Portada / Está Pasando / Los enfermos no son luchadores

Los enfermos no son luchadores

Se está poniendo últimamente de moda convertir a los enfermos en gladiadores. En una especie de atletas olímpicos a los cuales se les exige que luchen para curarse. Esta moda, que es ideología neoliberal pura y dura llevada al mundo de la salud, traslada la filosofía de baratillo de Paulo Coelho a la enfermedad. Se ve que el mundo emprendedor ya no da para más con esta filosofía, que se pasa la vida dividiendo a la sociedad entre ganadores y perdedores. Pablo Ráez no era un luchador porque era un paciente, una víctima arbitraria de algo tan injusto como sufrir leucemia.

pablo ráez

Convirtiéndolo en luchador se está depositando en él toda la responsabilidad para curarse, ocultando que para curarse de una enfermedad nada es más influyente que la inversión pública que se haga en investigación médica y en la calidad del sistema público de salud. Si no fuera suficiente la perversión, cuando la persona fallece porque no se ha curado, que en el lenguaje neoliberal es que no ha luchado lo suficiente, el responsable de perder la batalla es del propio enfermo. De una perversidad monstruosa.

Una enfermedad como la leucemia es arbitraria, nadie la ha elegido, es desgraciadamente azarosa. Por tanto, nadie elige tener que luchar contra la leucemia o cualquier otra enfermedad del ramo. Los enfermos son pacientes, víctimas que sufren y el éxito de su curación depende de un diagnóstico a tiempo, de un buen tratamiento, de que se gaste dinero público en investigación y de que sean atendidos por un buen equipo médico.

Igual que este sistema, obsesionado con convertirlo todo en fracasos o éxitos individuales, ha convertido a los emprendedores en una especie de héroes que luchan por salir del paro en soledad sin decir que lo más importante para que un emprendedor tenga éxito es el dinero de partida que le preste su familia para empezar, se lanza ahora a aislar también la enfermedad y a convencernos de que luchar es suficiente para curarse. Da igual que vivas en Senegal que en Suecia, que lo hagas en una chabola o en un chalet de la Moraleja, que tengas acceso a un sistema de salud público y de calidad o que te pidan la tarjeta de crédito al entrar en el hospital.

Nadie sale a flote de ninguna cuestión importante de la vida luchando en soledad ni aplicando un libro de citas célebres de Paulo Coelho. Nadie sale airoso de un cáncer luchando como si fuera un atleta olímpico. Nadie se convierte en un empresario de éxito sólo teniendo una buena idea de negocio. Nadie consigue sus objetivos sólo soñándolos. Nadie abandona la exclusión social sólo riéndole a la vida. Nadie arregla su relación de pareja mirando de otra forma a su pareja. Nada, absolutamente nada, se soluciona con una frase de azucarillo.

Ya está bien de convertir cualquier faceta de nuestra vida en un hecho individual del que sólo dependemos de nosotros mismos. Nadie se hace a sí mismo, que es la frase preferida de la insolidaridad, el individualismo y la falta de empatía. Nos hacemos unos a otros, en la salud y en la enfermedad. En lugar de exigirle a las personas enfermas que luchen, sería más útil que lucháramos nosotros por ellos y por nosotros, por todos, y que, por lo menos, dejáramos de votar opciones políticas que recortan de manera homicida en investigación científica y en el sistema público de salud.

@RaulSolisEU 

212 Comentarios

  1. No me parece absurdo en absoluto Jessica, a lo que se refiere el artículo es que si bien la actitud positiva del enfermo siempre ayuda, no es el único factor y ni siquiera el más importante en la mejoría del mismo, sino lo que el sistema de salud puede hacer por él. Es más importante la inversión en salud y los tratamientos que se brindan al paciente, fruto de la investigación en medicina, que la actitud del paciente cuando se trata de enfermedades graves. Concuerdo con el hecho de que tratar a los pacientes como “luchadores” tiene implícita la idea de que son responsables de su propia mejoría, cuando lamentablemente no es así. Curarse y vivir es un triunfo, no hacerlo y morir un fracaso. Que visión tan sesgada de la realidad.

  2. Este artículo me parece muy acertado. Cuando mi madre tuvo un infarto cerebral la gente decía una frase muy mexicana que es “échale ganas” que significa haz un esfuerzo. La gente le habla al enfermo desde una autoridad moral como si éste estuviera ahí por su propia elección. Cuando mi madre recuperó el habla y volvió a dar clases en la facultad alguien le dijo “Eres un ejemplo de cómo recuperarse”. A lo que ella siempre contestaba “La gente que no se recupera, no es porque no le echó ganas o no hizo un esfuerzo sino por una serie de factores que en su mayoría son ajenos al paciente”.

  3. Cuando tenia 14 años, vivía.con mi abuela, que estaba enferma de cancer de mama. Desgraciadamente murió pero fue una gran luchadora, lo era cuando con un dolor era capaz de sonreirme y darme todo su amor, cuando se enfrentaba sola a desvastadores tratamientos, cuando perdió muchisimo peso y no perdia las esperanzas, cuando se reia a carcajadas si venia alguien a casa y se olvidaba de ponerse el pañuelo que ocultaba la perdida de peso, cuando nunca la sentí preocupada porque le faltara un pecho, porque sufría muchísimo en soledad y asi todo me transmitía paz. Fue una gran luchadora. Y Pablo fue un gran luchador. Y lo son todos los que se enfrentan a esta terrible enfermedad.

  4. Es alucinante la falta de coherencia de las mentes estas robotizadas con el escepticismo. A ver a ver, por un lado demandan que la gente use la razón en sus decisiones al mismo tiempo se muestran contrarios a cualquier vocablo que remita a emociones o consciencia porque ahi ya entramos en el new age. Por otro lado dicen que no somos responsables de nuestras desgracias, es decir los demás son los que se han de hacer cargo de nuestra situación, eso sí siempre que ellos consideren que la desgracia no depende de nosotros sino del azar, porque si depende nuestra desgracia de nosotros agarrense los machos con éstos, no tendrán piedad, os humillaran y responsabilizaran sin miramiento, puesto que son portadores de la verdad y nunca acometerán errores…la ciencia les avala, lo curioso es que si algo puede presumirse como verdad absoluta de la ciencia es su humildad.
    Menudo catecismo gastan!

  5. Nadie se hace a sí mismo solo, por supuesto que no, y nadie puede ayudar a quien no tiene disposición de ser ayudado.
    Pablo buscó ayuda médica Siempre, no le des la vuelta a la tortilla, buscó fuera y dentro de sí mismo, no pudo ser y además luchó por los demás dando a conocer su desgracia para concienciar y ayudar a otros en su situación.
    Es el velo sobre el que buscas esconder la realidad y llevartela a tu terreno para decir lo que quieres decir y usando un ejemplo de alguien de actualidad y que tiene tirón para subirte a su tren bajo excelentes palabras para soltar tus creencias e ideologías, eso si, posliberales.
    Venga ya, no me la cuelas!

  6. Rafa, te deseo que te recuperes, entiendo que te sientas identificado con el artículo, asi como entiendo que comprenderás que lo que tu sientes no se corresponde con lo que puedan sentir el resto de los enfermos ante situiaciones similares, cada persona es diferente y atendiendo a las distintas sensibilidades, este artículo es una exaltación de intolerancia y falta de respeto hacia una desgracia con resultado de muerte en muchos casos.
    Es un ejemplo de manipulación de una actitud admirable ante una desgracia para tirar por tierra una ideología, la cuál puede coincidir con la mía, pero tiene un fondo el mensaje tan putrefacto que te hace pensar si su autor tiene aún sangre por sus venas.

  7. Me gustaría saber …. si el que escribe esto ha sufrido alguna vez una enfermedad grave que ha tenido que poner todo de su parte: ánimo, fuerza, aguante del dolor insufrible, aguante de sus lágrimas por querer rendirse… o desear vivir más que nunca, aguantar la compostura cuando desearía gritar y golpear a todos los que le rodean por no entender el : ” PORQUÉ A MÍ?? ” si ,…….he dicho golpear … pegar… aunque sea a la almohada para sacar la rabia que le quema porque necesita explotar y vaciar su impotencia y miedo.. sobre todo miedo. Pero estos enfermos… saben que su familia.. padres , hermanos, abuelos, primos..etc, amigos,… aunque no sean los que vayan a morir ,… van a sufrir muchísimo si él ,…. no lo lleva bien, no le ven sereno, animado, fuerte, esperanzado, .. y joder luchando con todos los órganos para que ninguno falle,.. y sobre todo.. con su cerebro para no dejar que los malos pensamientos y miedos le impidan ver salida a su mejora y curación.
    QUIEN DICE QUE ESTÁ PERSONA ENFERMA NO ES UN LUCHADOR ?????
    Todo SER que es ATACADO por algo que le puede destruir… ES UN COMBATE… UNA LUCHA A VIDA O MUERTE. !!! Como lo es un SOLDADO en una de TANTAS GUERRAS que los gobiernos impones a sus soldados y no soldados ( por lo que podemos compararlo con lo dice este señor del escrito que ….la leucemia no la elegimos nosotros, por ejemplo y a los ciudadanos los gobiernos nos obligan a luchar sin querer matar) , la cuestión es que se lucha por amenaza de un país y les llamas luchadores desde hace miles y miles de años.. ES UN LUCHADOR, GUERRERO, ….

    QUE NUNCA JAMÁS VUELVAN A DECIR QUE UN ENFERMO NO ES LUCHADOR … y MUY VALIENTE porque lucha solo contra el mal que se ha apropiado de su cuerpo y le amenaza su bienestar y salud.

    Por vosotros LUCHADORES !!! Por ti Pablo, por Alex, por Iván, por Franchu, por Higinia , por todos los enfermos graves por accidente o enfermedad, sobre todo va por ti Azucena( mi madre)que fue una LUCHADORA contra el Cáncer TAMBIÉN!!#KOALCANCER

  8. Alicia CarranzaLopez Padilla

    Es una forma de pensar que no habia considerado, realmente es muy dificil estar enfermo y sentirse responsable de su propio alivio solo hace mas pesada la cuesta

  9. Tuve cáncer hace 9 años y cuando he leido el artículo he sentido satisfacción en el sentido de sentir que aquellas palabras podían salir de mi. Pensé que por fin alguien decía EXACTAMENTE lo que yo pienso. Mientras duró mi cáncer con sus largos y duros tratamientos estuve con una actitud muy positiva pero no me senti ninguna luchadora de nada,me sentía una persona con una enfermedad grave que estaba en manos de un sistema sanitario (no solo los medicos) en los que tenía puesta mi esperanza para que me curaran. No te conozco Raul,pero te doy las GRACIAS. !!! No quiero olvidarme de pedir un gran recuerdo para ese joven Pablo que e.p.d.

  10. Emmanuel Etchart

    Como se nota que muchas enfermedades no has pasado tú, ¿verdad?

  11. Llevo dos años sufriendo esta enfermedad y he de decir que este artículo representa perfectamente mi pensar. Repito, PERFECTAMENTE

  12. Llevo 9 años trabajando cara a cara con pacientes con patologias oncológicas y hematológicas y no he leído nunca un artículo tan absurdo.
    Son luchadores, por q la vida tiene muchos momentos de lucha. Luchar por tus sueños, luchar por controlar ataques de pánico, luchar por superar una ruptura y luchar por superar una enfermedad, son algunas de las luchas q nos brinda la vida.
    Por supuesto q el paciente no elige esa lucha, como no elegimos muchas cosas q nos pasan, pero cuando están en pleno tratamiento tienen q intentar ser fuertes y adoptar una postura optimista, no dejarse vencer por los miedos inevitables a la muerte y disfrutar en medida de lo posible, de todos los momentos.
    La actitud no cura, pero es fundamental para enfrentarse a esta fase de su vida en la q, desgraciadamente, no todos logran vencer.
    Se les llama luchadores por q tienen q ser fuertes. Como también se les llama luchadores a los q están a su alrededor, los q hacen todo por no derrumbarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *