Portada / Andalucismo / Autonomía, trabajo y ecología: el grito del andalucismo, 74 años después del fusilamiento de Blas Infante.

Autonomía, trabajo y ecología: el grito del andalucismo, 74 años después del fusilamiento de Blas Infante.

000huelgas

El Partido Andalucista y el PSA conmemoran hoy el 74 aniversario del asesinato de Blas Infante en un acto en los que intervendrán Pilar González y José Antonio Pino así como Paco Garrido (Los Verdes de Andalucía), Antonio Manuel (Fundación Blas Infante), Pilar Távora (Directora de cine)  y Diego Cañamero (Sindicato Andaluz de Trabajadores), bajo el lema “Autonomía, Trabajo, Ecología”.

 

Tanto los contenidos como los intervinientes muestran el largo camino recorrido por el andalucismo para resituarse en su espacio natural, la izquierda alternativa que combina el análisis radical con un discurso adaptado a la comunicabilidad con la inmensa mayoría de nuestro pueblo. Afortunadamente en ese espacio no estamos solos como muestra la pluralidad de participantes que nos acompañan, la inmensa mayoría pertenecientes al Consejo de Redacción de P36, primer espacio andaluz de confluencia de las ideas andalucistas, ecologistas, feministas y de izquierda no autoritaria.

 

Fruto de esta cooperación ha ido surgiendo una nueva interpretación de nuestra realidad social muy ligada a la propia comprensión de la crisis, avalada por los más de mil artículos publicados durante la existencia de esta revista. Un enunciado que desde el principio hemos compartido ha sido el que esta crisis significaba el fin de una época, la época del desarrollismo, y que nos adentrábamos en un periodo lleno de incertidumbres y riesgo, con escasos instrumentos analíticos dado el fracaso tanto de la economía convencional y de sus soluciones “magico – técnicas” para estirar hasta el infinito lo que materialmente es limitado y eludir las contradicciones entre el capitalismo que necesita el crecimiento para encontrar el equilibrio y el planeta que es un sistema cerrado (excepto en los intercambios de energía solar).

 

Por eso hemos defendido la conexión entre crisis financiera y crisis medioambiental así como conversión en crisis política y social. En este asfixiante verano asistimos angustiados tanto a las noticias de catástrofes ambientales en EEUU, Rusia, China, India, Pakistán o el ártico (por sólo citar las más escandalosas) al tiempo que los ajustes en EEUU y la UE amenazan con anular la salida de la recesión así como provocar nuevas tensiones monetarias con los países acreedores como China.

 

Las consecuencias de esta crisis está suponiendo la mayor amenaza en la historia de Andalucía. Tanto la Junta como AEMET ha pronosticado subidas de hasta 6 grados durante este siglo lo que nos convertiría en un desierto. El paro supera el 27% y posiblemente se sitúe en el 30% en el cuarto trimestre de este año a causa tanto de la política económica común seguida durante los últimos treinta años por los gobiernos del PSOE y del PP (y que nos ha llevado a una gran burbuja) como en particular por las medidas contradictorias (primero contracíclicas y luego restrictivas) que ha tomado el gobierno central y desgraciadamente por la pasividad de la Junta.

 

En particular, la disminución de los salarios (decretazo para los empleados públicos y “reforma” laboral para los del sector privado); el fracaso del proyecto de caja única; los recortes de inversiones en infraestructura; la drástica disminución de las ayudas a las fotovoltaicas; la subida de impuestos indirectos; los recortes a la vivienda protegida; la restricciones de crédito para las PYMES y las familias; la devolución de los anticipos de la financiación autonómica y el horizonte del fin de las ayudas europeas, forman una constelación aterradora que contrasta con la ausencia total de proyectos para la creación de empleo.

 

La crisis del PSOE es inevitable en estas circunstancias pero la opinión pública expresa que el PP no es la alternativa porque no tiene proyecto ante esta crisis y porque es una de las organizaciones políticas más corruptas de Europa. Hay sectores de la clase media, muy asustados por la amenaza de la crisis para su status que siguen mostrando la bandera de España como apoyo implícito a la derecha sin ninguna coartada deportiva. Su frustración va a ser muy grande porque el PP no va a colmar sus expectativas y pueden evolucionar hacia posiciones autoritarias, uno de los grandes peligros de esta crisis.

 

Por todo ello es necesario avanzar en la construcción de una alternativa basada en la cooperación política de la izquierda andalucista y ecologista que ofrezca soluciones y ayude a la organización social del pueblo andaluz, desde un discurso político, es decir, mediante un lenguaje inductivo que permita la comunicación  real y no el traslado de mensajes ajenos a la propia experiencia colectiva, teniendo en cuenta que desde el poder no se deja de alimentar la idea de que es posible que el propio sistema se regenere y permita una vuelta al desarrollismo. Una alternativa que piense en global pero que actúe, sienta y comunique en andaluz, con los pies en nuestra tierra y la vista en la humanidad.

 

En las próximas elecciones municipales es imprescindible poner los cimientos para una alternativa que consiga más autonomía real para Andalucía, más trabajo y más ecología. Ya lo estamos haciendo y la huelga general va a ayudar a construir una nueva alianza social.

Un comentario

  1. Me parece un mensaje muy pobre que el PA hable de “autonomía” en lugar de “autogobierno”.

    Así no vamos a ningún sitio. Los andaluces ya tienen asumida la autonomía. El grito de los andalucistas debe ser nacionalista de centro izquierda. Si damos sólo una imagen izquierdista no nacionalista perdemos nuestras señas de identidad… al final el PsOE y el PP habrán conseguido su objetivo: que no haya una partido nacionalista andaluz

    Si nos convertimos en un partido satélite de IU, copiándole el discurso, seguiremos con el 2% de votos.

    Más nacionalismo, más apoyo a los trabajadores, pero también a los autonómos y empresarios andaluces, más hablar de la libertad del pueblo andaluz y menos izquierdismo….. si no es así… mal estamos y peor estaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *