Portada / Democracia / De las unidades de medidas.

De las unidades de medidas.

14

Oscar Camacho.

Como formado en ingeniería, creo tener alguna idea sobre las unidades de medida, a las pobres no les damos la importancia que tienen, a pesar de echar mano de ellas constantemente, cuando compramos huevos usamos la “docena” como unidad de medida, al comprar embutidos usamos “el cuarto” (dame la mitad del cuarto de jamón de pata, y cuarto y mitad de mortadela de oferta), los indios usaban como unidad para medir sus traslados los ciclos lunares (tardaremos 3 lunas en llegar), y en estos últimos años, hay dos unidades de medida que son del dominio de todos, el “m2”, que mide la extensión de nuestros dominios, aunque sigue habiendo gente que usa el “horizonte” como unidad de medida de sus dominios (hijo, hasta donde llega el horizonte será tuyo algún día), y por último la “hipoteca”, como medida de la posición social (aquel tiene 3 hipotecas y yo solo puedo pagar una), aunque la posición social también puede medirse en “coches”, si bien la conversión de hipoteca a coche responde a un complicado cálculo en el que influyen varios factores.
Sin embargo, y aunque os pueda sorprender, es la caradura, o “sinvergoncerío” (palabra que alude al descarado alarde que hace el sinvergüenza de esta facultad), o la unidad inversa, la honestidad, la educación y el respeto, son los conceptos a los que últimamente se les está tratando de poner unidades de medida.

Al parecer entre los políticos estos conceptos se miden en euros, un ejemplo Esperanza Oña, portavoz del PP en el parlamento andaluz y alcaldesa de Fuengirola desde tiempo inmemorial, afirma que el consistorio mijeño gobernado por socialistas, gasta más de 6000 € diarios en la empresa de comunicación local que engloba tele, revistas, periódicos y radio, sin embargo la alcaldesa presidenta de Fuengirola olvida que en su consistorio, se gasta en el mismo concepto unos 4300 euros diarios, entonces entiendo que el alcalde de Mijas es unos 2000 € diarios más sinvergüenza que Oña, que sin embargo es 4000 euros diarios sinvergüenza, claro que por este concepto no es mejor quién más tiene, pero tampoco el que menos tiene, por que no es alguien mejor que otro por ser un poco menos sinvergüenza, entiendo que es mejor persona quien NO es sinvergüenza, por tanto este modelo comparativo acuñado y explotado por Oña tan conocido en Fuengirola como el “y tú más”, es en sí mismo una muestra del poco talante democrático, de la actitud dictatorial y una muestra de que son una deshonra para los ciudadanos.
Siempre he entendido y así me lo enseñaron mis padres, que cada uno debe cargar con su culpa, pero que si mi amigo roba 3 manzanas, mi obligación como persona honrada es no robar ninguna, y no como se hace desde los partidos imperantes que es robar 2 manzanas y acusar al otro de que él ha robado más, NO, en la honradez, la bondad, la moralidad, la responsabilidad sobre el ejercicio de la política o desde la responsabilidad de un cargo público, no existen varas de medir, o se es honrado, democrático y responsable, o no, simplemente, es muy fácil, no se puede medir en euros diarios, ni en calendarios navideños ni en sombreritos de feria, ni en hijos enchufados, o amigos, o en trajes, o en billetes de lotería, o en coches oficiales, así que me veo en la obligación señora Oña, ya que a su alrededor nadie se lo dice, de decirle que usted NO es honesta, NO es democrática y NO ejerce su cargo público con responsabilidad, sino en beneficio propio y el de su partido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *