electoral de la Ecología Política es modesto, aunque puede dar muchos frutos; tal y como ocurrió en su momento con la Secretaría General de Sostenibilidad del Gobierno de Andalucía o las aportaciones a la redacción del nuevo Estatuto de Autonomía.

Así que si vuelven Los Verdes. Sea.

2 Comentarios

  1. Dices que los verdes vuelven, yo creo que nunca se fueron, cuando se inició el proyecto Equo, formamos parte de dicho proyecto. Hablas de unidad de la izquierda trabajando una separación, criticando un proyecto al que nos unimos porque quisimos, y que está formándose,….. no lo entiendo. Empiezo a pensar que nunca llegaremos a nada la izquierda, ¿ problemas de liderazgo ? Sin unidad, con tantos pedacitos dispersados por todas partes nunca haremos nada.

  2. Para publicitarse no hace falta criticar a la competencia. Los valores de uno son suficientes…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *