Portada / Andalucismo / De Bienvenidos Mister Marshall a la Guerra de las Galaxias

De Bienvenidos Mister Marshall a la Guerra de las Galaxias

Francisco Garrido. La diferencia entre Bienvenidos Mister Marshall y lo que ha ocurrido con la vista de Obama en Sevilla es que en este caso no ha habido necesidad de disfrazar a nadie de andaluz, lo protagonistas ya lo eran. Juán Espada en el papel de Pepe Isbert, Susana Diaz en el de Lolita Sevilla, y el pueblo de esta ciudad como figurantes . Esta vez los escenarios eran reales. Pero Obama , como míster Marchall, ha pasado de largo, camino de la base de Rota, que aquello si que es real aunque este instalado el escudo antimisiles con nombre de película ( “Guerra de las Galaxias)

El asesinato de los cinco policías ha sido la trágica anécdota que ha motivado el esperpento. Pero no nos engañemos el esperpento no es de Obama sino de las autoridades medios de comunicación y “fuerzas vívas” de Sevilla y Andalucía.; siempre empeñados en colocarnos como extras de alguna pelicula, como palmeros de al “gran evento” o como comparsas de nuestra propia tragedia como pueblo.

Que de tonterías y falsos numeritos de beneficios se han dicho sobre la visita del presidente americano. Toda la vida vamos a vivir mirando a un “gran acontecimiento” venido del cielo; primero fue aquello   de “cara al 92” de la Expo, (diez años y miles de millones pesetas); luego el cuento de Rojas Marcos de”las olimpiadas que nunca fueron ( y lo que es peor, que nunca hubieran podido ser, y lo sabían) , esto nos has dejado el marrón del estadio olímpico (centenares de millones de euros) ;después el “dragado del rio” que iba a traer turistas hasta nadando.  Es la economía de lo ·”mega eventos” con la cual se ha sustentado el poder política del PSO y que ha viciado todo el desarrollo andaluz  y ha tenido unos costes ambientales y económicos enormes.

Entre los afectados indirectos, daños colaterales, por la suspensión de la visita del presidente también están los que han convertido la protesta en una especie de ritual social de autoafirmación, lo de lo de la “eterna marcha a Rota. Una izquierda tan bien intencionada como inútil que año a año, y a vces trimestre a trimestre, se manifiesta contra la base y no consigue otra cosa que la indiferencia, en el mejor de los casos, o el rechazo; sin replantearse que la acción política o es poder, aunque sea simbólico, o es un entretenimiento peligrosos. Y que consta que yo seguramente , si puedo, iré; fui uno de los organizadores del primera marcha a Rota, en 1978, que el gobierno civil de Cádiz prohibió y no se pudo realizar; pero l el activismo social y político no es un pasatiempo inútil. La visita frustrada de Obama es pues el epílogo de una forma de entender nuestro sitio en el mundo: farsantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *