Portada / Ecología / Dos centrales nucleares cerradas en Japón por un terremoto de 8,9º.

Dos centrales nucleares cerradas en Japón por un terremoto de 8,9º.

Localizador_terremoto_Japon

Dos plantas nucleares en las prefecturas de Miyagi y Fukushima, en la costa pacífica de Japón, han quedado automáticamente desconectadas tras el terremoto de 8,9 grados en la escala abierta de Richter que ha sacudido la costa noreste de Japón y ha provocado numerosos heridos y al menos tres muertos y una alerta de tsunami.

En Tokio, el seísmo ha sacudido fuertemente e incendiado edificios, al menos seis. También se ha registrado un gran incendio en una refinería Cosmo Oil en la ciudad de Iichahara.

Los transportes aéreos, ferroviarios y por carretera están interrumpidos en Tokio y en el noreste. En el aeropuerto de Narita, el más grande del país, se han paralizado todos los servicios, mientras se verifica el estado de las pistas.

El fuerte seísmo ha provocado un tsunami con olas de cuatro metros en varias zonas de la costa del país. El aviso de tsunami se ha ampliado a la costa de Taiwán, Rusia, Indonesia, Papúa Nueva Guinea, Hawaii y otros lugares del Pacífico, informa la BBC. Se están produciendo numerosas réplicas en la zona. Hasta el momento, seis temblores de entre 6,3 y 7,1 grados han sucedido al potente seísmo.

El violento terremoto se ha sentido también en la economía. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio ha cerrado con una caída del 1,72% ante la incertidumbre por los efectos del seísmo. El yen también se ha depreciado notablemente frente al dólar.

Ya en julio de 2007 un terremoto sacudió la prefectura de Niigata, en Japón y provocó una fuga radioactiva en la planta nuclear de Kashiwazaki-Kariwa. En efecto, poco después del terremoto se registró un incendio y una fuga de combustible nuclear de una cañería averiada entre las ciudades de Kashiwazaki y Nagaoka. El fuego fue extinguido dos horas después. Las autoridades aseguraron que la población no corría riesgos por su causa. El mismo día del seismo, la prensa japonesa informó de una filtración de agua radioactiva desde uno de los tres reactores. Parte de la fuga fluyó hacia el mar de Japón. Tepco, la compañía responsable de la central, informó en un principio que 100 barriles de agua contaminada se vertieron al mar, pero luego elevaron esa cifra a 438. La planta nuclear de Kashiwazaki-Kariwa es la mayor del mundo.
Japón posee 55 plantas nucleares que cubren el 30 por ciento del consumo nacional de electricidad. El gobierno planeaba construir otra más y ampliar su apoyo, mediante la transferencia de tecnología, a otras naciones asiáticas con deficiencias energéticas e interesadas en esa alternativa, pero el accidente desataró la alarma pública y detuvieron de golpe el impulso del gobierno a la energía atómica. “Los problemas en la central de Kashiwazaki-Kariwa prueban que Japón no está preparado, y nunca lo estará, para un desastre atómico, en especial uno causado por un terremoto “, dijo declaró entonces Hiroaki Koide, el mayor experto en seguridad nuclear de la Universidad de Kyoto. “”Las centrales nucleares son un peligro en un país propenso a los terremotos. Sencillamente no hay estándares de seguridad a toda prueba.”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *