Portada / Andalucismo / Día de la Constitución, nada que celebrar

Día de la Constitución, nada que celebrar

Millones de familias en la pobreza o al borde de la pobreza. Cerca de seis millones de personas desempleadas. Un índice de desigualdad superior al treinta y dos por ciento. Decenas de miles de desahucios y decenas de suicidios por desahucios. Co-pagos, re-pagos y privatizaciones del los servicios públicos de salud. Recortes brutales en la enseñanza pública. Miles de eres y miles de despidos a diario. Los servicios sociales descapitalizados, la políticas de igualdad derruidas, las personas discapacitadas y sus colaboradoras abandonadas por el Estado. Las y los autónomos, cooperativas y pymes acosadas por leyes que favorecen a los grandes grupos comerciales. Las energías renovables abandonadas, la política agraria entregada a la oligarquía, los servicios de transporte público llenos de talleres con chatarra, la cultura en la miseria, la industria sin futuro, las políticas ambientales en contrareforma, el litoral preparado para un ladrillo que ya no vendrá. Los precios de los alimentos básicos subiendo. La justicia universal y gratuita desmontada. La fiscalidad estructurada para que las grandes fortunas y la banca pague casi nada y las clases medias y populares paguen casi todo. El crack bancario financiado con miles de millones de euros con la deuda del Estado neoliberal. Las cajas de ahorros privatizadas, centralizadas y desterritorializadas. El poder judicial entregado al pasado más oscuro. La monarquía en entredicho. Indultos a torturadores y corruptos y palos y saña sanguinaria con manifestantes pacíficos. La memoria fracturada. Europa huída.

El bipartidismo en decadencia. La Política y el sindicalismo acosados por el populismo fascista e intolerante. La iglesia católica celebrando en los palacios arzobispales la vuelta al poder negro de las sotanas. Las redes saturadas de mensajes totalitarios con apariencia de izquierdismo. Los medios de comunicación de masas entregados al pensamiento único. Las y los periodistas expulsados de su función informativa.

La estructura autonómica territorial amenazada por la fuerza centrípeta del capital y el nacionalcatolicismo. La diversidad y la plurinacionalidad del Estado denostada. La bota con refuerzos metálicos pisando las identidades culturales, lingüisticas y económicas, con el lema de “una, grande y libre” en la suela.

La tierra para esta cosecha fue labrada y sembrada hace ya mucho más de un año. El espíritu de la transición resultó ser eso, un espíritu faústico. Todo vuelve como una ola cuando el capital necesita controlarlo todo, la democracia estorba y debe quedar en una pantomima. En un año la aceleración destructiva no nos deja tiempo para la reflexión. La agenda de movilizaciones y causas amontonan días y horas. Los días de vino y rosas han dado su cumplido fruto.

La Constitución española está, si no muerta, en estado terminal. El pacto PP-PSOE para modificar con nocturnidad y alevosía el artículo 135 y entregar España a los mercados fue un corte en las venas. Y ha sido la derecha fáctica la que definitivamente estrujó el corazón del consenso.

Hoy 6 de diciembre de 2012, día de la Constitución española, nada que celebrar.

Invoquemos a la izquierda social, el nacionalismo de izquierdas y la ecología política a un proyecto compartido que rompa el bipartidismo en una elecciones que tendremos pronto que demandar anticipadas. Tres años más sin esperanza y nos iremos al abismo.

Un comentario

  1. ¿Ah, qué estaba agonizante o muerta la constitución de los españoles? Y yo que pensaba que jamás había nacido…

    Bastaba con ver los ‘temazos’ de la época y las gélidas miradas con ojos de pez muerto de los que hacían el papel de bufones “progres” de la corte, con pataza de campana y coro de picnic de novicios jesuíticos:

    http://www.youtube.com/watch?v=NrROdpJb4Ek

    Sí, parloteban mucho acerca de la libertad… Se olvidaron de indicar en qué milenio deseaban que llegaría, mientras iban aposentándose en poltronas o intercambiaban ideologías o partidos como cromos de fútbol en la plaza, según les convino, medrando de carguito en carguito, sin importarles la dignidad de los pueblos más desfavorecidos, como el andaluz-extremeño o el canario. Definitivamente han envejecido, decrépitos ya para siempre; pero la linea autocrítica y satírica de los geniales Mojinos aún sigue en pie:

    http://www.youtube.com/watch?v=GT8il9ksnOM&feature=fvsr

    En fin, nuestra única defensa -tras la ironía- pa no caer en la desesperación colectiva: reír por no llorar:

    http://www.youtube.com/watch?v=GT8il9ksnOM&feature=fvsr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *