Portada / Democracia / El juego de la silla

El juego de la silla

identidAD 2

 

Concha Caballero. El País. 14705/2011.

Se parece al juego de la silla, pero no lo es. Los jugadores participaron en el reparto hace 30 años y desde entonces conservan sus asientos. Lo que varía desde entonces es el número que obtiene cada equipo, pero no se permite que nadie más entre en el juego. Por el contrario, quienes pierden todas las sillas nunca vuelven a recuperarlas, de forma que las opciones han quedado reducidas a dos o tres, con la única excepción de algunas anomalías territoriales.

No me estoy refiriendo al tiempo de permanencia en los cargos públicos sino al bloqueo que los actuales dueños de las sillas ejercen para que sea imposible cualquier cambio, cualquier novedad en el escenario político. En teoría, un grupo de ciudadanos puede fundar un nuevo partido político y presentarse a las elecciones.

El procedimiento es simple y la inscripción tiene pocas dificultades y costes. Sin embargo, una vez superados los trámites legales vienen las dificultades reales. La nueva formación no dispondrá de ningún tipo de financiación, ni tendrá ninguna facilidad para el uso de los recursos públicos. De forma especial, se evitará que tengan acceso alguno a los medios de comunicación.

Me enseñaron que la esencia de la democracia no era el poder de la mayoría ni siquiera la existencia de parlamentos. De hecho, hay multitud de dictaduras o de organizaciones no democráticas que apelan a su mayoría social o tienen parlamentos uniformes. No. Lo que define especialmente la democracia es el respeto a las minorías y la existencia del pluralismo político y social. Lo que forma parte esencial de este sistema es la posibilidad de que las minorías de hoy, puedan ser mayoría en el futuro.

Sin embargo, en España -también en otros muchos países- es prácticamente imposible el surgimiento de nuevas formaciones políticas. Tan solo han alcanzado cierto éxito algunas candidaturas independientes de carácter local -que en su mayoría abominan de la política y se agrupan por intereses concretos más o menos legítimos-, y el partido de Rosa Díez, con ciertas características y apoyos que merecería la pena analizar en otro momento.

Mientras que en todas las actividades sociales se han producido grandes cambios y aportaciones, curiosamente en la política, las grandes corrientes de pensamiento se mantienen inalteradas. Si un español que hubiera vivido en 1930 visitara el presente, seguramente no reconocería su propia ciudad ni comprendería las nuevas formas de vida o de comunicación, pero entendería rápidamente el sistema político: derecha, socialistas, comunistas y nacionalistas. Punto y final.

Por si acaso el sistema no estuviera lo suficientemente cerrado, se adoptan disposiciones como la ley D’Hont o los límites electorales del 5% necesarios para participar en las instituciones. No hay inocentes en estas triquiñuelas electorales. Todos los que obtuvieron sillas en la transición han participado, de una forma u otra, en alguno de los límites que tenían como objetivo cerrar la posibilidad de nuevos concursantes.

La última de las limitaciones impuestas roza el límite de lo patético. Se trata de que la información electoral se realice, tan solo para los partidos de las sillas, y con un milimétrico reparto de tiempos que afectan incluso a los tiempos de los debates en las televisiones.

Tras el éxito de las ruedas de prensa sin preguntas, se han estrenado urbi et orbi los espacios electorales sin criterio informativo. Los profesionales de los medios han protestado amargamente. Dicen que esta resolución es un estado de excepción encubierto y que acaba con el periodismo. Solo encuentro cierto parecido a la información que se nos suministra en las guerras, en las que el material es supervisado por los altos mandos militares y los periodistas se convierten en soldados empotrados en cada uno de los ejércitos que participan en la contienda. Con razón Clausewitz afirmaba que “la política es la continuación de la guerra por otros de medios”: los de comunicación.

Un comentario

  1. ANDALUSÍ LIBERTARIO

    Imprescindibles y lúcidas reflexiones de Concha, las cuales evidencian el grado de degeneración fascistoide al que ha llegado este TARDOFRANQUISMO travestido de “demócrata” de zarzuela moña. Y por ser extraordinario el artículo hemos de disculpar la errata final. Von Clausewitz nos advierte NO que “la política es la continuación de la guerra por otros medios”; si no que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”, aunque me gusta la inversión de términos de nuestra admirada Concha, en especial su alusión final al teatrillo que se traen los politicastros chupacámaras.

    Cuando los Pueblos malviven aprisionados en la peor de las dictaduras, la de “los que se creen libres” (Goethe), donde los irresponsables gestores de la cosa pública sólo se dedican a la dramatización para justificar sus poltronas, la situación se vuelve insoportable bajo el yugo de esos hipócritas aprovechados. Por ello la pertinencia de la comparación de Concha resulta esclarecedora. En efecto, si alguien de los años treinta apareciese de súbito en la época actual no reconocería cambios sustanciales en la sectaria forma de hacer política de sus tiempos. Tal vez por ello su alma se llenase de inquietud. Como un sismólogo que aguarda la recurrencia de un terremoto devastador en un área geólogica precisa, nuestr@ viajer@ en el tiempo, descorazonad@, esperaría… otra vez… idéntico Terror:

    http://www.youtube.com/watch?v=Di-AsGKDymE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *